La conciencia sobre las enfermedades mentales está aumentando en las bancas y el púlpito, muestra un estudio de Lifeway Research

NASHVILLE, Tenn. — La mayoría de los pastores han visto enfermedades mentales en sus bancas, mientras que algunos las han visto en ellos mismos.

A Estudio de Lifeway Research explora las experiencias de los pastores protestantes estadounidenses con enfermedades mentales y qué tan bien equipadas están sus iglesias para responder a quienes necesitan ayuda.

La mayoría de los pastores (54%) dice que en las iglesias donde han servido como personal, han conocido al menos a un miembro de la iglesia que ha sido diagnosticado con una enfermedad mental grave como depresión clínica, trastorno bipolar o esquizofrenia. La mayoría de esos pastores tenían experiencia con un pequeño número de miembros: 18% dice 1-2 y otro 18% dice 3-5. Menos pastores dicen haber conocido 6-10 (8%), 11-20 (5%) o más de 20 (6%). Alrededor de un tercio (34%) dice que ninguno de los miembros de su iglesia ha sido diagnosticado con una enfermedad mental grave, mientras que el 12% no lo sabe.

“Se está produciendo un cambio generacional saludable, ya que es mucho más probable que los pastores jóvenes y de mediana edad se hayan encontrado con personas en la iglesia con enfermedades mentales graves que los pastores de mayor edad”, dijo Scott McConnell, director ejecutivo de Lifeway Research. “Sin embargo, no está claro si la presencia de personas con enfermedades mentales difíciles está aumentando entre los miembros de la iglesia o si simplemente se han sentido más cómodos compartiendo su diagnóstico con pastores más jóvenes”.

Los pastores de 65 años o más (46 %) y los que no tienen un título universitario (52 %) son más propensos a decir que no han conocido a ningún miembro de la iglesia con una enfermedad mental grave.

El veintiséis por ciento de los pastores protestantes de EE. UU. dicen que han luchado personalmente con algún tipo de enfermedad mental, incluido el 17% que dice que fue diagnosticado y el 9% que dice que lo experimentaron pero nunca fueron diagnosticados. Tres cuartas partes (74%) dicen que nunca han tenido una enfermedad mental.

Comparado con un Estudio de investigación Lifeway 2014, un número similar de pastores hoy en día dicen que ellos mismos han soportado enfermedades mentales (26% vs. 23%). Sin embargo, ahora más pastores dicen que han sido diagnosticados (17% vs. 12%).

“Durante la pandemia de COVID-19, muchos estadounidenses han enfrentado desafíos en su salud mental”, dijo McConnell. “Hoy en día, más pastores buscan ayuda profesional, como lo demuestra el diagnóstico de enfermedades mentales en más personas. Los pastores más jóvenes son los más propensos a decir que han soportado una enfermedad mental”.

Los pastores menores de 45 años (37%) son más propensos a decir que han luchado con algún tipo de enfermedad mental.

ayuda de la iglesia

Es posible que los feligreses no escuchen sobre enfermedades mentales con frecuencia desde el púlpito, pero la mayoría de las iglesias escucharán sobre el tema al menos una vez al año de boca de su pastor.

Seis de cada 10 pastores protestantes de EE. UU. dicen que hablan con sus iglesias sobre enfermedades mentales agudas o crónicas en sermones o mensajes de grupos grandes al menos una vez al año, incluido el 17% que menciona el tema una vez al año. Para más de 2 de cada 5 pastores, el tema surge varias veces al año, con un 30 % que dice que habla de ello varias veces al año, un 9 % que dice una vez al mes y un 4 % que dice varias veces al mes.

Otros pastores cubren el tema con mucha menos frecuencia, con un 26 % que dice que rara vez lo mencionan y un 11 % que nunca habla de eso. Otro 3% no está seguro.

Es más probable que los pastores aborden el tema en un grupo grande hoy que en 2014, cuando el 49 % dijo que rara vez o nunca hablaban al respecto. Hace ocho años, el 33 % mencionaba el problema varias veces al año o más, en comparación con el 43 % actual.

“Si bien el pastor típico no ha experimentado una enfermedad mental, está enseñando de manera proactiva sobre esta necesidad y siente la responsabilidad de ayudar”, dijo McConnell. “Si bien la predicación sobre enfermedades mentales es la norma e incluso más pastores sienten que su iglesia es responsable de ayudar a los enfermos mentales, el 37% de los pastores rara vez o nunca lo mencionan desde el púlpito”.

Más allá de hablar de ello desde el púlpito, 9 de cada 10 pastores protestantes de EE. UU. (89 %) dicen que las iglesias locales tienen la responsabilidad de brindar recursos y apoyo a las personas con enfermedades mentales y sus familias. Pocos pastores (10%) no están de acuerdo.

Cuando se les preguntó sobre los tipos específicos de atención que brindan sus iglesias a quienes padecen enfermedades mentales o sus familias, más de 4 de cada 5 pastores dicen que ofrecen algo. Casi 7 de cada 10 (68%) dicen que su iglesia mantiene una lista de expertos a quienes pueden referir personas. Dos de cada 5 (40%) tienen un plan para apoyar a las familias de las personas con enfermedades mentales. Alrededor de una cuarta parte dice que brindan capacitación para animar a las personas con enfermedades mentales (26 %), ofrecen programas como Celebrate Recovery (26 %) u ofrecen seminarios temáticos sobre depresión o ansiedad (23 %). Cerca de 1 de cada 5 brinda capacitación para que los líderes identifiquen los síntomas de la enfermedad mental (20 %), albergan grupos en su comunidad que ayudan a las personas con enfermedades mentales (20 %) o tienen un consejero en el personal capacitado en enfermedades mentales (18 %). Otro 7% dice que proporciona otro recurso.

“En los años entre estudios, más iglesias han desarrollado planes para apoyar a las familias de personas con enfermedades mentales. Algunos más ofrecen capacitación para que los líderes identifiquen síntomas de enfermedades mentales y organizan grupos como la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales”, dijo McConnell. “La forma más común y más temprana para que una iglesia atienda a alguien con una enfermedad mental es tener una lista de expertos en salud mental a quienes referir a las personas. Sin embargo, casi un tercio de las iglesias no tienen esa lista”.

Los pastores más jóvenes, de 18 a 44 años, (9%) son los menos propensos a decir que no proporcionan ninguno de los recursos potenciales. Los pastores de iglesias con menos de 50 asistentes (24%) son los más probables.

Como es más probable que los pastores digan que tienen una lista de referencias en su iglesia, la mayoría dice que están preparados para identificar cuándo alguien necesita ser referido a un experto. Casi 9 de cada 10 pastores (86%) están de acuerdo en que se sienten equipados para identificar cuándo una persona está lidiando con una enfermedad mental aguda o crónica que puede requerir una derivación a un profesional médico, con un 34% totalmente de acuerdo. Pocos (12 %) no se sienten equipados y el 1 % no está seguro.

El porcentaje de pastores que se sienten equipados ha aumentado ligeramente desde 2014, cuando el 81 % dijo que se sentía capaz de identificar y derivar.

Para obtener más información, consulte el informe completo y visitar LifewayResearch.com.

 

Editor Online
aarón condes
Forma de vida
Lo más leído

Dilbeck dice que el pastoreo y la mayordomía son clave en su nuevo cargo como presidente de GuideStone

NASHVILLE (BP)—En su nuevo cargo como presidente y director ejecutivo de GuideStone Financial Resources, el objetivo de Hance Dilbeck es combinar las lecciones que aprendió como pastor de una iglesia local con los valores de la organización. Dilbeck se convirtió...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.