Los equipos de SBTC DR, con el sobreviviente de COVID, sirven en la inundada Louisiana, donde 'todos necesitan un abrazo'

Vince Rowe, voluntario de SBTC DR, habla con una mujer de Lake Charles cuyo automóvil se atascó en una acera de concreto. Rowe ayudó a la mujer a desalojar el vehículo de manera segura y oró con ella. Foto de Debby Nichols

LAKE CHARLES Hace unos meses, Shirley Mills nunca hubiera imaginado desplegarse con un equipo de Ayuda en Desastre de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas en Louisiana. El hombre de 73 años de Redwater, Texas, tenía problemas para caminar y respirar.

Mills pasó tres meses en el hospital Christus St. Michael en Texarkana luchando contra el COVID desde octubre hasta diciembre de 2020, incluidas nueve semanas en un ventilador. Su médico la llamó su "dama milagrosa" después de que la sacaron de la máquina, diciéndole al esposo de Mills que no esperaba que ella sobreviviera.

Siguió una rigurosa terapia física y ocupacional. Mills recordó que no podía hacer más que sentarse en el borde de la cama del hospital llorando mientras un terapeuta le recordaba Filipenses 4:13, que podía hacer "todas las cosas en Cristo". Al principio, solo pudo arrastrar una pierna. Al día siguiente dio un paso. Al día siguiente logró tres pasos. Luego cinco. Luego nueve.

Después de su alta, la terapia continuó en casa durante meses.

Cuando la amiga de Mills, Debby Nichols, le pidió que se desplegara con SBTC DR a principios de junio luego de inundaciones récord en el noroeste de Louisiana, Mills sabía que no podía trabajar en un equipo de alimentación como lo había hecho antes. Eso sería demasiado agotador.

Pero podía caminar y acompañar a Nichols como capellán y asesora.

Mills y Nichols se unieron a Vince Rowe de Gladewater para evaluar las casas dañadas frente a Louisiana Avenue en Lake Charles después de que las lluvias masivas generaron inundaciones, inundando un área que aún se tambalea por los huracanes Laura y Delta de 2020.

Zona muy afectada

No fue un despliegue típico, dijo Nichols al TEXAN. Southwest Louisiana Recovery estableció una cámara de compensación, asignando hogares para evaluación y distribuyendo órdenes de trabajo. Un equipo de recuperación de SBTC DR de Bonham, dirigido por Monte Furrh, ya estaba ocupado limpiando casas.

Algunas de las solicitudes de ayuda se remontan al huracán Laura, dijo Nichols. Cuando Nichols, Mills y Rowe se quedaron sin casas para evaluar, el comandante de incidentes de Louisiana Baptist DR les indicó que caminaran por los vecindarios y ofrecieran servicios de capellanía.

Con la ayuda de dos voluntarias de Michigan Baptist DR, Carla Strunk y Anita Parks, comenzaron a hacer precisamente eso el 1 de junio y continuaron al día siguiente después de que los voluntarios de Michigan partieron hacia casa.

Con instrucciones de no tocar puertas, los equipos condujeron y caminaron por los vecindarios en busca de personas con quienes hablar.

“Simplemente bajamos por la calle. Si veíamos a alguien sentado afuera o caminando, nos deteníamos y lo visitábamos ”, dijo Nichols.

Trayendo esperanza

La primera parada del equipo el 1 de junio resultó sorprendente.

Un hombre y una mujer estaban sentados debajo de su cochera, mirando su patio lleno de escombros lleno de artículos arrastrados afuera para secar. Nichols se acercó con unas bolsas de plástico que contenían bocadillos y agua embotellada.

"¿Puedo traerte algo?" Preguntó Nichols.

"Sí, puede traerme algo de esperanza", respondió la mujer, cuyo nombre era Janice.

“Puedo traerles esperanza”, respondió Nichols, sosteniendo el folleto de SBDR “Hope in Crisis” que sacó de una bolsa de refrigerios.

Janice estaba atónita. La familia había sufrido daños a causa de Laura, reventado tuberías de agua por el congelamiento invernal y ahora daños causados ​​por las inundaciones. El padre de la mujer había muerto en diciembre; ella había perdido su trabajo. Aunque era una creyente, admitió que estaba luchando.

“Esto es cosa de Dios”, dijo Janice. "No puedo creer que me hayas traído esta cosa que dice esperanza cuando la necesito".

Nichols le aseguró a Janice que su esperanza estaba en Cristo mientras oraban juntos.

Animales en globo y el evangelio

Ese día, los equipos rezaron con 28 personas.

“Rezamos con todos. Nadie nos rechazó ”, dijo Nichols, y señaló que muchos ya eran creyentes.

El talento de Vince Rowe para hacer animales con globos atrajo el interés de jóvenes y mayores por igual.

Intrigados por el arte de Rowe, dos hombres afroamericanos de unos veinte años que caminaban por McCall Street se detuvieron a charlar. Rowe, un plantador de iglesias y ex pastor, había estado presentando el evangelio usando animales con globos desde 1999, cuando empleó el método por primera vez en un viaje misionero a Honduras.

"Salté de la camioneta y les pregunté a los muchachos si querían un globo", recordó Rowe. Les entregó a los jóvenes un globo desinflado y uno de ellos preguntó en broma por qué no venía con aire.

Rowe respondió, mientras se inflaba y luego comenzaba a girar el globo en forma de cachorro, que la gente pasa por giros y luchas en la vida. Cada vez que giraba el globo, Rowe mencionaba una prueba: el huracán Laura, el huracán Delta, las inundaciones, etc.

Finalmente, al mostrar el animal terminado, Rowe explicó que después de los giros y pruebas de la vida, podemos "dar un paso atrás y ver cómo Dios nos ha formado y moldeado en algo que él puede usar".

Rowe presentó el plan de salvación y "ambos se salvaron en la calle". Los jóvenes dijeron que de vez en cuando asistían a la iglesia con sus madres y abuelas, y Rowe expresó su confianza en que ahora harían de ir a la iglesia un hábito.

Los animales del globo también atrajeron al joven Landon y a su hermana pequeña. Rowe visitó al niño durante la mañana del 2 de junio. Cuando Rowe le preguntó quién era Dios, Landon respondió: "Dios es mi Padre", y luego se corrigió: "Dios es mi padre". la primera Padre."

Más tarde esa tarde, Landon volvió a encontrar a los voluntarios de RD después de la escuela, esta vez trayendo a varios amigos jóvenes a buscar animales.

Mientras Rowe trabajaba con globos y hablaba de Jesús, una niña de 11 años expresó su deseo de ser salva. Después de que dos de sus novias le explicaron más el evangelio, ella oró para recibir a Cristo.

'Ahora ella es una hija de Dios'

No fueron solo los capellanes quienes marcaron una diferencia espiritual en las vidas de los sobrevivientes.

Cuando el equipo de recuperación de Furrh arregló las casas de los oficiales de policía, una mujer, una recién graduada universitaria de 28 años con un título en aplicación de la ley, admitió ante los voluntarios que había estado pensando en el Señor durante algún tiempo, pero que no lo hizo. saber qué preguntar o qué necesitaba hacer para ser salva.

“Oramos con ella y ella le pidió a Jesús que entrara en su vida”, dijo Furrh. "Ahora es una hija de Dios".

También lo es Mike, un vagabundo que Rowe conoció cuando se detuvo frente a una tienda de conveniencia en el camino de regreso a Texas.

Al ver a Mike en la acera, Rowe se sentó y le habló, preguntándole si sabía dónde pasaría la eternidad.

Mike admitió que sabía las opciones que tendría después de la muerte.

"¿Te gustaría que el cielo fuera la opción que tienes?" Rowe preguntó, explicando el evangelio después de que Mike dijo que sí. Las lágrimas surcaban el rostro del hombre, cayendo sobre sus tatuajes de lágrimas, mientras depositaba su confianza en Jesús.

El amigo de Mike, Skillet, no fue tan receptivo. Le dijo a Rowe que se había criado en un hogar cristiano y que su familia vivía hasta los noventa, por lo que creía que tenía tiempo. Rowe le dio a Mike una Biblia y oró por los jóvenes antes de regresar al vehículo para regresar a casa.

El director de SBTC DR, Scottie Stice, confirmó que el equipo de Bonham llegó a Lake Charles el 23 de mayo y se quedó hasta el 1 de junio, mientras que los capellanes regresaron a casa el 3 de junio.

“Esperábamos un despliegue más largo, pero el trabajo fue rápido, y Louisiana Baptist DR aconsejó a nuestros equipos de recuperación que se retiraran”, dijo, y agregó: “Nos complació ir a Lake Charles y ayudar a la gente. Ha sido difícil ser residente del oeste de Luisiana con tantos eventos climáticos peligrosos ".

De su primera incursión post-COVID en la capellanía de la República Dominicana, Mills dijo: “Dios nos coloca donde debemos estar”, y agregó: “No fui capacitada formalmente en capellanía, pero estoy preparándome para capacitarme en ella. Si [los sobrevivientes] solo reciben un abrazo, les ayuda. Todo el mundo necesita un abrazo ".

Lo más leído

El destacado novato de los Texas Rangers, Carter, proclama 'Jesús ganó'

ELIZABETHTON, Tennessee (BP)—Jason Holly, ministro juvenil de la Primera Iglesia Bautista en Elizabethton, recuerda cuando el jardinero novato de los Texas Rangers, Evan Carter, era un niño que jugaba en la liga local de fútbol americano Grasscutter para niños de 6 a 8 años. Holly tenía un...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.