PRIMERA PERSONA: repensar la cooperación

Después de compartir un brunch del Día de la Madre con dos familias que se están dedicando fiel y sacrificadamente a la vida de nuestra iglesia, comencé a reconsiderar la cooperación. Mientras nos atiborrábamos de waffles y tocino crujiente, recordé los ricos beneficios que se derivan de la “forma bautista” del ministerio compartido (aparte de las cenas compartidas).

Tome mi brunch del Día de la Madre, por ejemplo. Joe y Amy Baumgardner se sentaron a mi izquierda. Son miembros de la Iglesia Bautista de Pittsburgh (PBC), una de las pocas iglesias bautistas del sur establecidas en Pittsburgh.

Digo “una de pocas” porque según la Asociación Bautista del Suroeste de Pensilvania, solo hay 60 iglesias para alcanzar una población de 3 millones de personas, de las cuales 2 millones se consideran sin iglesia. El sitio web de la asociación calcula que hay una iglesia de la CBS por cada 61,225 personas en el suroeste de Pensilvania. En Alabama, por ejemplo, ese número es una iglesia por cada 1,452.

Los Baumgardner, nativos de Pensilvania, han asistido a PBC durante seis años. Pero cuando los misioneros de la Junta de Misiones Norteamericanas Ken y Paula Cordray se mudaron a Steel City para plantar Living Faith Community Church (LFCC), los Baumgardner sabían que Dios los estaba llamando a cooperar con el comienzo de la nueva iglesia de alguna manera.

Entonces, cada dos domingos, la pareja asiste al servicio de adoración temprano en PBC, luego cruzan la ciudad para servir en la clase de preescolar y guardería de LFCC. Aunque los Baumgardner descubrieron una nueva forma de participar en misiones cooperativas sin dejar su iglesia local, el sacrificio de tal cooperación es alto.

A la mayoría de las personas no les gusta servir en el vivero de su propia iglesia, y mucho menos conducir por la ciudad para servir en el vivero de otra iglesia. (La dificultad de reclutar y mantener a los trabajadores de las guarderías de la iglesia da testimonio de ese hecho).

Además, considere a Dave y Kim Lenon, quienes se sentaron a mi derecha en nuestro brunch.

Los Lenon sirven actualmente en dos plantas de iglesias bautistas del sur separadas en Pittsburgh. Los domingos por la mañana, la pareja da la bienvenida a nuevos invitados en LFCC y los domingos por la noche animan a la Iglesia Doxa en un municipio cercano. Son saludadores, líderes, guerreros de oración, partidarios del ministerio, anfitriones de grupos pequeños y más.

Durante nuestra comida juntos, la pareja habló sobre el gozo que han experimentado al cooperar con ambas iglesias. Asimismo, LFCC "comparte" alegremente los Lenons con Doxa, porque su ministerio cooperativo ayuda a ambos ministerios a mostrar la gloria de Dios a una ciudad no alcanzada.

Pero para muchos bautistas del sur, "cooperación" es un término cargado. Si bien la cooperación es parte del rico tejido de nuestra herencia denominacional, también es una palabra que puede hacer que las generaciones más jóvenes se quejen. Eso es porque cuando les dices a los bautistas que necesitan cooperar más, algunos creen erróneamente que simplemente estás pidiendo más dinero.

Sin embargo, en la política bautista, la cooperación está verdaderamente ligada a las finanzas. El Programa Cooperativo de la SBC es EL principal mecanismo de donación unificado entre las 50,000 iglesias de la denominación, que ahora son para impulsar diversos esfuerzos misioneros. Evangelismo, discipulado, plantación de iglesias, ayuda ante desastres: el Programa Cooperativo permite que las iglesias pequeñas cumplan con la Gran Comisión a lo grande.

Personalmente, el resultado del ministerio compartido en la plantación de iglesias solo ha reforzado mi confianza en los mecanismos tradicionales de ministerio compartido de la CBS. Pero el tipo de cooperación sacrificada demostrada por los Baumgardner y Lenons es nuevo para mí.

Vivir en un área pionera, una región de América del Norte que aún no está saturada con el evangelio, me ha expuesto a la necesidad de un nuevo tipo de ministerio cooperativo. Descubrí una necesidad de cooperación que va más allá de dar dinero a causas buenas, incluso bíblicas. Descubrí una necesidad de cooperación que abarca más que establecer asociaciones para eventos especiales.

Las iglesias que cooperan con LFCC lo hacen sin ningún avance personal para su propio ministerio. No reciben ningún beneficio económico y una exposición ministerial absolutamente nula. No hay palmaditas en la espalda, no hay nuevos miembros potenciales y no hay "me gusta" adicionales en Facebook o seguidores en Twitter.

De hecho, gran parte de nuestro grupo central se formó cuando las iglesias del área, como Pittsburgh Baptist Church y Faith Community Church Lakeside, invirtieron en LFCC compartiendo voluntariamente con nosotros algunos de sus miembros activos y vibrantes. Según los estándares del mercado, esto significa que estas iglesias perdieron más de lo que ganaron.

¿Esas iglesias, que son iglesias pequeñas y medianas, extrañan a los miembros que sirven cada semana dentro de los muros de su propia iglesia? Sin duda alguna. ¿Estas iglesias ya cooperan con otras iglesias bautistas en misiones dando al Programa Cooperativo? Por supuesto. Esta importante medida de cooperación debe seguir siendo uno de los pilares únicos de nuestra identidad denominacional compartida.

Pero si los bautistas van a lograr ganancias mensurables en la Gran Comisión en esta generación, se necesitará una nueva visión de cooperación que se extienda más allá de las finanzas y las estrategias de crecimiento de la iglesia.

Hará falta que las iglesias bautistas del sur, y las personas que las componen, compartan e inviertan sus vidas en otras iglesias bautistas del sur a su alrededor. Este tipo de servicio desinteresado, que permite que florezca otra iglesia en lugar de la nuestra, suena contrario a la intuición. Pero al final, también lo hace el evangelio.

Si continuamos refinando nuestra percepción de la cooperación, quién sabe, tal vez algún día haya más iglesias bautistas del sur en Pittsburgh, y más seguidores de Cristo cooperando para construir la Gran Comisión.

—Melissa Deming es una ex editora gerente de TEXAN, esposa y madre de gemelos que bloguea en melissademing.com, donde apareció esta columna por primera vez.

Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.