Todavía necesitamos el Programa Cooperativo

¿Alguna vez ha estado en un edificio antiguo donde algunas secciones eran imposibles de calentar o enfriar a un nivel cómodo? Muchas iglesias tienen áreas que se han subdividido o agregado de modo que alteran irreparablemente el esquema de HVAC original. Agregar una pared aquí o un ala allá suena bien, tal vez fácil, pero a menos que se haga deliberadamente, la clase de Mary-Martha usará parkas en junio y julio, y tal vez rezará los salmos imprecatorios contra el administrador de la instalación. Congelar la clase de mujeres nunca fue parte del plan y, sin embargo, muchas iglesias tienen salas que hacen precisamente eso.    

La estructura de las organizaciones puede acumular el mismo tipo de problemas. Las oportunidades de hoy sugieren respuestas que se convertirán en las crisis del mañana, un mundo sin fin. Mire las capas discernibles en las políticas o estatutos de la iglesia y es posible que vea un ejemplo. En ese lugar donde cambia el tipo de letra, a menudo encontrará reglas más nuevas generadas por una necesidad de hace mucho tiempo, pero que no concuerdan exactamente con las regulaciones anteriores o posteriores. Nadie pretendía la confusión, pero aún así ...

Así que no debería sorprendernos ver que suceda en la SBC. Los mensajeros de la Convención aprobaron un informe en 2010 que tenía la intención de centrarse más en las misiones. El informe del Grupo de Trabajo del Resurgimiento de la Gran Comisión contenía sugerencias de gran importancia para todos los niveles de nuestra denominación, pero particularmente las convenciones estatales. Y todo esto se hizo con la esperanza de que se pusiera más énfasis en la plantación de iglesias y las misiones en el extranjero. Por supuesto, eso requeriría más dinero asignado para esos fines. Y dado que enseñar la mayordomía a los miembros de nuestra iglesia es una solución a largo plazo, la reasignación de los fondos existentes ha sido el enfoque principal de nuestra discusión desde 2010.  

Espero que algunos de estos cambios den buenos frutos. En medio de ellos, advertiría contra las herramientas o sistemas dañinos involuntariamente que respaldan cada cosa cooperativa que hacemos. Principalmente debido a los cambios que está realizando la NAMB, cada convención estatal se ve afectada por el intento de concentrar más recursos en la plantación de iglesias y las misiones en el extranjero. Algunas convenciones están recortando personal para facilitar el trabajo misionero más allá de sus límites. Otros están respondiendo a sus propios grupos de trabajo aumentando gradualmente el porcentaje de CP que envían fuera del estado. En algunos casos, estos aumentos son más aparentes que reales, pero en general, nuestro énfasis en la financiación se está moviendo hacia los confines del mundo. Una convención estatal ha recortado su asignación a instituciones afiliadas dentro del estado para que puedan asignar dinero a la Junta de Misiones Internacionales. Como parte adicional de su cambio de prioridades, pidieron en febrero que el Comité Ejecutivo de la SBC transfiera dinero de los seminarios de la SBC a la IMB. Esa sugerencia se presentó cortés y apropiadamente.

Tengo algunas preocupaciones de que la urgencia de cambiar nuestros recursos junto con la urgencia de mantener una parte de los ministerios de las convenciones estatales dentro de sus propias “Judeas” resultará en una versión de nuestro Programa Cooperativo que ya no funcionará. Algunas convenciones estatales pueden, por ejemplo, eximir parte de sus recibos no designados de la cantidad elegible para compartir con el resto del SBC. Esta exención hace que parezca que han aumentado sus donaciones cuando en realidad no lo han hecho. El dinero utilizado para el papel estatal o la educación misionera o la promoción de CP / mayordomía podría salir de la parte superior, de modo que en lugar de dar el 40 por ciento de una cantidad mayor, la convención está dando el 50 por ciento de una cantidad menor. La idea, que no es nueva, es que algunos ministerios de convenciones estatales ya benefician tanto a la denominación nacional como a la estatal. El punto es posiblemente cierto y atractivo para más convenciones, ya que los pastores claman por convenciones para acercarse a una división 50/50 con la SBC. La forma en que se puede entender la historia entre las iglesias constituyentes es que la convención ha aumentado algo que no ha aumentado. Donde eso sucede, la definición del Programa Cooperativo ha cambiado sutilmente y su credibilidad se ha degradado.  

Una segunda preocupación es que desfinanciaríamos impulsivamente aspectos cruciales de nuestro ministerio, los seminarios, por ejemplo, a favor de aumentos rápidos en la plantación de iglesias o misiones en el extranjero. Este es un atajo que solo funcionará por un tiempo. Si Jesús se demora una década o dos después de que hagamos tal movimiento, nos enfrentaremos a una escasez de plantadores de iglesias y misioneros bautistas del sur capacitados. Tal vez tengamos personas capacitadas y tal vez tengamos personas que entiendan a los bautistas del sur listas para comenzar, pero tendremos menos que sean ambos. Recorte un 10 o 20 por ciento del dinero disponible para los seminarios y tendrá menos graduados capacitados porque tendrá entre uno y tres seminarios de la SBC menos. Las más pequeñas de estas instituciones que dependen mucho del PC tienen muy poco margen para permitir recortes de fondos.

Ya sea mediante el aumento de designaciones, la redirección de fondos o cualquier otra acción que proteja a una institución a expensas de toda nuestra empresa misionera, lamentaremos haber debilitado el Programa Cooperativo. No es reconfortante pensar que solo lo lamentaremos cuando sea demasiado tarde para reconstruirlo.

El Programa Cooperativo no es nada especial a menos que sea una distribución no designada a un presupuesto unificado. Los esfuerzos para cambiar esta definición han existido durante aproximadamente 20 años, pero donde ese punto de vista ha prevalecido, el resultado ha sido algo que no es realmente el Programa Cooperativo y algo menos Bautista del Sur.

Somos bautistas por lo que creemos acerca de Dios y su evangelio. Somos bautistas del sur debido a cómo nos hemos comprometido a cooperar para la evangelización mundial. Una vez vi un letrero de una iglesia bautista independiente excelente y exitosa que incluía lo que parecía el logotipo de la SBC (un globo con una cruz superpuesta y descansando sobre una Biblia abierta), excepto que el globo fue eliminado. Era la Palabra y el evangelio pero sin una visión global. Para mi iglesia, la visión global es abordada de alguna manera por los miembros de la iglesia que van y más a fondo por nuestro apoyo al Programa Cooperativo. No hay muchos beneficios de ser un Bautista del Sur a menos que se dirija a la Gran Comisión a través de la asociación con otras iglesias Bautistas del Sur; en otras palabras, el Programa Cooperativo.

Corresponsal
gary ledbetter
Tejano bautista del sur
Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.