Aprovechar el verdadero poder detrás del ministerio pastoral

Jack Sharp/Unsplash

Hay muchas maneras de fracasar como pastor. Sólo en los últimos años, hemos sido testigos de que el fracaso moral, el error teológico y la adaptación cultural destruyen los ministerios de hombres como nosotros. Sin embargo, un error insidioso que a menudo se pasa por alto es la falta de oración.

Si bien la mayoría de los pastores son buenos para permanecer vigilantes contra la tentación y proteger su teología, muchos frecuentemente descuidan la oración. Un estudio reciente de Lifeway Research encontró que casi el 75% de los pastores dicen que necesitan invertir más tiempo para ser consistentes en la oración.

El Nuevo Testamento, sin embargo, no sabe nada de los líderes espirituales que no oran. Considere que Jesús oró por sus discípulos y por todos aquellos que se unirían a él por la fe (Juan 17:17–21). En los primeros días de la iglesia, los apóstoles se negaron a permitir que las necesidades ministeriales valiosas cambiaran su enfoque de “la oración y el ministerio de la Palabra” (Hechos 6:4). Pablo les dijo a los romanos que los mencionaba “incesantemente” en sus oraciones (Romanos 1:9-10), como lo hizo con los efesios (Efesios 1:16) y los filipenses (Filipenses 1:3-4).

Jesús y los apóstoles expresan consistentemente su dependencia de la obra de Dios para edificar la iglesia a través de la oración. Derek Prime y Alistair Begg argumentan en su libro, Sobre ser pastor: Entendiendo nuestro llamado y trabajo, que la oración es la “obra principal y principal” del ministerio pastoral ya que es la primera forma en que ejercemos el cuidado de nuestro pueblo y el fundamento de un ministerio docente eficaz.

Hermanos, cuando podemos hacer ministerio sin oración, estamos en territorio peligroso, desarraigados de nuestro llamado bíblico, culpables de una autosuficiencia orgullosa y en camino hacia la caída. Pero Dios es misericordioso al perdonarnos por nuestra falta de oración y nos da una guía para la oración en Su Palabra.

Las siguientes oraciones de las cartas de Pablo me han resultado particularmente útiles para cultivar la humildad y la dependencia de Dios en mi ministerio. Cada oración desafía la creencia que está en la raíz de la falta de oración, es decir, que puedo cumplir mi llamado sin la ayuda de Dios.

Debemos orar por la unidad entre nuestro pueblo (Romanos 15:5-6) 

Debido a que el conflicto es una parte normal de la vida de la iglesia, muchos pastores se han vuelto expertos en manejarlo con un liderazgo cuidadoso y amoroso. Sin embargo, la unidad que glorifica a Dios es obra de su Espíritu (Efesios 4:3). Por lo tanto, debemos orar por la bendición de Dios de la unidad y la armonía entre nuestro pueblo.

Debemos orar para que nuestro pueblo tenga conocimiento de la verdad espiritual (Efesios 1:15-20). 

Si bien nunca debemos descuidar la fiel predicación y enseñanza de la Palabra de Dios a su pueblo, sabemos que su percepción espiritual debe provenir de la obra iluminadora del Espíritu de Dios. Mientras preparamos nuestros sermones y lecciones, debemos orar para que nuestra gente reciba beneficio espiritual de lo que escuchan y pedirle a Dios que bendiga el tiempo personal que dedican a la Palabra.

Debemos orar por la santificación y perseverancia de nuestro pueblo (Colosenses 1:9-14)

Aunque nos gustaría pensar que nuestros sermones son lo suficientemente importantes como para equipar a nuestra gente para la fidelidad durante toda la semana y que nuestros consejos pueden darles la victoria sobre el pecado, somos pobres sustitutos del Espíritu Santo, cuya obra es santificarlos. Debemos pedirle al Espíritu que continúe la buena obra que comenzó en ellos y los fortalezca para vivir vidas piadosas y fructíferas.

Debemos orar para que Dios se glorifique a sí mismo a través de nuestro pueblo (2 Tesalonicenses 1:11-12)

Dios nos ha confiado las personas de nuestras iglesias por un tiempo, pero nunca debemos olvidar que le pertenecen a Él. Por lo tanto, sus vidas no son meros reflejos de nuestros ministerios sino del Dios que los salvó por su gracia. Debemos orar para que Dios obre en ellos para glorificar el nombre de Jesús.

Debemos agradecer a Dios por nuestro pueblo (Filipenses 1:2–7; 1 Tesalonicenses 1:1–3)

Finalmente, al elevar a nuestro pueblo al Señor en oración, debemos agradecerle constantemente por el privilegio de pastorearlos y por su colaboración en el evangelio. Los miembros de nuestra iglesia son creados por Dios, redimidos por Jesús y habitados por el Espíritu. ¡Cada conversación e interacción que tenemos con ellos es un regalo!

Ninguno de nosotros es tan consistente en la oración como quisiera, pero nos debemos a nosotros mismos, a nuestro pueblo y a Dios persistir y crecer en esta tarea esencial. De ello depende la fecundidad de nuestros ministerios. Recuperemos, por tanto, el compromiso bíblico e histórico de orar por el pueblo que lideramos, y observemos cómo Dios escucha nuestras oraciones y las responde para Su gloria.

Pastor Principal
Brad Mills
Iglesia Bautista Central, Luling
Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.