El ministerio proporciona autos en préstamo para los misioneros

Se busca: una persona que ama al Señor para que se haga cargo de la operación de un ministerio bien establecido de tres décadas de antigüedad. También debe amar a los misioneros y desear ayudarlos en su obra de difundir el evangelio. No se requiere pasaporte. Y, oh, al individuo le deben gustar mucho los coches.

Como con cualquier producto o servicio que ha resistido la prueba del tiempo, la necesidad fue la madre de la invención, o más bien del ministerio, para Harvey Kneisel hace 32 años. Inspirado por sus propias experiencias y la sugerencia de un amigo, Kneisel creó la Fundación Macedonian Call. Pero hoy, a los 81 años, está listo para poner el ministerio y 26 juegos de llaves del auto en manos de otra persona.

“Tengo casi 82 ​​años. ¿Se va a caer al suelo cuando me vaya? Seguramente hay alguien menor de 81 años que ama a los misioneros ”, dijo Kneisel.

La Macedonian Call Foundation presta automóviles a misioneros extranjeros asignados en Estados Unidos en Texas o en los estados circundantes. La fundación da prioridad a los misioneros bautistas del sur. Como misioneros de la Junta de Misiones Internacionales en Asia durante 13 años, las licencias de Harvey y Charlene Kneisel estaban plagadas de largas listas de tareas pendientes incluso antes de dejar el campo. Una tarea costosa ya veces exasperante fue la adquisición de un automóvil durante su estadía en los Estados Unidos. La tarea no es diferente más de 30 años después.

Los permisos para los misioneros pueden durar algunas semanas o varios meses y existe la necesidad de transporte con cada viaje. Alquilar un vehículo tiene un costo prohibitivo y comprar un automóvil para tener que venderlo solo unos meses después suele ser una empresa que pierde dinero.

“Cada vez que nos íbamos, perderíamos entre $ 1,000 y $ 2,000”, dijo Kneisel sobre sus días de compra y venta de autos.

Después de retirarse de la IMB, Kneisel trabajó como ministro de misiones en la Primera Iglesia Bautista de Houston. Disfrutaba de la oportunidad de mantenerse en estrecho contacto con los misioneros, tanto a corto plazo como profesionales. Fue entonces cuando un amigo sugirió que Kneisel convirtiera su vieja frustración por el transporte en una oportunidad para el ministerio.

En 1980, después de consultar con amigos sobre la logística y el apoyo operativo, Kneisel adquirió su primer automóvil prestado: un Oldsmobile de 1967.

Dejando que se notara su sesgo automovilístico, Kneisel dijo: "Lo recorrimos durante decenas de miles de millas porque no se puede desgastar un Oldsmobile".

Los toyotas, admitió, también son vehículos duraderos.

Con 26 autos en la flota de MCF, "Eso es todo lo que puedo decir con gracia", dijo Kneisel, rechazando la idea de hacer crecer la flota.

Y esa gracia ha sido suficiente, dijo Kneisel. De los 1,439 préstamos en 32 años no ha habido accidentes con lesiones. Algunos de esos préstamos han sido para clientes habituales como Carla y Russell Minick, misioneros de IMB de licencia en Texas desde su puesto en Asia.

"Es una gran, gran bendición", dijo Carla Minick. La licencia de un año de la pareja termina en julio.

Dijo que la disponibilidad de un automóvil al llegar a Estados Unidos hace que el viaje sea aún más conveniente. Se necesita un automóvil desde el momento en que los misioneros llegan al aeropuerto hasta el momento en que parten. Con eso en mente, Kneisel incluyó un servicio de recogida y regreso al aeropuerto disponible por una tarifa.

La tarifa, agregó, solo se inició en abril en un esfuerzo por compensar el alto costo de la gasolina. Los misioneros también deben pagar una tarifa mensual de $ 100 para cubrir el costo del seguro. Los automóviles reciben mantenimiento y reparación de rutina cuando no están prestados, pero los misioneros son responsables del mantenimiento regular cuando el automóvil está en su poder.

Los Minicks han tenido que reemplazar tres neumáticos de su vehículo actual. Ese es un pequeño precio a pagar, dijo, en comparación con el gasto y la molestia de alquilar o comprar un automóvil. Y aunque el coche tiene 21 años, tiene poco kilometraje y "funciona muy bien".

La flota de MCF es mantenida por un mecánico “genio”, Alberto Largaespada. Kneisel dijo que Largaespada, que se gana la vida reparando autos, dedica su tiempo y atención a la flota, cobrando solo una fracción de lo que costaría una reparación estándar.

Kneisel dijo que Dios ha demostrado ser Jehová Jireh desde el establecimiento del ministerio y proporcionó a hombres como Largaespada y una junta directiva para apoyo y dirección. Desde el principio, Kneisel quiso operar el ministerio sin solicitar ayuda financiera. Dios, recordó haber dicho, proporcionaría los medios.

Kneisel conocía a innumerables personas que tenían un corazón para las misiones y querían ser parte de lo que se estaba haciendo en el extranjero. Se corrió la voz sobre la nueva organización sin fines de lucro en Houston y comenzaron a llegar donaciones, no solicitadas.

El segundo automóvil donado fue un Buick de 1961 con una junta de culata rota. La chatarra, como muchas otras formas de transporte donadas, resultó valiosa. La venta de dichos vehículos aporta los fondos necesarios para pagar el mantenimiento y la reparación de la flota.

A lo largo de los años, otras formas de transporte donadas incluyeron un avión Cherokee 150, un sedán BMW "casi nuevo", una motocicleta BMW (donada por un diácono) y un Buick de 1939 con solo 16,000 millas en el odómetro.

Una vez vendidas, las donaciones se tradujeron en 25 coches para la flota prestada. Kneisel dijo que aunque el automóvil BMW podría haberse usado en la rotación de préstamo, bromeó diciendo que los misioneros podrían no invocar una oferta de amor muy generosa después de su presentación sobre la vida austera en el campo si se los viera conduciendo el sedán de lujo de fabricación alemana.

Actualmente, Kneisel tiene almacenada una RV Rexhall Vision de 1997 de bajo kilometraje que está tratando de vender.

"Dios es bueno. Él ha proporcionado ”, dijo.

Kneisel espera seguir involucrado con MCF una vez que deje el liderazgo. Dijo que un individuo o incluso un grupo de personas podría hacerse cargo del ministerio con sede en Houston. Incluso le gustaría que el trabajo se expandiera a Dallas. Ministerios similares han tomado prestado el nombre de Macedonian Call Foundation, con el permiso de Kneisel, para establecer ministerios similares en otros estados.

El principal requisito para asumir el liderazgo de MCF es el amor por los misioneros y su trabajo y el aprecio por los automóviles.

Minick dijo que el amor de Kneisel por ambos ha sido obvio para ella.

“Son tan amables. Están muy entusiasmados con la cantidad de personas a las que han podido ayudar y cuántos autos hay en la flota ”, dijo.

Cualquier reemplazo debería apreciar el valor del ministerio para familias como la de ella. Tendría que ser "alguien que realmente vio cómo el aspecto del ministerio es una bendición", dijo.

Las personas o grupos interesados ​​en asumir el liderazgo de Macedonian Call Foundation o comprar la RV pueden llamar a Harvey Kneisel al 713-436-6092.

Corresponsal de TEXAN
bonnie pritchett
Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.