Recordando a Harvey un año después, las multitudes se reúnen para orar y alabar

SURESTE DE TEXAS: hace un año, el huracán Harvey arrasó la costa del Golfo de Texas, primero azotó Rockport y Port Aransas con vientos destructivos, luego se estancó en Houston durante tres días antes de trasladarse al Triángulo Dorado con lluvias de hasta 60 pulgadas, desplazando a miles de personas. .

El último fin de semana de agosto se llevaron a cabo reuniones separadas para conmemorar el aniversario del desastre en las iglesias de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas, en el orden de las tres conmemoraciones que siguen el camino de Harvey a través de Rockport, Humble y Beaumont. 

Cada evento contó con perros calientes, juegos al aire libre, conos de nieve, música y oradores, explicó Wally, asociado de SBTC Disaster Relief (DR) Leyerle en la descripción de las fiestas de barrio.

Kevin Muilenburg, pastor de la iglesia Coastal Oaks, dio la bienvenida a la multitud de alrededor de 100 reunidos afuera del gimnasio de la iglesia de Rockport el sábado 25 de agosto.

Era un poco diferente estar parado en este estacionamiento hace un año, pero todavía estamos en el proceso de recuperarnos de Harvey. Solo quiero agradecer a la Convención de los Bautistas del Sur de Texas, su equipo de socorro en casos de desastre, todo lo que han hecho para ayudarnos ”, dijo Muilenburg, refiriéndose no solo a la asistencia general de RD, sino también a la ayuda que él y su familia le brindaron personalmente. después de que su casa fuera dañada.

Haciendo un gesto hacia el gimnasio, recordó a la multitud que el papel de Coastal Oaks era "estar disponible" siguiendo a Harvey y que el gimnasio servía como centro de distribución de suministros de socorro mientras la iglesia albergaba voluntarios y enviaba equipos de trabajo.

"Estamos aquí", dijo Muilenburg, citando Mateo 5 y afirmando: "Nuestro deseo es simplemente ser las manos y los pies de Jesús, ser lo que Él quiere que seamos y estar disponibles en la comunidad".

Muilenburg agradeció a Dios por la oportunidad y agradeció a los voluntarios de RD que asistieron a la celebración antes de presentar a Jim Richards, director ejecutivo de SBTC, quien dio el primero de los tres mensajes evangelísticos que entregaría en los eventos.

Richards habló de Lucas 8: 23-27. Jesús tuvo su ministerio en el mar de Galilea, señaló, y llamó a los discípulos "hombres valientes" que desafiaron los peligros del mar pero temieron ante las tormentas.

“Y así es en nuestras vidas que las tormentas también nos llegan. El huracán Harvey tocó tierra hace un año hoy ”, recordó Richards a la multitud, enumerando el costo de la tormenta: 125 mil millones de dólares en daños en la parte sur de Texas, 190,000 hogares dañados, 88 vidas perdidas.

“Cuando Jesús esté en la barca, no debemos tener miedo de la tormenta”, proclamó.

Al explicar el evangelio, Richards le dijo a la multitud: “Debemos darle nuestras vidas. Es lo que la Biblia llama arrepentimiento. Y debemos creer. Debemos confiar en él, creer en su palabra de que nos perdonará nuestros pecados y vivirá en nuestras vidas ".

Posteriormente, Muilenburg dirigió un tiempo de oración.

Al día siguiente, 26 de agosto, 200-225 personas se reunieron en la Primera Iglesia Bautista de Humble, donde Rick Whitaker, pastor ejecutivo, agradeció al SBTC y dio la bienvenida a la multitud por unirse para lo inusual: "celebrar un desastre".

Whitaker recordó haber pasado la noche en la iglesia cuando ocurrió el desastre y caminar por el estacionamiento lleno de agua con la esperanza de evitar la electrocución.

“Vimos a la gente reunirse como nunca antes lo habíamos visto”, dijo, enfatizando el papel de las iglesias en la respuesta a la crisis. “Esta área no recibió toda la fuerza del apoyo del gobierno. Se contará la historia de que fueron las iglesias las que dieron un paso al frente. No solo una iglesia, sino muchas iglesias dieron un paso al frente ".

Whitaker presentó a Cameron Whitley, pastor de West Lake Church of Houston, quien calificó la ocasión como “una gran oportunidad para que nosotros como iglesia nos unamos y recordemos cómo Dios unió no solo a las personas, sino cómo Dios unió a su iglesia en torno a la misión de su reino. . "

No solo aumentaron las aguas de la inundación, sino que “la iglesia se levantó en un gran esfuerzo de colaboración que mostró el corazón de Dios”, dijo Whitley, reconociendo a aquellos que fueron parte del esfuerzo de ayuda.

Richards habló a continuación, agradeciendo a FBC Humble ya todos los que vinieron a "disfrutar de la agradable y fresca humedad de Houston", antes de explicar el trabajo de SBTC DR y alentar la participación.

 "Harvey era un visitante no deseado y no deseado", dijo Richards, al presentar su texto de Lucas 19: 1-10, donde Jesús, un "visitante bienvenido" en Jericó, se reunió Zaqueo.

Tal como Jesús vio Zaqueo“Entonces él nos ve”, dijo Richards, explicando el evangelio y emitiendo una invitación: “Él ofrece a todo el que quiera recibirlo, la vida eterna. Sí, Jesús nos conoce ”.

Un evento del 27 de agosto en la Iglesia Bautista Calvary en Beaumont marcó la conmemoración final de Harvey.

Nathan Cothen, pastor de Calvary Baptist, inició la celebración hablando a una multitud de 250 desde lo alto de un remolque que la iglesia usó para transportar equipo pesado después de la tormenta.

“Estoy agradecido esta noche de estar usando el mismo tráiler aquí en una pequeña celebración de lo que el Señor ha hecho”, dijo Cothen. “Si le preguntara a alguien aquí si desea que Harvey nunca sucediera, todos diríamos que sí, pero permítanme contarles un pequeño secreto: hubo personas que llegaron a conocer a Jesucristo como su Señor y su Salvador en Harvey que nunca hubiera sido de otra manera ".

Richards hizo una presentación del evangelio de Lucas 8: 22-25, relatando cómo Dios usó una tormenta para hacer que otros conocieran a Jesús.

Aunque el desastre fue catastrófico, dijo Cothen, enseñó a las personas afectadas que la vida no se trata de las cosas que tienes, sino de las relaciones que tienes con los demás.

“Hemos vivido según el dicho, 'la vida seguirá, pero nunca volverá a ser la misma' durante todo este proceso”, dijo.

Cothen describió cómo Dios había permitido a su iglesia ayudar a otros, ofreciendo un ejemplo: “Después de Harvey, conocimos a una pareja que nunca conoció a Jesús. Les llevamos comida y ayudamos durante su tiempo de necesidad y terminaron recibiendo a Cristo y ahora son parte de la iglesia ”.

Unas 250 iglesias SBTC informaron daños por el huracán Harvey, señaló Richards. “A algunos les volaron los techos, otros sufrieron daños por inundaciones, pero todos los afectados [experimentaron] un impacto inmediato en la forma en que hicieron el ministerio”, dijo.

Muchas casas dañadas pertenecían a pastores y personal de la iglesia que necesitaban cuidar de sus congregaciones. El SBTC lanzó una estrategia para restaurar pastores e iglesias para que pudieran enfocarse en el ministerio.

“Nuestra estrategia era ir y traer a los pastores de regreso a su casa primero, luego ayudaríamos a la iglesia a volver a funcionar para que pudieran ayudar a su comunidad”, explicó Richards.

El SBTC pudo dar alrededor de tres millones de dólares a través de donaciones para aliviar el sufrimiento y la dificultad que atravesaron estos pastores e iglesias, agregó.

Morgan Collier y Jane Rodgers
Lo más leído

Bradford nombrado decano del Texas Baptist College

FORT WORTH—Carl J. Bradford, profesor asistente de evangelismo y ocupante de la Cátedra de Evangelismo Malcolm R. y Melba L. McDow, ha sido nombrado decano del Texas Baptist College, la escuela de pregrado de Teología Bautista del Suroeste...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.