Traductores de historias bíblicas llevan el evangelio a los pueblos menos alcanzados

Bir Bahdur es un simple pastor de animales. A veces trabaja como jornalero. Es tranquilo y manso. Es inculto y de voz suave. No se considera calificado para compartir el evangelio, y mucho menos para enseñarlo. Muchos de sus compatriotas del sur de Asia tampoco lo creen así.

Pero la belleza del Evangelio es que trae valor a aquellos que la sociedad considera que no son dignos.

Bir Bahdur se convirtió en creyente al escuchar historias bíblicas que fueron traducidas a su idioma por una coalición de trabajadores de la Junta de Misiones Internacionales, traductores de Omega Training Partnership y otra organización internacional de traducción. Juntas, estas tres organizaciones forman un proyecto de traducción de la Biblia.

Después de escuchar y creer la verdad, supo que quería compartirla. Con el aliento de sus compañeros participantes y de los capacitadores de los talleres del proyecto, aprendió a crear y compartir historias bíblicas en el idioma de su corazón.

Empezó a contarles a las personas con las que se encontraba todos los días las historias bíblicas. Y la gente escuchaba.

“Él no está entrenado; no es profesional, pero conoce al Dios al que sirve”, dijo Royce Alyward, un trabajador de IMB que ayuda a dirigir la iniciativa de traducción. “Y él sabe cómo contar estas historias. Es al compartir esas historias que la Palabra de Dios ha salido”.

Bir Bahdur informó que varios de sus amigos profesaron fe en Cristo después de escuchar las historias.

Sin embargo, su influencia no se detuvo en que esos amigos simplemente creyeran. Discipuló intencionalmente a estos creyentes, y ahora, gracias a la influencia de Bir Bahdur, comenzaron dos iglesias en casas en su área remota.

La historia de Bir Bahdur no está sola. Royce y su esposa, Elsbeth, pueden contar historia tras historia de iglesias plantadas y vidas cambiadas gracias a este proyecto de traducción.

La idea detrás de este proyecto masivo de traducción de la Biblia es involucrar a los lugares menos alcanzados con el Evangelio. Llevar la Palabra de Dios al idioma del corazón de personas remotas ha fomentado la plantación y multiplicación de iglesias saludables.

Desde que esta coalición comenzó en 2013, Alywards dijo que el proyecto ha visto:

  • La finalización de los conjuntos de historias bíblicas en 23 idiomas entre muchos de los grupos de personas menos atendidos del sur de Asia.
  • Multiplicación de la evangelización y la plantación de iglesias autóctonas en estos 23 idiomas.
  • El inicio y avance de la traducción del Nuevo Testamento en 16 de estos 23 idiomas, con planes inminentes para comenzar la traducción en cuatro más.
  • Interacción continua de discipulado y enriquecimiento de la iglesia con iglesias en crecimiento en muchos de los pueblos menos alcanzados del sur de Asia.

La clave para ver realizada una obra de esta magnitud ha sido no solo la asociación entre las tres organizaciones, sino también el discipulado estratégico y el despliegue de creyentes nacionales.

“Esta tarea es demasiado grande para cualquiera”, dijo Elsbeth, “pero ciertamente es bíblico tener este tipo de colaboración entre organizaciones de ideas afines”.

Cuando los grupos se asociaron, se aseguraron de no duplicar el trabajo de los demás.

Ella continuó: “Estamos trabajando para ver que cada tribu, cada idioma pueda tener una presentación comprensible y apropiada del Evangelio en su idioma. Esta es una gran necesidad en esta área del sur de Asia donde hay tantos idiomas difíciles de alcanzar en áreas más difíciles de alcanzar”.

Compartir la carga alivia la carga de los trabajadores transculturales de aprender cada uno de los más de 100 idiomas que se hablan en su área.

“A medida que se incorpora un nuevo trabajador, aprender el idioma principal es una tarea enorme”, dijo Royce. “A medida que avanzamos, para un trabajador transcultural, eso puede ser muy intimidante.

“Una de las cosas que les estamos ayudando a comprender es que la adquisición del lenguaje es importante. Pero nosotros, como expatriados, no necesitamos aprender todos los idiomas del área. Necesitamos aprender los idiomas principales (como el hindi). Trabajamos con socios nacionales que son bilingües. Una vez que podemos comunicarnos con ellos en el idioma principal de su área, compartimos la carga con otros creyentes y aquellos que pueden ayudarnos a guiarnos en el idioma incluso antes de que lleguen a la fe”.

Esta intencionalidad de compartir la carga, específicamente con aquellos que aún no son creyentes, no solo le da un poco de alivio al trabajador de la IMB, sino que prepara al traductor para estar saturado con el Evangelio.

“Podemos examinar intencionalmente esas relaciones y ver cómo está obrando Dios”, dijo Elsbeth. “Vemos cómo la Palabra de Dios es tan efectiva, especialmente cuando la escuchan en el idioma que les habla al corazón”.

Algunos nombres pueden haber sido cambiados por razones de seguridad.

myriah snyder
Escritor / editor sénior
myriah snyder
Junta de Misiones Internacionales (IMB)
Lo más leído

Bautistas de Puerto Rico listos para el 'gran movimiento de Dios'

SAN JUAN, Puerto Rico—Los bautistas de Puerto Rico aprendieron sobre los esfuerzos de revitalización de la iglesia, se sintieron alentados en su cooperación y escucharon a varios líderes de la CBS en su reunión anual el 10 de febrero. “La unidad y transformación de vidas a través de...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.