Llamando a los llamados

Dos pastores hispanos en Texas están capacitando a plantadores de iglesias y enviándolos, lo que lleva a dos docenas de nuevas iglesias.

DDiferentes caminos llevaron a Edgar Trinidad, de Puerto Rico, y Carlos Navarro, de Guatemala, a sus iglesias en Texas. Los dos pastores no se han conocido, pero comparten una misión común: plantar iglesias y capacitar pastores para que sirvan a esas nuevas congregaciones. Trinidad y Navarro comenzaron su pastorado en Texas en iglesias que languidecen y que desde entonces han dado a luz colectivamente a 24 nuevas iglesias en Texas y en el extranjero.

Trinidad y Navarro exhortaron a sus congregaciones en San Angelo y Brownsville, respectivamente, a compartir el evangelio. La fidelidad a ese desafío atrajo a la gente a las iglesias. Los nuevos miembros dieron lugar a nuevas iglesias.

“Más personas vinieron al Señor y más personas se bautizaron cuando decidimos plantar iglesias”, dijo Navarro.

Trinidad dijo que algunas iglesias necesitan "crecer, madurar" antes de poder ministrar en su comunidad. "Lo que [el pastor] debe hacer es brindar orientación y las herramientas".

Al proporcionar esas herramientas, Trinidad y Navarro están "elevando el estándar en responsabilidad, compromiso y excelencia ... negándose a hacer cosas porque esa es la forma en que siempre hemos hecho las cosas", dijo Jesse Contreras, asociado de SBTC en Español.

Plantando semillas

En 2016, la Segunda Iglesia Bautista de San Angelo llamó a Edgar Trinidad para pastorear lo que quedaba de su congregación: los 25 miembros. Ese número se redujo a 15 el día que fue contratado cuando el grupo ya fracturado se dividió en dos.

Navarro heredó una congregación igualmente disfuncional cuando aceptó el llamado de la Iglesia Bautista West Brownsville en 1993. Permanecieron sesenta y cinco miembros en la iglesia, muchos de los cuales estaban relacionados entre sí.

Ambas congregaciones sabían que estaban contratando pastores cuya misión era evangelizar sus comunidades y plantar iglesias. Trinidad y Navarro presentaron sus planes a sus respectivas iglesias durante los procesos de entrevistas.

Navarro fue sencillo.

“Cada persona [ganará] un alma para Cristo por semana”, dijo Navarro. "Todos tenemos que ser ganadores de almas".

La tarea parecía abrumadora. Pero predicando con el ejemplo, Navarro dijo que "la gente empezó a hacerlo porque me vieron y cómo puedo presentar el evangelio".

En cuatro años, la iglesia tenía 500 miembros y operó ministerios entre los más necesitados de Brownsville. En octubre de 1999, la congregación lanzó su primera plantación de iglesias y ha plantado 20 más en los años posteriores.

Trinidad también estimuló a sus miembros a compartir el evangelio, no solo para hacer crecer la iglesia de San Angelo, sino para plantar otras nuevas. Antes de que la crisis del coronavirus cerrara las iglesias de Texas en marzo, la Segunda Iglesia Bautista de San Angelo había crecido a 250, además de comenzar seis ministerios y plantar tres iglesias.

Plantar iglesias. Criar pastores.

Independientemente unos de otros, los pastores establecieron institutos bíblicos dentro de sus iglesias para capacitar a los hombres llamados a pastorear; la mayoría son colocados en la plantación de iglesias. Trinidad y Navarro no descartan los méritos de la formación en seminario. Ambos tienen títulos avanzados: Trinidad de la Universidad Cristiana Kemuel y Navarro del Seminario Gateway.

Contreras dijo que la mayoría de los pastores de SBTC provenientes de comunidades hispanas y que sirven en ellas tienen poca o ninguna educación teológica formal. Son pastores bivocacionales que carecen del tiempo o los medios económicos para asistir a seminario. Pero, dijo, la efectividad de los institutos bíblicos es evidente en las florecientes iglesias.

Trinidad y Navarro desarrollaron el plan de estudios y, al principio, impartieron todas las clases ellos mismos. Hoy, los líderes de sus congregaciones y los pastores de área también sirven como instructores.

En Brownsville, los estudiantes pagan $ 25 al mes por un programa de 4 años en Bautista de Brownsville, donde el dinero se destina a misioneros apoyados por la iglesia. Los estudiantes del instituto San Angelo pagan $ 99 por asignatura.

Ministrar junto al pastor es un elemento obligatorio, y, según los pastores, esencial, del proceso de certificación de los institutos. 

“Detrás de cada pastor exitoso, apuesto a que hay mucho llanto, mucha frustración, mucho dolor, mucho dolor. La gente también necesita ver eso ”, dijo Trinidad. “Necesitan entender que no hay glamour en ser pastor”.

Inversión y responsabilidad

Navarro era un nuevo creyente cuando emigró a los Estados Unidos desde Guatemala y se unió a una iglesia hispana en San Francisco, donde se convirtió en miembro activo.

“Entonces el pastor vio en mí algunas habilidades que me llevaban al ministerio, así que invirtió en mí tiempo y dinero y me inscribió en el Seminario Golden Gate [ahora llamado Gateway]”, dijo Navarro.

Esa inversión personal lo mueve a hacer lo mismo. Dijo que es un “desperdicio” dejar a un pastor potencial en los bancos de la iglesia simplemente porque no puede asistir al seminario.

La congregación de Trinidad responsabiliza a cada candidato pastoral desde el momento en que declara públicamente su llamado hasta su primer año como líder de una iglesia. La junta de ancianos examina a cada candidato desde el principio y cerca de la finalización de la formación de los estudiantes.

La Iglesia Bautista West Brownsville ha plantado 21 iglesias, incluidas cinco en Matamoros, México, a unas 12 cuadras de West Brownsville. La congregación de San Angelo ha plantado tres iglesias en Texas y en el extranjero, y tienen dos más planeadas en San Angelo para el próximo año. La mayoría de las iglesias son congregaciones en español, aunque algunas son iglesias en inglés.

Reconocer y orientar ese recurso desaprovechado requiere tiempo y la voluntad de serlo, dijo Contreras. Pero identificar y cultivar una nueva generación de pastores y líderes ministeriales fomenta el crecimiento en la iglesia y el alcance a la comunidad.

Trinidad y Navarro dijeron que los pastores no están llamados a servir a las personas en la construcción, sino a la comunidad que lo rodea.

“Muchos pastores creen que cuando tienen un llamado han sido llamados a la iglesia. Y eso no es cierto ”, dijo Trinidad. “Cuando Dios te llama a servir en una congregación, te está llamando a la comunidad, a la ciudad. Te está llamando por la ciudad ".  

Corresponsal de TEXAN
bonnie pritchett
Lo más leído

George Liele: un pionero del evangelio que ayudó a miles de personas a venir a Cristo

Una de las figuras más importantes en la historia de las misiones cristianas es un esclavo liberado de Georgia llamado George Liele. Aunque William Carey puede ser llamado el padre del movimiento misionero moderno, George Liele...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.