Bluebonnets y la resurrección

Los bluebonnets de este año casi se han agotado. Las familias obtuvieron sus fotos, los transeúntes disfrutaron de su belleza y luego, como el Conejo de Pascua, los bluebonnets se fueron sin dejar rastro. Incluso yo no pude evitar estar emocionado por las tres flores que brotaron en mi jardín. Pero después de las fuertes lluvias, ahora se han ido. Pero su partida me hizo pensar.

La Biblia está llena de plantas. Las Escrituras utilizan imágenes florales en todas sus páginas para revelar el mensaje de Dios y la verdad a su pueblo. Incluso en los primeros pasajes, encontramos a Dios utilizando árboles, frutas y vegetación para representar la vida, la fertilidad y la prosperidad (ver Génesis 1–2; Salmo 1; Juan 15; y Apocalipsis 22). Sin embargo, también encontramos contraimágenes como el hambre y las infestaciones que retratan la muerte, la infertilidad y la pobreza (Génesis 3: 17-19, 4:12; Levítico 26: 14-20; Santiago 1: 10-11). Incluso ahora, las flores del campo proclaman el mensaje de Dios si escuchamos. Así que considere los bluebonnets.

¿Sabías que nuestra flor estatal es una floración anual? Esto significa que va de semilla en flor y luego de nuevo a semilla en preparación para una futura floración. Siempre es una agradable sorpresa ver cómo las flores cobran vida en la primavera. Brotando en el mes de marzo, hacen que todos nos detengamos un segundo y admiremos su belleza. A mediados de mayo, las plantas forman vainas de semillas que comienzan en verde, pero gradualmente se vuelven marrones. Alrededor de ese tiempo, las vainas de semillas liberan las semillas a la tierra, y luego tú y yo nos olvidamos de ellas hasta que nos sorprenden de nuevo con una expectativa inesperada la próxima primavera.

Aquí está la belleza teológica del bluebonnet: esas semillas van al suelo y permanecen inactivas durante una temporada de casi 10 meses y luego brotan de sus conchas anteriores, adornadas con belleza. Este es el recordatorio de Dios para nosotros con respecto a la Resurrección: sucederá con expectativa inesperada y será gloriosamente hermosa.

La Pascua ha venido y se ha ido como bluebonnets, pero la resurrección de Cristo no es simplemente una celebración anual. El hecho de que Jesús sea el primogénito de la Resurrección nos da la esperanza diaria de que las semillas plantadas en la tierra algún día broten en plena floración. La semilla inicial del evangelio brinda una vida dulce a cualquiera que se vuelva a Jesús y lo siga (Mateo 13:23). Y mientras esas flores demuestran el poder activo de Dios para crear belleza, esas flores eventualmente crecerán de vida a muerte y luego las semillas regresarán a la tierra donde comenzaron. Llega el verano y abrasa la tierra; el otoño marca la llegada del invierno, que luego trae la muerte. Pero se acerca la primavera.

Es fácil cansarse y cansarse y permitir que las ardientes pruebas de la vida desalienten nuestros esfuerzos. La muerte es un enemigo constante y Satanás es una amenaza constante, pero debido a la resurrección de Cristo, operan como aquellos ya derrotados (Hebreos 2: 14-15). Es por eso que Pablo nos anima, después de proclamar la derrota de la muerte, a que debemos “ser firmes, inamovibles, siempre sobresalientes en la obra del Señor, sabiendo que vuestra labor en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15:58). El trabajo que hacemos es difícil. Proclamar el evangelio y seguir a Cristo tiene un gran costo. Pero recuerde, mientras que las semillas sembradas eventualmente darán paso a la muerte, también estallarán inesperadamente a una vida gloriosa y a una primavera que nunca terminará.

Así que anímense y anímense unos a otros con estas palabras (1 Tesalonicenses 4:18), porque mientras la hierba se seca y las flores se marchitan, la Palabra de Dios permanecerá y cumplirá lo que dice. Entonces será como George Herbert lo expresó tan bellamente: "La muerte solía ser un verdugo, pero el Evangelio lo ha convertido en un jardinero". Se acerca la eterna primavera.

Parroco
Josué Crutchfield
Iglesia Bautista Emmanuel en New Caney
Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.