Mes: Junio de 2020

Los misioneros de la IMB utilizan recursos de atención de trauma para ayudar a los refugiados y comenzar iglesias

BOGOTÁ, Colombia — Es difícil exagerar el trauma que ha experimentado el pueblo venezolano durante la última década. El precio de la principal exportación del país, el petróleo, se derrumbó. La hiperinflación en un momento llegó al 10 millones por ciento. La red eléctrica del país falló, lo que provocó una escasez masiva de energía. Un dictador impopular desafió una elección. Más de 4.6 millones de personas huyeron del país entre 2016 y 2019. 

Luego vino COVID-19. 

Para los casi 2 millones de venezolanos, como Omer y Vanessa Fuentes y sus tres hijos, que se fueron a la vecina Colombia, la vida no mejoró este año en su nuevo país. COVID-19 golpeó a Colombia, cerrando por completo el área donde trabajaban muchos refugiados venezolanos. A pesar de las dificultades que acababan de salir, algunos regresaron a su tierra natal venezolana.

Los misioneros de la Junta de Misiones Internacionales en Colombia están ayudando a la familia Fuentes, entre otros, a lidiar con el trauma de los últimos años y ayudarlos a comenzar iglesias en sus vecindarios.

Antes de irse de Venezuela, Omer y Vanessa tenían un ministerio en crecimiento, y Omer tenía un buen trabajo como programador de computadoras. Como ministro de jóvenes, había visto a 23 jóvenes bautizados y 100 jóvenes asistieron a la iglesia en solo tres años. Sin embargo, los apagones en todo el país le cuestan a Omer sus clientes de tecnología, lo que le imposibilita alimentar a su familia. 

“Se estaba volviendo cada vez más difícil en Venezuela”, dijo Omer. “Solo teníamos arroz para comer. Llegó un punto en el que tuvimos que tomar la decisión de irnos o no tendríamos suficiente dinero para irnos ".

A principios de 2019, Omer, Vanessa y sus tres hijos partieron rumbo a Colombia. El verano pasado, conocieron al misionero de IMB Matthew Fisher, quien ayudó a la familia a lidiar con los eventos traumáticos que los obligaron a dejar Venezuela y se asoció con ellos para comenzar una iglesia en su hogar. 

Fisher utilizó el plan de estudios del Instituto de Sanación de Trauma (THI) de la Sociedad Bíblica Estadounidense para ayudar a venezolanos como los Fuentes a lidiar con el trauma en sus vidas. El plan de estudios enseña "principios bíblicos y de salud mental básicos que ayudan a las personas a responder al trauma emocional", según el sitio web del programa. THI enseña estos principios usando historias bíblicas, como la creación, la caída y la muerte y resurrección de Jesús.      

Al describir el impacto del programa THI, Vanessa señaló el capítulo sobre llevar su dolor a la cruz.

“Llevar nuestro dolor a la cruz fue muy hermoso”, dijo Vanessa. "Nos dio paz con nosotros mismos, estar de acuerdo con el motivo por el que vinimos aquí". 

Durante esta lección, la pareja anotó sus heridas y luego las quemó para simbolizar que habían llevado esas heridas a la cruz. La traumática mudanza de los Fuentes a Colombia había causado trastornos familiares, y el taller de THI los ayudó a superar varios eventos familiares dolorosos.  

Para Fisher, THI brindó una vía para usar su experiencia en consejería para iniciar iglesias en el área de Bogotá. Tiene una licenciatura en psicología, una maestría en teología y una maestría en consejería pastoral. 

Como catalizador de la plantación de iglesias, Fisher a menudo luchaba por reunir grupos en la ciudad. 

“Fue lo más difícil reunir a las personas en grupos porque todos estaban muy ocupados”, dijo Fisher, quien es de Houston. “Todo el mundo está intentando sobrevivir en la ciudad. Fue difícil encontrar algo lo suficientemente interesante para que vinieran ".

Pero en THI, Fisher finalmente encontró un ministerio que generó suficiente interés como para ser una oportunidad de reunión. Dado que los refugiados venezolanos habían pasado por un trauma significativo en los últimos años, incluso la mudanza en sí traumatizó a muchos, estaban abiertos a un taller de THI. Además, los talleres ayudaron a las personas a procesar eventos traumáticos personales como la muerte de miembros de la familia, abuso infantil y otros actos violentos cometidos contra ellos.

“Me encanta porque puedo ver cómo se curan sus heridas mientras los llevan a la cruz, entendiendo que Dios no está causando la situación”, dijo Fisher. “Es realmente la voluntad del hombre y de Satanás. Todos culpan a Dios, pero él no es el culpable. La gente entra a los talleres culpando a Dios, pero se van sintiendo alivio porque ven los versículos de la Biblia que muestran la verdad bíblica sobre cómo lidiar con el pecado ”. 

Fisher realizó 16 talleres en toda Colombia. Al final de los talleres, preguntó a los participantes si querían seguir reuniéndose. Cuatro de ellos, incluido el grupo de Omer, decidieron hacerlo. Fisher dirigió a dos de los grupos él mismo.  

Gracias a la provisión de Send Relief, Fisher pudo dar a los Fuentes 100 bolsas de arroz, junto con otros alimentos básicos, durante dos semanas, ya que los dramáticos cierres de COVID-19 dejaron sin trabajo a muchos de sus vecinos. La comida ayudó a los Fuentes a apoyar a sus vecinos y compartir a Cristo en el proceso. En total, las Fuentes involucraron a 50 familias (dando a cada una una bolsa de arroz por semana). Quince personas se convirtieron en seguidores de Jesús a través del esfuerzo. 

Fisher señala que muchas de las personas a las que les dieron la comida eran colombianos que no habían tratado bien a los refugiados venezolanos al principio. El regalo de la comida pudo ablandar sus corazones hacia la familia Fuentes, su iglesia y, en última instancia, el evangelio.  

“Las personas que pudieron donar el dinero para que nosotros, como misioneros, pudiéramos salir y comprar la comida y poder proveerla para la iglesia que ayudamos a plantar, fue una gran bendición”, dijo Fisher. “Veo esto totalmente como una cosa de Dios, porque los colombianos habían sido muy cerrados y de corazón duro. Algunos incluso eran racistas [hacia los venezolanos], y pudieron recibir comida, porque ellos también estaban sufriendo, de esta iglesia. Se están abriendo al evangelio ”.

 Frida Robles, una misionera de la IMB que lidera el departamento de misiones en el Seminario Teológico Internacional Bautista en Cali, Colombia, ha estado capacitando a líderes en todo el país para usar THI en sus contextos ministeriales. También ayudó a capacitar a voluntarios, tanto creyentes como no creyentes, en todo el país que están involucrando a refugiados venezolanos. 

“Había muchas personas que eran psicólogos, que eran profesionales del gobierno aquí en Cali, pero no eran creyentes”, dijo Robles, quien es capacitador maestro del THI. “Pero cuando recibieron un poco de entrenamiento en trauma, realmente les gustó. Dijeron: 'Esto es lo que necesitamos. Hacemos la parte de psicología, pero no tocamos lo espiritual. Ni siquiera lo teníamos '. Después de esa oportunidad, teníamos psicólogos interesados ​​en asuntos espirituales, porque se ocupaban de la psicología, pero no respondía a todas las necesidades de la gente ”.

Robles cree que las herramientas como THI ayudan a los misioneros y otros líderes ministeriales a iniciar nuevos grupos y llegar a los no creyentes sin que las personas se sientan atrapadas en un grupo religioso. 

“Esta es una herramienta muy fuerte para nosotros, como creyentes, porque es una herramienta para abrir un nuevo trabajo para las personas que están sufriendo”, dijo Robles. “Incluso las personas que conocen a Dios lidian con el trauma, pero tienen a Dios de su lado. Pero la gente que no conoce al Señor, es peor para ellos porque no tienen la santa presencia de Dios para fortalecerlos y darles la paz que solo Dios puede darles. Además, nos permite abrir un nuevo estudio bíblico o un nuevo grupo en una comunidad sin que la gente se sienta atrapada en algo religioso ”.   

Nota del editor: esta es una característica de dos partes publicada en la edición impresa de julio. La historia de la contraparte se puede encontrar aquí.

COVID-19 en el Paso y el Valle de Pecos: iglesias distribuyen comida y esperanza

EL PASO-A pesar de que aumentan los casos de COVID-19 en El Paso, la Iglesia Immanuel y otras congregaciones sirven a las comunidades con distribución de alimentos mientras reabren para el culto socialmente distanciado.

“Nuestra economía estuvo en alza durante 34 meses consecutivos. Se estaban levantando rascacielos. Entonces este golpe. Ha sido difícil para todas las ciudades ”, dijo el pastor de Immanuel, JC Rico, al TEXAN.

“Día de la Madre, protestas, en unas pocas semanas sabremos si algo de eso afectó algún tipo de aumento”, agregó Rico, y señaló que la proximidad de El Paso a la frontera de Texas presenta más desafíos a medida que el virus se propaga por América del Sur y Central. .

De hecho, los números de COVID-19 de El Paso se han disparado. La semana que finalizó el 27 de junio vio a la ciudad agregar 990 casos, su mayor recuento semanal hasta el momento, informó ABC7 KVIA.com de El Paso. El repunte de la ciudad se refleja en todo Texas, lo que llevó al gobernador Greg Abbott a detener la reapertura: reducir la capacidad de los restaurantes, cerrar bares en todo el estado y cancelar cirugías electivas en varios condados.

En el mejor de los casos, El Paso conoce la pobreza. La pandemia ha exacerbado esto, pero también ha brindado a las congregaciones locales oportunidades para el ministerio.

Se expande la distribución de alimentos de la Iglesia Immanuel

Incluso antes del coronavirus, Immanuel Church operaba una despensa de alimentos. Pero con las necesidades en aumento y COVID-19 exigiendo protocolos de seguridad adicionales, el ministerio de alimentos de la iglesia cambió y se expandió a fines de marzo, cuando Immanuel se convirtió en un sitio de distribución de alimentos mensual para el banco de alimentos El Pasoans Fighting Hunger.

Un jueves al mes, Rico y su hijo conducen un camión Penske hasta el banco de alimentos, cargan los alimentos y regresan a la iglesia, donde unos 25 voluntarios descargan y empaquetan los artículos que se regalarán esa tarde. El proceso dura todo el día, desde la recogida temprano en la mañana hasta el final de la tarde, cuando las cajas finales se colocan en los automóviles de los clientes.

Cuando las temperaturas se disparan, el proceso se divide en dos días y la distribución se produce más temprano los jueves por la mañana.

El alcance de alimentos de la iglesia se expandió a fines de mayo cuando Distributing, Inc. de Segovia, un distribuidor de productos agrícolas en El Paso, recibió un contrato con el gobierno a través de la iniciativa Farmers to Families Food Box del USDA para proporcionar productos frescos a las familias a través de la Ley de respuesta al coronavirus Families First.

Un representante de Segovia se puso en contacto con Rico para preguntarle si Immanuel distribuiría cajas de frutas y verduras que la empresa entregaría a la iglesia tres veces al mes. Rico dijo que sí. En ocasiones, tanto las distribuciones del banco de alimentos como las de Segovia se producen el mismo día. 

Las cajas de productos son generosas: llenas de patatas, cebollas, zanahorias, apio y frutas de temporada.

“Abrimos el estacionamiento y la gente pasa”, dijo Rico, y agregó que los voluntarios pusieron copias del folleto de alivio de desastres Hope in Crisis de SBTC en inglés y español en las cajas. 

Se pregunta a los clientes si necesitan oración o si desean una Biblia.  

“Ya hemos repartido 400 Biblias”, dijo Rico, y señaló que recientemente oró con una señora que había sido despedida de su trabajo de seguridad.

“Estamos repartiendo pan, pero queremos que sepan que existe el Pan de Vida”, dijo Rico.

El pastor estima que entre 1,500 y 1,800 personas, unas 700 familias, reciben alimentos del sitio de Immanuel cada semana.

Otras iglesias SBTC, incluidas Semilla de Mostaza Centro Familiar Internacional, Iglesia Jezreel y Agua de Vida también están recogiendo comida en Immanuel para su distribución, dijo Rico.

La distribución de alimentos crece a nivel regional

En julio, First Baptist of Fort Stockton comenzará a recibir productos de Segovia para su región. 

La iglesia ha operado durante mucho tiempo una despensa de alimentos junto con el West Texas Food Bank en Odessa, que entrega cajas empaquetadas a la iglesia antes de su distribución mensual.

“COVID ha cambiado enormemente lo que hemos hecho”, dijo Kay Northcut, secretaria de la iglesia. “Movimos nuestra distribución a nuestro estacionamiento. Montamos un toldo. No rechazamos a nadie, pero hacemos un seguimiento de cuántos alimentamos ".

First Baptist también se turna con las congregaciones presbiterianas y católicas locales para recoger alimentos donados en Walmart, cada iglesia sirve una semana al mes como lugar de distribución. El West Texas Food Bank también envía un camión a Fort Stockton cada mes y distribuye artículos directamente.

Northcut dijo que First Baptist da comida a 65-70 familias por mes.

El 12 de julio Segovia enviará un semirremolque con 800 cajas de producto para la comunidad.

Rico facilitó el contacto entre First Baptist y Segovia, dijo Northcut, y agregó que otras iglesias en la Asociación Bautista de Pecos Valley, incluida Collision Church en Alpine y Immanuel Baptist de Fort Stockton, distribuirán los productos y que las cajas irán a la despensa de alimentos de Rankin.

"Estamos agradecidos de tenerlo", dijo Northcut sobre los productos de Segovia.

El ministerio continúa

Para pastores como Rico, la oportunidad de alimentar a los hambrientos es un regalo del cielo durante una crisis que ha detenido muchos ministerios tradicionales.

“Nos ha bendecido. Es una inyección de ministerio en acción ”, dijo Rico. "Hay tanta necesidad ahí fuera".

Rico dijo que espera que la distribución de alimentos continúe hasta fines de agosto, posiblemente pasando a los sábados después de que comiencen las clases.

Los servicios religiosos en persona se reanudaron el 14 de junio en Immanuel, pero las opciones en línea continúan mientras el coronavirus anuncia una nueva normalidad.

¿America la BELLA?

La línea "Para los tontos se apresuran donde los ángeles temen pisar" fue escrita por primera vez por Alexander Pope en su poema de 1711 Un ensayo sobre la crítica. Supongo que ese debería ser el título de mi columna. Me he abstenido de expresar mi opinión sobre una serie de cuestiones debido a mi papel como unificador. The Baptist Faith and Message 2000 es la declaración amplia pero definitiva bajo la cual sirvo a las iglesias de la Convención Bautistas del Sur de Texas. Mi responsabilidad para con el Señor es hacer todo lo que pueda para ayudar a las iglesias a lograr la Gran Comisión mediante la cooperación. Sin embargo, en el caos de nuestra situación actual, mi conciencia no me permitirá contenerme más la lengua. Algunos pueden pensar que mi comentario no es de mi competencia. Creo que esta es una palabra pastoral para todos nosotros. 

El Nuevo Mundo en América del Norte fue colonizado por personas que buscaban la libertad religiosa. La fundación de las colonias inglesas fue principalmente por personas de fe en el Señor Jesucristo. Cuando se escribió la Declaración de Independencia, se incluyó el lenguaje teológico. Se mencionan las acciones de creación, juicio y providencia del Dios de la Biblia. Thomas Jefferson, que no era cristiano ortodoxo, elaboró ​​estas palabras. Muchos de los padres fundadores eran creyentes profesos en Jesucristo. Hasta mediados del siglo XX, gran parte de la cultura estuvo fuertemente influenciada por el cristianismo. Dicho esto, debemos entender que aquellos que profesaban que nuestro Señor eran personas como nosotros con pies de barro. 

Somos individuos defectuosos con la naturaleza de Adán. Incluso los creyentes son capaces de cometer actos atroces. Los pueblos nativos americanos fueron abusados, mentidos y casi aniquilados como pueblo. La gente de África fue transportada a América y obligada a sufrir la ignominia de la esclavitud. Más tarde, bajo Jim Crow, los afroamericanos fueron difamados y asesinados. Tratados como ciudadanos de segunda, sufrieron injusticias inimaginables. Los estadounidenses de origen japonés leales fueron colocados en campos de internamiento. Los italianos y los irlandeses se enfrentaron a malos tratos cuando emigraron a la costa dorada. Los hispanos a menudo han sido abusados ​​y marginados. Aunque Estados Unidos iba a ser un crisol de culturas, a menudo ha sido un crisol de ebullición. 

El pecado es repugnante. Engendra contiendas, odio y deseo de venganza. ¿Qué debemos hacer como creyentes? La respuesta más obvia y duradera es proclamar el evangelio de Jesucristo como la solución y mostrar ese evangelio en una vida de santidad empoderada por el Espíritu Santo. Esta es la respuesta definitiva para la justicia suprema.

Pero ahora no es la única respuesta para la justicia. Como cristianos tenemos la obligación de Romanos 13 de obedecer a las autoridades gubernamentales. Como estadounidenses, tenemos el privilegio único de determinar quiénes son esas autoridades bajo la mano soberana de Dios. Los anarquistas buscarían deconstruir el sistema estadounidense, reemplazándolo por algo que no se parezca a nuestra forma actual de gobierno. Si bien los cristianos ya no somos la fuerza cultural influyente que alguna vez fuimos, todavía podemos ser sal y luz. Mejoremos nuestro sistema en lugar de cambiarlo radicalmente a algo que nunca ha sido. La provisión de libertad religiosa permanece en nuestro sistema actual. Las vías para corregir la injusticia están presentes en nuestra república.

Lamentablemente, debo admitir que la iglesia ha abdicado al gobierno del papel de ministro. Le pedimos al gobierno que "nos cuide". Con la desintegración de la familia, vemos que el gobierno intenta ayudar a los pobres, educar a nuestros hijos y cuidar a los ancianos. Si la iglesia fuera la iglesia, estos desafíos se enfrentarían con un libro de cristianismo práctico al estilo de Santiago. No es justicia social lo que necesitamos. Necesitamos justicia bíblica. 

El 4 de julio debería ser un día para agradecer a Dios que vivimos en un país donde se pueden abordar las quejas. Cientos de miles han dado su vida para que podamos expresarnos. Seamos civiles como estadounidenses y controlados por el Espíritu como cristianos para trabajar por unos Estados Unidos de América más equitativos, justos y que honren a Dios.   

La iglesia de Arkansas experimenta una década revitalizante de bautismos y crecimiento

GREENWOOD, Arkansas: al sureste de Fort Smith, junto a la autopista US 71, se encuentran dos edificios de ladrillo rojo y vinilo blanco. Los escalones que conducen a la puerta principal están cubiertos de AstroTurf verde. Junto a una de las entradas, un viejo letrero blanco con letras rojas dice "Westwood Baptist Church SBC". 

Esta iglesia ha visto mucho a lo largo de los años, y cuando llegó el pastor Dewey Hickey, cualquier visión del futuro de la iglesia era borrosa. Había 13 personas, contándose a sí mismo, el primer domingo que subió al púlpito. Once de los 13 tenían más de 60 años. Estos números no pintan el cuadro de una iglesia que la mayoría de la gente describiría como preparada para crecer. 

Dios llamando

Dewey Hickey se retiró de la Junta de Misiones de América del Norte y se mudó, junto con su esposa, a Greenwood. Su plan era servir como pastor interino "aquí y allá" y pescar el resto del tiempo. Asistieron a la Primera Iglesia Bautista en Greenwood, la iglesia local de su esposa, donde finalmente se convirtió en pastor asociado y predicó cada dos miércoles y domingos por la noche. 

Hickey sabía de Westwood, pero solo por los números. “Los vi descender en espiral durante unos cinco años y medio”, dijo. “Solo sabía que su asistencia estaba disminuyendo porque la gente se estaba uniendo a First Baptist en Greenwood, donde yo estaba”. 

Cuando el pastor de Westwood se jubiló, Hickey dijo que sintió cierta convicción de enviar su currículum a Westwood. "Afortunadamente para mí", dijo, "contrataron a otro pastor antes de que pudiera enviarlo". Hickey sintió ese tirón durante aproximadamente tres años y medio mientras los pastores de Westwood continuaban yendo y viniendo mientras la asistencia de la iglesia continuaba disminuyendo. 

Un domingo por la noche, después de regresar a casa de predicar en el servicio vespertino en First Baptist Greenwood, Hickey dijo que nuevamente sintió un tirón en su corazón para enviar su currículum a Westwood. Se sentó en su sala de estar y dijo en voz alta: “Dios, no voy a tirar un trapo al jardín y esperar que mantengas un lado seco en una tormenta, pero he luchado con esto durante tres años y medio. años. Si quieres que vaya a Westwood, tendrás que avisarme de algo que me convenza de que tengo que salir ". 

Su teléfono sonó unos momentos después. Un laico de Westwood lo llamó y le dijo que Dios había estado tirando de su corazón durante tres años y medio para llamar a Hickey y pedirle que fuera a Westwood. Finalmente estaba respondiendo a ese tirón del Señor. 

“Dije, '¡Guau! Dios, no tienes que volver a golpearme en la nuca. Creo que obtuve esa ”, recordó al describir esa increíble llamada telefónica. Dijo que esa llamada lo motivó a entregar su currículum a Westwood y finalmente postularse para ser su pastor.

Comenzar de nuevo

Cuando llegó y comenzó a evaluar la situación, Hickey no estaba seguro de cómo iba a lograr que las familias jóvenes regresaran a la congregación mayor. Habló con Ronnie Deal, pastor de First Baptist Greenwood, y le preguntó si podía reclutar a tres estudiantes universitarios que estuvieran dispuestos a venir y ayudar a iniciar una escuela dominical para niños. 

“Escogí a esos estudiantes universitarios para que vinieran aquí conmigo”, dijo. "Se convirtieron en nuestros maestros de escuela dominical". Hickey sabía que un estudiante en edad universitaria podría ser más atractivo para los niños y las familias más jóvenes y hacer que la experiencia sea más memorable. 

El proceso de llegar a nuevas familias fue lento. Con dos iglesias de la CBS dentro de un radio de 5 millas de Westwood, Hickey sabía que el compañerismo dentro de la iglesia sería fundamental para conectar a las familias, y especialmente a las familias más jóvenes con niños, con Westwood. Por lo tanto, comenzar nuevas clases de Escuela Dominical se colocó en un lugar destacado en la lista de "tareas pendientes" de Hickey. Solo había dos clases: una para hombres y otra para mujeres. La creación de otra clase para adultos, así como las clases para niños, ayudó a retener a las familias que comenzaron a visitar.  

Con el apoyo de First Baptist Greenwood, Hickey se propuso hacer que la próxima prioridad de Westwood fueran las misiones. Envió a una persona de Westwood con First Baptist Greenwood en un viaje misionero a Nicaragua. Un año después pudieron enviar un pequeño grupo de Westwood a México. “Una de las cosas que entusiasma a la gente es involucrarse en algún tipo de trabajo misionero”, dijo. "Es una forma de conmover el corazón de la gente". 

Usar recursos 

Estos cambios comenzaron a pagar dividendos. La tasa de crecimiento en el primer año fue mayor de lo que Hickey imaginó originalmente: cerca de 40 personas se unieron. Facilitó la mayor parte de la revitalización en ese momento con el conocimiento que había aprendido en sus años de ministerio. 

Un año y medio después, Hickey dijo que el equipo de ABSC Evangelism Church Health desarrolló su Church Revitalization materiales que fueron de gran ayuda para continuar con el proceso de crecimiento de Westwood. Este recurso de ABSC proporciona varios elementos útiles para iglesias como Westwood. Proporciona un plan para desarrollar e involucrar a un equipo de líderes laicos que ayuden a guiar a la iglesia a través de la revitalización. También proporciona materiales de capacitación específicos en las áreas clave de la vida de la iglesia. Estos materiales están diseñados para guiar al liderazgo en el diagnóstico y cambio de un área en particular para que la iglesia pueda volverse saludable en ese aspecto de la vida de la iglesia. 

Hickey revisó todos los materiales y pudo personalizarlos según las necesidades de Westwood.  "La mayor parte del material, podríamos haberlo tomado honestamente y haberlo usado tal como estaba", dijo. "Pero queríamos personalizarlo para que cuando nos reuniéramos fuera material de Westwood, aunque la gente sabía que seguía siendo material ABSC". 

"Pensé que los materiales eran algunas de las piezas de materiales más sólidas que cualquier estado había sacado", dijo. "Para mí, después de unos 19 años de trabajo estatal con diferentes convenciones estatales ... fue fácil para mí comprender y realmente utilizar en nuestra iglesia".

Uno de los beneficios más importantes desarrollados a través de los recursos de ABSC, señaló Hickey, fue la inclusión de laicos en todos los aspectos del proceso de revitalización. Por lo general, es el pastor quien debe hacer la mayor parte del trabajo duro, pero crear equipos de liderazgo e incluirlos en el ministerio impacta positivamente en todo el viaje. La participación congregacional crea unidad dentro de la iglesia. Todos están comprometidos y comprenden lo que está sucediendo. Crea un fuerte sentido de aceptación dentro de sus corazones. La participación adicional también alivia mucho el estrés del pastor, ya que el trabajo se distribuye a través de la participación de estos siervos adicionales. 

“Nuestro crecimiento en Westwood ha sido muy inusual”, dijo Hickey. "Me siento honrado y encantado de que Dios me haya permitido ser parte de algo como esto en mi último año". Durante los últimos 11 años, Hickey dijo que han tenido un promedio de 26 nuevos miembros cada año y más del 40% de ellos fueron por bautismo. "Ha sido una carrera increíble".

Cuando Hickey finalmente respondió al llamado de Dios para venir a Westwood, no tenía idea del impacto que Dios tendría en una pequeña iglesia rural en un pueblo de menos de 10,000 habitantes. Nunca hubiera imaginado que comenzar con 13 personas hace 11 años llevaría a que 115 personas se bautizaran en el reino durante ese período de tiempo con un aumento de más de cien veces en la asistencia. Es un verdadero testimonio de lo que se puede hacer al responder al llamado de Dios.

Nota del editor: esta historia apareció por primera vez en Arkansas Baptist News.

Dios bendiga a América

El Día de la Independencia, ese caos de banderas, fuegos artificiales y sandía, será un poco tentativo este año único. Aquellos que se inquietan al ver una bandera estadounidense en la iglesia o al escuchar el himno nacional cantado una vez al año en la adoración, quizás sean más numerosos e inquietos este año. 

Pero todavía me uno a los que celebran a Estados Unidos. Hay razones para hacerlo. 

Primero, estoy agradecido. Quienes fundaron nuestro país y lo mantuvieron durante días muy difíciles nos han entregado una nación que ha bendecido al mundo. Somos destinatarios de una nación a la que muchos anhelan unirse y solo unas pocas celebridades tontas hablan de irse. Estoy agradecido por la libertad construida en nuestra nación y protegida por sus documentos fundacionales. Nos beneficiamos de esas libertades todos los días. Me beneficio al escribir esta columna. A quien sea que no le guste, no tengo que preocuparme por la opinión de los que están en el poder político. Eso no es cierto en todas partes. 

También admiro a mi país, no porque esté a la altura de sus ideales, sino porque los tiene. Esas elevadas aspiraciones no se olvidan, sino que surgen cada vez que alguien cree que las estamos descuidando en detrimento de nuestra gente. Algunas naciones serían lugares peores si fueran todo lo que desean ser. Estados Unidos se vuelve mejor cuando se acerca más a sus valores expresados. 

Estados Unidos es un lugar de esperanza porque nuestros ideales provienen de una cultura mayoritariamente judeocristiana. Donde repetidamente nos hemos quedado cortos de esos principios, han sido los reformadores con Biblias en sus manos los que han clamado en voz alta por un cambio. Escuche la retórica de abolicionistas y activistas de derechos civiles y escuche las referencias bíblicas. 

Pero el amor por Estados Unidos es como mi fe en Dios. Puedo dar razones racionales para ello que parecen convincentes pero, en última instancia, amo a Estados Unidos (y creo en Dios) porque lo hago. Otros que aman otros lugares de origen no me convencen mientras cantan las alabanzas de sus propios países. Quizás la gente abandona sus hogares por razones racionales, pero no solemos abrazar nuestros hogares por lógica. Tener un lugar al que llamar hogar, un lugar no solo una granja, es un regalo de Dios. 

Piense en Israel, en Jerusalén. Lo he visto y no pelearía contigo por el paisaje. Es un lugar duro, desierto, un lugar de extremos y confusión. Una lectura casual del Salmo 137 me deja preguntándome: "¿Por qué la pasión?" Pero dejar vagar a los niños hebreos durante una generación les hizo desear un hogar propio; cualquier lugar suena mejor que rodear el Sinaí. Y Jerusalén era un lugar más maravilloso que el desierto de Judea. Tal vez sea relativo, pero es mucho más que eso. La Tierra Prometida fue dada como una imagen imperfecta de la Tierra Perfecta por venir. Jerusalén no ha sido una ciudad de paz durante gran parte de su historia, pero en su mejor momento ofrece un vistazo a la ciudad celestial que veremos algún día. En el peor de los casos, nos hace añorar la Nueva Jerusalén y el regreso de su Rey. 

Entonces amo a Estados Unidos porque es mi hogar. Algo tendría que obligarme a irme en lugar de convencerme de quedarme. Reconozco que el significado de Jerusalén es único en el mundo, pero también creo que el regalo de un hogar puede tener un propósito similar en la vida de cualquier persona. He visto el mejor lado de 10 países extranjeros y el peor lado de varios. No quise quedarme en ninguno de ellos, pero encontré gente que estaba feliz en casa. Cuando piensan en el cielo, piensan en un lugar donde estarán perfectamente seguros, perfectamente en reposo y perfectamente "en casa". Anhelan “una ciudad no hecha por manos”, pero el concepto de esa ciudad comienza con el lugar que Dios les dio.

GK Chesterton explora esto muy bien en su ensayo en "Heretics" criticando a Rudyard Kipling. Su argumento es que Kipling, un inglés cosmopolita, amaba Inglaterra por sus cualidades de una manera similar a como ama otros lugares por sus cualidades. Kipling vio Inglaterra de pasada en lugar de verla como la veía el granjero que cavaba su campo de patatas. El granjero veía a Inglaterra como su mundo y el escritor trotamundos la veía como un lugar admirable en el mundo. Kipling era para Chesterton “el mujeriego de las naciones”, un hombre que amaba algo de muchos países con un amor “por causa de” pero que nunca conoció ese primer amor, el amor de “indiferencia”. 

Quizás veas el punto más profundo. Nuestro país está turbulento y preocupante, no importa cómo se compare con otro lugar. Pero es el lugar desde el que veo el mundo entero. Es el lugar que me enseñó a amar un hogar. Y Estados Unidos me enseña, en lo mejor y en lo peor, a anhelar el país perfecto que será mi hogar para siempre.  

Pastores hispanos abordan el estrés y el suicidio

El ministerio pastoral es a menudo acelerado y con mucho estrés, desde responsabilidades administrativas y logísticas semanales hasta charlas, llamadas inesperadas a altas horas de la noche, sesiones de asesoramiento y manejo de crisis. Si bien los miembros de la iglesia pueden estar al tanto de algunos de los desafíos que enfrentan sus pastores semanalmente, muchos parecen desconocer el efecto gravoso que tal carga de trabajo tiene sobre los ministros. 

Los propios ministros a menudo dudan en compartir esas cargas con los demás. 

“Este problema siempre ha existido”, dijo Chuy Ávila, SBTC asociado de plantación de iglesias “El problema es que, por razones culturales, no se ha tratado tan abiertamente como estamos tratando de hacerlo. Queríamos proporcionar una plataforma segura donde ofreciéramos a los pastores la posibilidad de identificarse con una de las áreas que cubrimos, incluso cuando no se atrevan a expresarlo públicamente ”. 

SBTC en Español habló abiertamente sobre tales problemas con varios ministros y consejeros experimentados como panelistas. La discusión se grabó a través de Zoom y se puede ver en línea. Los panelistas incluyeron a Edgar Trinidad, pastor de la Segunda Iglesia Bautista en San Angelo, Texas; Mario Martínez, pastor de la Iglesia Bautista El Buen Pastor en El Paso, Texas; Eric Puente, consejero pastoral capacitado y pastor interino de la Iglesia Bautista Bethany en Dallas, Texas; Armando Vera, pastor de la Iglesia Power of God en McAllen, Texas; y los moderadores Chuy Ávila y Bruno Molina, asociado de evangelización de la SBTC. 

Desde el comienzo del panel se puso sobre la mesa la pregunta que a menudo se evitaba: ¿Por qué los pastores se suicidan? Puente señaló que un estilo de vida acelerado lleno de estrés crónico, entre otros factores, puede poner en riesgo la vida de un pastor. Martínez agregó: “Es de suma importancia no espiritualizar el asunto. Es realmente delicado ... [involucrando] factores que están fuera de nuestro control y no están necesariamente relacionados con elementos espirituales / religiosos ". 

De hecho, los pastores a menudo se enfrentan a la soledad en el ministerio, dijo Ávila. “El pastor a menudo es amigo de todos, intenta ser amigo de todos, pero muy pocos buscan hacerse amigos intencionalmente de su pastor”. Los panelistas enfatizaron que uno debe tener amigos mientras hace el ministerio — particularmente, amigos confiables también en el ministerio y que sean capaces de entender los matices que enfrentan los ministros y que no son tan conocidos entre los miembros de la iglesia. “Estar aislado o querer ir solo es lo peor que puede hacer un ministro del evangelio”, dijo Martínez. “'No es bueno que el hombre esté solo'”.

Los panelistas también recomendaron que todos los pastores tengan un número de contacto de emergencia que pertenezca a un consejero capacitado al que puedan llamar si necesitan ayuda; un equipo de oración dentro de la iglesia local que ora específicamente y activamente por el pastor; y un grupo de apoyo de otros pastores con quienes pueden rendir cuentas. 

Implementar todos estos pasos preventivos puede ser difícil, especialmente en una profesión donde el trabajo de uno está ligado al propio desempeño moral, lo que a su vez puede desalentar la vulnerabilidad entre los pastores. Sin embargo, como señaló Puente, los pastores tienen el ejemplo de Cristo, quien fue abierto sobre sus emociones, su tristeza y sus lágrimas, particularmente en Getsemaní.

Puente enfatizó que en los evangelios “Jesús te está hablando a ti y a mí”.

Los pastores hispanos abordan los temas del estrà © sy el suicidio

El ministerio pastoral es a menudo acelerado y de alto estrés, desde responsabilidades logísticas y administrativas semanales hasta compromisos como oradores, llamadas inesperadas hasta la tarde de la noche, sesiones de asesoramiento y gestión de crisis. Si bien los miembros de la iglesia pueden estar al tanto de algunos de los desafíos que enfrentan sus pastores semanalmente, muchos parecen desconocer el efecto gravoso que tal carga de trabajo tiene sobre los ministros.

Quizás, más importante aún, muchos ministros a menudo dudan en compartir cuentos cargas con otros. 

“Este problema siempre ha existido”, dijo Chuy Ávila, Coordinador de Plantación de Iglesias de la SBTC. “El problema es que por asuntos culturales no se ha tratado tan abiertamente como estamos haciendo. Lo que hicimos es proveer una plataforma de confianza donde ofrecimos a los pastores la posibilidad de identificarse en alguna de las áreas en las que ellos no tienen la confianza de expresarlo públicamente ”.

La rama hispana de la SBTC tomó el hielo y habló abiertamente sobre dicho problema con varios ministros y rompers consejeros experimentados participantes como panelistas. Dicha discusión se grabó a través de Zoom y se puede ver aquí. Los panelistas incluyeron a Edgar Trinidad, pastor principal de la Segunda Iglesia Bautista en San Ángelo, Tejas, Mario Martínez, pastor principal de la Iglesia Bautista. El buen pastor en El Paso, Tejas; Eric Puente, un consejero pastoral para entrenamiento, así como el pastor interino de la Iglesia Bautista Bethany en Dallas, Tejas; Armando Vera, pastor principal de la Iglesia Poder de Dios en McAllen, Tejas; y sirviendo como moderadores, Chuy Ávila y Bruno Molina, profesor adjunto de Apologética y Evangelización en el Seminario Teológico Bautista del Suroeste en Fort Worth, Tejas.

Desde el vamos, la elusiva pregunta fue puesta sobre la mesa: ¿por qué los pastores cometen suicidio? Eric Puente Dijera que un estilo de vida acelerado y lleno de estrés crónico, entre otros factores, puede poner en riesgo la vida de un pastor. Mario Martínez agregó: “Es de la mayor importancia no espiritualizar el asunto. Es sumamente delicado eso… [porque involucra] factores que están fuera de nuestro control y no están necesariamente ligados a la cuestión espiritual / religiosa ”.

Ciertamente, los pastores a menudo se enfrentan a aislamiento en el ministerio. “El pastor es amigo de todos y busca ser amigo de todos, pero pocos toman la iniciativa intencional de acercarse al pastor”, dijo Ávila. Por dicha razon, los panelistas enfatizaron que uno, como pastor, debe tener amigos en medio del ministerio, particularmente amigos confiables que también estén en el ministerio y sean capaces de comprender los problemas particulares que los ministros a menudo enfrentan y que no son tan conocidos entre los miembros de la iglesia . “El aislamiento o querer luchar en soledad es lo peor que puede hacer un ministro del evangelio. 'No es bueno que el hombre esté solo' ”, dijo Martínez. Los panelistas también recomendaron a todos los pastores que tengan un número de contacto de emergencia que pertenezca a un consejero entrenado al que puedan llamar si necesiten ayuda; un equipo de oración dentro de la iglesia local que ore específicamente y activamente por el pastor, y un grupo de apoyo compuesto por otros pastores con quienes pueden practicar la rendición de cuentas.

Implementar todos estos pasos preventivos puede ser difícil, especialmente en una profesión donde el trabajo de uno está vinculado al desempeño moral de uno, lo que a su vez puede desalentar la vulnerabilidad entre los pastores. Sin embargo, como dijo Puente, los pastores tienen el ejemplo de Cristo, que fue abierto Y honesto con sus emociones, su tristeza y sus lágrimas, particularmente en Getsemaní.

Puente enfatizó que en los evangelios “Jesús te está hablando a ti ya mí”.

Ventiladores y testamentos en vida: ¿Qué debe hacer un cristiano durante la pandemia?

Víctor J. Cárdenas no es de los que les dice a los pacientes si deben colocar una cláusula de “no ventilador” en un testamento vital. Como médico cristiano y neumólogo en Galveston, Texas, dice que eso depende de cada individuo.

Aún así, Cárdenas alienta a los pacientes a pensar detenidamente sobre el tema, especialmente a la luz de la pandemia de COVID-19 que ha colocado a los ventiladores en la vanguardia de la discusión nacional. En mayo, The Washington Post informó sobre una tendencia de los adultos mayores a colocar órdenes de "no ventilador" o "no intubación" en sus testamentos en vida. 

El uso de un ventilador, dijo Cárdenas, no es un problema de “talla única” que se puede manejar fácilmente con un formulario. 

“Siempre pienso que si alguien está pensando en poner algunos límites a su atención médica o lo que sea, [debería] tener una conversación muy abierta con su médico de atención primaria [y] tener una conversación muy abierta con su familia para que todos puedan ser amables de estar en la misma página ”, dijo Cárdenas, quien practica en UTMB en Galveston, al TEXAN. "Cuando eso sucede, es mucho más fácil y reduce mucho el estrés en la familia". 

Cárdenas comprende por qué los pacientes a veces dudan en permitir el uso de un ventilador. 

"Cuando estás conectado a un ventilador mecánico, tienes un tubo en la garganta [y] casi siempre tenemos que sedarlos bastante porque es incómodo", dijo. "... Una máquina está empujando aire hacia su cuerpo y [ellos] a menudo tienen que estar amarrados porque no queremos que la gente saque algo repentinamente cuando está aturdido".

Los pacientes que utilizan ventiladores durante días o semanas pueden desarrollar úlceras de decúbito y experimentar pérdida de vitalidad.

“Hay un punto en el que médicamente tenemos nuestras limitaciones. ... Lo decimos como médicos, no como el Todopoderoso, sino como médicos ".

Por otro lado, los ventiladores también pueden ayudar a salvar vidas, incluso si el tiempo promedio en uno para los pacientes con coronavirus es de aproximadamente 10 a 12 días.

“Los ventiladores mecánicos pueden salvar vidas”, dijo.

La salud, y no necesariamente la edad del paciente, es el factor más importante en el éxito de un ventilador, dijo Cárdenas.

"Si tiene 82 años y está sano, ha estado haciendo ejercicio y está en muy buena forma, es posible que esté bien", dijo. "Pero si es 10 años más joven [y] tiene diabetes e insuficiencia cardíaca, es mucho menos probable que sobreviva que el hombre de 82 años en forma". 

El éxito de los ventiladores en pacientes con coronavirus se ve obstaculizado por la falta de terapias.

"El cuerpo simplemente tiene que pasar por el proceso de [combatir] la infección", dijo Cárdenas, y agregó sobre las drogas: "Todavía estamos tratando de averiguar qué funciona y qué no".

Una opción para los partidarios de los testamentos en vida, dijo, es agregar un límite de tiempo a la cláusula del ventilador. De esa manera, les da a los médicos y a la familia la oportunidad de usar un ventilador si pudiera ayudar.

Cárdenas siempre prefiere hablar directamente con el paciente si es posible. 

“A veces dirán: 'Bueno, simplemente no quiero que me mantengan con vida durante semanas y semanas con el ventilador'”, dijo Cárdenas, utilizando un escenario hipotético. Dijo que a veces responde: "Podríamos ayudarlo a superar esto" con solo unos días en el ventilador.

Thor Madsen, profesor de ética en el Seminario Teológico Bautista del Medio Oeste, pidió precaución al colocar una cláusula de "no ventilador" en un testamento vital.

“Ningún documento escrito puede anticipar todas las contingencias que puedan surgir en la toma de decisiones médicas”, dijo Madsen al TEXAN. “En realidad, los planes de tratamiento médico deben hacerse día a día y caso por caso, utilizando métodos informales de juicio que la jerga legal nunca captaría. Por lo tanto, los testamentos en vida no son buenas alternativas a la opinión de un tomador de decisiones confiable, informado y sabio en la Biblia ".

Cárdenas dijo que la fe puede afectar la decisión de uno.

“Desde un punto de vista cristiano, creemos que hay más en la vida que solo esta vida”, dijo. "... Creo que eso ayuda en términos de tratar de decidir de antemano lo que quiere para usted y su familia". 

Cómo afectan las protestas estadounidenses a las misiones europeas

"No entiendo; No creo que la mayoría de los estadounidenses entiendan. ¿Por qué la gente en Alemania y en toda Europa protesta por lo que está sucediendo en los Estados Unidos? "

Esta fue mi pregunta a mi amigo alemán mientras él y yo hablamos tomando un café un día no hace mucho. Pensó en varias razones por las que los europeos reaccionaron en solidaridad con los manifestantes en Estados Unidos. Primero, la exportación número uno de Estados Unidos es la cultura. Muchos europeos aman Estados Unidos, los estadounidenses y la cultura estadounidense. Entonces, naturalmente, lo que sucede en Estados Unidos afecta mucho a los europeos.

Sin embargo, otra razón por la que los europeos, especialmente los alemanes, reaccionaron con tanta fuerza en protesta fue, quizás, sus propios sentimientos sobre el maltrato a los inmigrantes aquí en Alemania. En 2015, inmigrantes de Oriente Medio y África del Norte llegaron a Alemania en busca de asilo y refugio. Algunos han construido nuevas vidas para sí mismos, pero muchos otros todavía luchan y enfrentan discriminación. Muchos alemanes quieren que los inmigrantes prosperen con una vida mejor.

Esto brinda maravillosas oportunidades para los misioneros aquí en Europa. A medida que la crisis de COVID-19 parece disminuir aquí en Europa, muchos europeos están enojados, asustados y confundidos. Durante este tiempo, buscan respuestas y un camino a seguir. Como misioneros, podemos brindar algunas respuestas que cambian vidas. 

La bondad de Dios en el mundo

Una de las conversaciones que mantenemos regularmente con nuestros socios, vecinos y amigos alemanes es sobre la justicia de Dios. La pandemia de COVID-19 le recordó al mundo de una manera poderosa que este mundo está roto. Necesita ser redimido. Necesita hacerse saber. Debido a esto, tenemos conversaciones regulares sobre el problema del mal y la bondad y justicia de Dios.

"¿Por qué no lo arregla todo ya?" o "¿Por qué no hace nada al respecto? now? " son solo algunas de las preguntas de las que hablamos con frecuencia. La respuesta es, Dios ha hecho algo, está haciendo algo y hará algo sobre el quebrantamiento y la maldad en el mundo. Cuando Jesús murió en la cruz y resucitó de entre los muertos, derrotó a los poderes del mal. También comenzó el proceso de restaurar y redimir toda la creación. Él está sanando al mundo lentamente y nosotros, como Sus seguidores, llegamos a ser parte de ese proceso.

El mundo está roto y la gente todavía está luchando. Pero Jesús es el Salvador y Rey del mundo. Y ha llamado a todos en todas partes a que se arrepientan y lo sigan en su misión de hacer nuevas todas las cosas. Los misioneros están en la primera línea de ese trabajo, ¡y eso es emocionante!

La justicia de Dios para la sociedad

Debido a que hemos recibido el regalo gratuito de la salvación, lo compartimos con otros. Compartimos el mensaje de esperanza y perdón en Cristo. Demostramos el amor de Dios en nuestros vecindarios y en el contexto de nuestra iglesia local. Trabajamos para traer a otros al reino y llevar el reino a otros. Las personas pueden ver y experimentar una mejor forma de vida, una forma de vida más justa, y pueden ver una imagen clara del verdadero Justo que los ama profundamente y los invita a unirse a Su familia.

Sin embargo, con el tema del racismo, tenemos que ser aún más claros. Como cristianos, nuestra visión es que algún día las personas de cada nación, tribu y lengua estarán junto con el Rey Jesús en la nueva creación. Pero queremos compartir un vistazo de ese futuro en el mundo. ahora. Somos personas perdonadas que son completamente amadas y aceptadas por Dios. Queremos llevar la paz radical a los perdidos y mostrarles cómo es vivir en un mundo sin racismo, discriminación, prejuicios ni odio. Les damos una idea de cómo es el cielo. Les mostramos cómo vivir y amar con Jesús como el centro de su vida.

Gracias a Jesús, tenemos una base sobre la cual decir: "El racismo está mal". El pueblo de Jesús viene de cada nación, tribu y lengua. A sus ojos, todos son iguales, igualmente amados e igualmente valiosos. Debemos eliminar el racismo de la sociedad no simplemente porque sea “malo” o “incorrecto” o porque arruine la vida de otras personas (aunque esas son ciertamente buenas razones). Debemos eliminar el racismo de la sociedad porque Jesús está construyendo un mundo nuevo donde todas las personas vivirán y amarán como una sola familia. Es nuestro trabajo llevar ese mensaje y ese nuevo mundo a nuestros vecindarios y ciudades y transformarlos por el poder del evangelio. 

Por eso trabajamos como misioneros. Llevar las buenas nuevas de Jesucristo a un mundo que está haciendo preguntas. Para brindarles la única respuesta verdadera a cada pregunta, la solución a cada problema. Las protestas estadounidenses están provocando que los europeos hagan buenas preguntas. Los misioneros de toda Europa ofrecen el evangelio como respuesta.

Lucas Wilburn * es un misionero de la IMB que sirve entre los pueblos europeos.

* Nombre cambiado por seguridad