Bárbaros en formación

Hace varios años tuve la oportunidad de visitar el sitio arqueológico de Petra en Jordania. Las tumbas están talladas en piedra arenisca roja en este valle y algunas de ellas tienen pilares elaborados y criaturas talladas en sus rostros. La tumba más grande apareció en la escena culminante de la primera película de Indiana Jones. En la mayoría de los casos, los rostros de personas, ángeles y animales se habían separado. Cuando se le preguntó al respecto, nuestro guía nos dijo que los iconoclastas (“destructores de imágenes”) habían disparado las caras de las tallas porque se sentían ofendidos por las representaciones artísticas de los seres vivos.

Pensé en esos beduinos solitarios disparando caras de camellos de piedra cuando una serie de artículos relacionados con la mención de Dios en la plaza pública llegaron a través de las noticias. En un caso, un juez federal prohibió la mención de “Jesús” en invocaciones en la Legislatura del estado de Indiana. En otro caso, se informa que la ACLU se opone a la mención de Dios en el juramento de los Boy Scouts con el argumento de que viola la separación de la iglesia y el estado. Otro caso más involucra al activista anti-Dios (¿un verdadero ateo lucharía tan duro contra alguien que está seguro de que no existe?) Michael Newdow y su esfuerzo por sacar de nuestra moneda “En Dios confiamos”.

¿Cuál es el beneficio real de reconocer a Dios en nuestro dinero, promesas, monumentos y legislaturas? Aparentemente, es un vestigio cultural de los esfuerzos anteriores para recordarnos que Dios es soberano sobre los gobernantes y los esfuerzos humanos. De hecho, la frase en nuestra moneda se agregó para mostrar "un reconocimiento nacional distinto e inequívoco de la soberanía divina". Esa opinión y ese deseo aún reina en Estados Unidos. Incluso si relativamente pocos de nosotros vivimos como si nuestro Dios gobierna, menos aún se sienten ofendidos por la idea. Este número menor parece prevalecer en todo momento.

Este es mi punto. Aunque puede ser poco religioso para la mayoría de nosotros tener el nombre de Dios en nuestro dinero, hay una evidente hostilidad incorporada en la acción de tacharlo. Tal vez no esté particularmente bendecido con “En Dios confiamos”, pero ¿lo incita a emprender acciones legales violentas? Desterrar la mención de la herencia teísta, incluso cristiana, de Estados Unidos es una declaración tremendamente religiosa. Bendice a una colección muy pequeña y con cabeza de lana de ateos y ateos funcionales con cuellos clericales. ¿Por qué deberían estar a cargo? Es más fácil sugerir por qué no deberían hacerlo.

Estos tipos no deberían prevalecer porque están equivocados. Se equivocan al sugerir que los escolares (en Florida) que leen "El león, la bruja y el armario" es comparable a establecer una iglesia estatal. Si están preocupados por una interpretación más dinámica de la Primera Enmienda, debe notarse que los estadounidenses están abrumadoramente en desacuerdo con ellos en esto. Se equivocan al pensar que hablan por alguien más. En realidad, creo que lo saben y quieren enderezar al resto de nosotros. Qué arrogante.
Los censores religiosos de hoy no deberían prevalecer porque su trabajo es solo destructivo. Es genial, supongo, hablar de libertad, oportunidad y tolerancia, pero en una zona de no fe esos conceptos son demasiado vagos. ¿Por qué vale la pena trabajar o morir por la libertad de otra persona? ¿Por qué ser tolerantes con las personas que nos parecen raras o impotentes? La respuesta a tales preguntas eventualmente se basará en lo que consideramos que es, en última instancia, significativo. La ley no es definitiva, se deriva. La tradición o la costumbre a menudo defenderán los prejuicios no considerados. El trabajo de los filósofos morales también es derivado y discutible. Muy pocas cosas pueden considerarse definitivas o incluso más grandes que nosotros. De ahí el problema.

El profesor Rodney Stark de la Universidad de Baylor ha escrito un libro titulado "La victoria de la razón: cómo el cristianismo condujo a la libertad, el capitalismo y el éxito occidental". Acaba de salir y aún no lo he encontrado, pero una entrevista reciente en World, así como su trabajo anterior, lo hacen parecer prometedor. También podría resultar amenazador. Su punto, como puede discernir por el título, es que, "Solo los cristianos creían que el don de la razón de Dios hacía inevitable el progreso". Esto significa que otras religiones con su visión cíclica o nostálgica de la historia no son una base firme para el progreso teológico, social, técnico o artístico.

La amenaza aquí es que nuestra cultura puede rechazar esa actitud progresista simplemente desterrando su Fuente de nuestro diálogo cultural. Si dejamos de atribuir nuestras leyes o cualquier acto noble al Dios que las reveló, pierden el poder de enseñarnos lo que es bueno. Puede ver una visión de este futuro cuando observa los restos de infraestructura en el norte de África antes colonial o la escasez de progreso artístico en Rusia entre 1918 y 1989. Se detiene cuando se deja entrar a la jungla.

Entonces, si el Dios de Abraham ya no pasa revista en la plaza pública y si nuestra cultura no está preparada para adorar a Alá o Zoroastro, nos quedamos desarraigados y estúpidos, bárbaros con armas nucleares.

En nuestra comprensión superficial del significado de las decisiones de hoy, parecen surgir dos opciones. Podemos arriesgarnos a herir los sentimientos de una pequeña pero ruidosa colección de víctimas profesionales o podemos borrar todas las formas potencialmente ofensivas que nuestra cultura tiene de describirse a sí misma. La última opción nos dejará sin nada en lo que en general estemos de acuerdo: fragmentado y rebelde. Podríamos convertirnos en el equivalente cultural de las hordas bárbaras del siglo IV. No dejaron nada, no construyeron nada y no descubrieron nada. Solo se rompieron, robaron y arruinaron con descansos ocasionales para matarse entre sí.

Odiaría dejar la elección anterior a algunos de mis compañeros cristianos. Durante la redacción de esta columna, llegaron a mi escritorio media docena de nuevos casos de acciones legales o regaños públicos relacionados con la mención pública de Dios. Una de las piezas más risibles equipara decir "Feliz Navidad" con duros epítetos raciales durante nuestro período segregacionista. A estos chicos les sangra la nariz cada vez que Michael Newdow tiene un pensamiento. No se ría porque también están armados con jueces de destrucción masiva.

El cuarto capítulo de la carta de Santiago se centra en la arrogancia en nuestra relación con Dios. El pasaje de los versículos 13-17 está dirigido a nosotros cuando hacemos planes sin considerar el señorío de Dios sobre nuestras vidas. Es una cuestión de actitud más que adjuntar un “si Dios quiere” a cada plan que expresamos. Pero las actitudes se reflejan en moneda fuerte, por así decirlo. Si las palabras en una promesa, en una moneda o grabadas en edificios públicos nos recuerdan que nuestra nación y su prosperidad tienen una fuente, eso no es tanto un discurso sectario o de odio como es la creencia predominante de los estadounidenses de todas las edades.

Sin embargo, negarlo mediante una acción deliberada es sectario y religioso. También es una arrogancia asombrosa. Si el progreso de Estados Unidos se deriva de nuestra comprensión de Dios y su revelación de sí mismo, esa comprensión se puede perder. Como cultura, podemos comenzar a vagar hacia la barbarie como la mejor opción viable al teísmo. Poseemos demasiadas de las bendiciones producidas por la imaginación cristiana como para hacer que ese deambular sea seguro o deseable para casi cualquier persona.

Newdow, Barry Lynn de American's United y una creciente cantidad de jueces y celebridades no son más que vándalos modernos, capaces solo de restar valor a la cultura estadounidense. No tienen nada que ofrecer en lugar de nuestra herencia piadosa.

“Dios se opone a los soberbios, pero da gracia a los humildes”, Santiago 4: 6.

Corresponsal
gary ledbetter
Tejano bautista del sur
Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.