Los feligreses valoran el tiempo a solas con Dios, la práctica varía

NASHVILLE—La mayoría de los feligreses protestantes pasan tiempo a solas con Dios al menos todos los días, pero hay una variedad en lo que hacen en ese tiempo y qué recursos usan.

De acuerdo a una estudio de Lifeway Research, casi 2 de cada 3 feligreses protestantes (65 por ciento) intencionalmente pasan tiempo a solas con Dios al menos diariamente, con 44 por ciento diciendo diariamente y 21 por ciento diciendo más de una vez al día. Mientras tanto, el 17 por ciento de los feligreses dicen que están a solas con Dios varias veces a la semana, y el 7 por ciento dice que una vez a la semana. Otros admiten estar a solas con Dios algunas veces al mes (5 por ciento), una vez al mes (2 por ciento), menos de una vez al mes (3 por ciento) o nunca (1 por ciento).

Este tiempo se ve diferente para diferentes feligreses, pero es más probable que hablen con Dios a través de la oración que lo escuchen a través de Su Palabra. Los feligreses oran con mayor frecuencia en sus propias palabras (83 por ciento), agradecen a Dios (80 por ciento), alaban a Dios (62 por ciento) o confiesan sus pecados (49 por ciento). Menos de 2 de cada 5 leen la Biblia o un devocional (39 por ciento). Menos repiten una oración establecida (20 por ciento), consideran las características de Dios (18 por ciento) o algo más (1 por ciento).

Pero si los feligreses leyeran algo durante su tiempo a solas con Dios, la mayoría leería una Biblia física (63 por ciento). Otros leerían la Biblia en un formato diferente, como una Biblia que incluye comentarios adicionales o pensamientos devocionales (25 por ciento) o Escrituras de una aplicación (20 por ciento). Menos de 1 de cada 3 dicen que leerían de un libro devocional que imprima algunas Escrituras (32 por ciento), y aún menos dicen que leerían de un libro devocional que no imprima las Escrituras (8 por ciento). Aún así, otros dicen que leerían un devocional de una aplicación (7 por ciento) o leerían algo más (3 por ciento).

Frecuencia de tiempo de silencio

Cuando se trata de pasar tiempo a solas con Dios, las mujeres (48 por ciento) son más propensas que los hombres (38 por ciento) a decir que es un hábito diario para ellas. Los del sur (49 por ciento) también se encuentran entre los más propensos a decir que pasan tiempo a solas con Dios todos los días. Uno de cada 4 bautistas (25 por ciento) dice que tiene tiempo a solas con Dios más de una vez al día. Y aquellos con creencias evangélicas (30 por ciento) son más propensos que aquellos sin creencias evangélicas (15 por ciento) a decir lo mismo. La asistencia a la iglesia también es un indicador de la frecuencia del tiempo devocional. Los que asisten a los servicios de adoración al menos cuatro veces al mes (26 por ciento) son más propensos que los que asisten de una a tres veces al mes (13 por ciento) a decir que pasan tiempo a solas con Dios más de una vez al día.

“Vemos un patrón en las Escrituras de seguidores de Dios retirándose para pasar tiempo a solas con Él. Jesucristo mismo también hizo esto”, dijo Scott McConnell, director ejecutivo de Lifeway Research. “La mayoría de los feligreses protestantes continúan esta interacción relacional con Dios y usan una variedad de recursos mientras lo hacen”.

Preferencias en la oración

Al pasar tiempo a solas con Dios, algunos prefieren orar con sus propias palabras, mientras que otros prefieren repetir una oración fija. Los feligreses más jóvenes, de 18 a 34 años (31 por ciento) y de 35 a 49 (26 por ciento), son más propensos que los de 50 a 64 (16 por ciento) y mayores de 65 (11 por ciento) a decir que repiten una oración establecida durante su tiempo a solas. con Dios. Y las personas de 50 a 64 años (85 por ciento) y mayores de 65 (89 por ciento) son más propensas que las de 18 a 34 (77 por ciento) y de 35 a 49 (77 por ciento) a decir que oran con sus propias palabras.

“Hay muchas razones para rezar una oración fija. Ya sea que alguien esté rezando la oración modelo que dio Jesús o repitiendo la misma petición a Dios todos los días, esto puede ser significativo”, dijo McConnell. “Al mismo tiempo, las Escrituras también registran Salmos y oraciones dentro de sus relatos narrativos que muestran cuán personales y directos podemos ser cuando hablamos con Dios en nuestras propias palabras”.

Las mujeres (86 por ciento) son más propensas que los hombres (79 por ciento) a orar con sus propias palabras. Y los del sur (86 por ciento) son más propensos a orar con sus propias palabras que los del noreste (77 por ciento).

Las creencias evangélicas y la frecuencia de asistencia a la iglesia también son factores en la forma en que una persona prefiere orar. Los que asisten a los servicios de adoración al menos cuatro veces al mes tienen más probabilidades de orar con sus propias palabras que los que asisten con menos frecuencia (85 por ciento frente a 79 por ciento). Pero aquellos que asisten a un servicio de adoración de una a tres veces al mes son más propensos que aquellos que asisten con más frecuencia a repetir una oración establecida (24 por ciento contra 16 por ciento). Aquellos con creencias evangélicas son más propensos que aquellos sin tales creencias a orar con sus propias palabras (92 por ciento contra 76 por ciento), mientras que aquellos sin creencias evangélicas son más propensos que aquellos que mantienen esas creencias a repetir una oración establecida (22 por ciento contra 16 por ciento). . dieciséis).

Preferencias en la práctica

Lo que significa pasar tiempo a solas con Dios varía de persona a persona. Pero hay algunos indicadores de qué prácticas son más importantes para diferentes grupos demográficos de personas. Mientras que las mujeres son más propensas que los hombres a decir que alaban a Dios (66 por ciento frente a 57 por ciento) o leen la Biblia o un devocional (42 por ciento frente a 36 por ciento), los hombres son más propensos que las mujeres a decir que consideran las características de Dios ( 21 por ciento versus 16 por ciento) cuando pasa tiempo a solas con Él.

Los feligreses mayores, entre 50 y 64 años (45 por ciento) y mayores de 65 años (42 por ciento), son más propensos que aquellos entre 18 y 34 (32 por ciento) y entre 35 y 49 (34 por ciento) de decir que leen la Biblia o un devocional. al pasar tiempo a solas con Dios. Y los mayores de 65 años son los menos propensos a decir que consideran las características de Dios (10 por ciento).

Las creencias evangélicas y las frecuencias de asistencia a la iglesia también son indicadores de las preferencias de una persona para pasar tiempo a solas con Dios. Los que asisten más a los servicios de adoración (cuatro o más veces al mes) son más propensos que los que asisten de una a tres veces al mes a alabar a Dios (67 por ciento frente a 53 por ciento), confesar pecados (55 por ciento frente a 38 por ciento) o leer de una Biblia o devocional (46 por ciento vs. 28 por ciento). Y aquellos que tienen creencias evangélicas son más propensos que aquellos que no tienen creencias evangélicas a agradecer a Dios (87 por ciento versus 74 por ciento), alabar a Dios (76 por ciento versus 51 por ciento), confesar pecados (64 por ciento versus 38 por ciento) o leer de la Biblia o un devocional (52 por ciento versus 29 por ciento). Pero aquellos sin creencias evangélicas son más propensos que aquellos con creencias evangélicas a considerar las características de Dios (20 por ciento contra 15 por ciento).

“Un anterior estudio de discipulado de Lifeway Research mostró que alabar y agradecer a Dios es uno de los cinco principales predictores de una alta madurez espiritual”, dijo McConnell. “Esta es una práctica generalizada entre los feligreses cuando están a solas con Dios”.

Preferencias sobre los recursos

Varios factores influyen en lo que un feligrese quiere leer cuando pasa tiempo a solas con Dios. Los feligreses adultos más jóvenes (de 18 a 34 años) son los más propensos a leer las Escrituras desde una aplicación (40 por ciento) y los menos propensos a leer de un libro devocional que imprime algunas Escrituras (21 por ciento). Y las mujeres son más propensas que los hombres a decir que preferirían leer un devocional desde una aplicación (9 por ciento frente a 4 por ciento).

“Los cristianos de hoy tienen más recursos que nunca para ayudarlos a pasar tiempo con Dios y Su Palabra”, dijo McConnell. “A medida que se crean nuevos recursos, pueden animar a alguien que, sin esa innovación, no habría pasado tiempo con Dios. Pero también existe una fuerte relación entre pasar tiempo a solas con la Palabra de Dios y adorar frecuentemente con otras personas que pueden animarte en tu caminar con Dios”.

Aquellos con creencias evangélicas son más propensos que aquellos sin creencias evangélicas a decir que leerían de la Biblia (78 por ciento versus 52 por ciento) si estuvieran leyendo algo en su tiempo a solas con Dios. Y aquellos sin creencias evangélicas son más propensos que aquellos con creencias evangélicas a decir que leerían de un libro devocional que no imprima las Escrituras (11 por ciento contra 3 por ciento) o Escrituras de una aplicación (22 por ciento contra 17 por ciento). Mientras que los que asisten a un servicio de adoración al menos cuatro veces al mes son más propensos que los que asisten de una a tres veces al mes a decir que leerían la Biblia en su tiempo devocional (70 por ciento versus 52 por ciento), aquellos que asisten a uno a tres veces al mes son más propensos que los que asisten con más frecuencia a decir que leerían un devocional desde una aplicación (9 por ciento frente a 5 por ciento).

Corresponsal
marissa postell
Investigación de Lifeway
Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.