"Necesitamos mucha más transparencia": Randy Adams sobre los desafíos de la SBC, nominación

Randy Adams, quien se ha desempeñado como director ejecutivo y tesorero de la Convención Bautista del Noroeste desde 2013, será nominado para la presidencia de la Convención Bautista del Sur cuando se reúna del 9 al 10 de junio de 2020 en Orlando. Adams habló recientemente con el TEXAN sobre su nominación y la necesidad de la SBC de un "cambio de dirección". 

TEXANO: ¿Qué le hizo decidir permitirse ser nominado para presidente de la SBC?

adams: Realmente se me acercaron algunos el verano pasado sugiriendo que podría considerar hacer esto. Y estos fueron algunos de los que me escucharon hablar o leer lo que había escrito sobre varios temas que afectan a los bautistas del sur. Y luego me comprometí a orar al respecto probablemente a mediados de octubre, cuando algunos otros muchachos se reunieron conmigo en una conferencia telefónica, de todos modos, y luego determinaron a fines de noviembre que sentía que realmente Dios quería que hiciera esto. Es algo que siento que se supone que debo hacer. 

TEXANO: Ha mencionado que cree que la SBC necesita un "claro cambio de dirección". ¿Cuáles son algunos cambios necesarios?

adams: En 2010, tomamos la decisión de adoptar el informe del Resurgimiento de la Gran Comisión (GCR). Y cuando miras lo que ha sucedido en los últimos 10 años, hemos adoptado un enfoque real de arriba hacia abajo sobre la forma en que hacemos gran parte de nuestro trabajo. Especialmente en América del Norte. Y en lugar de un resurgimiento en nuestro avance de la Gran Comisión, hemos experimentado lo que yo llamaría una regresión. Básicamente, todas las métricas que usamos para medir nuestra efectividad se están moviendo en la dirección incorrecta y sustancialmente en la dirección incorrecta. Los bautismos han bajado un 30 por ciento durante la última década. Nuestros cuatro años más bajos desde 1947 son 2015, '16, '17 y '18. Todavía no tenemos los números para el '19. Entonces, los últimos cuatro años que tenemos son los cuatro años más bajos en más de 70 años. Y cada uno de esos años es menor que el anterior. Entonces, cuando miras los bautismos, que por supuesto es una métrica clave, cuando miras la asistencia a la iglesia, la membresía de la iglesia, los misioneros en el campo, todas esas métricas están bajas.  Están en mínimos históricos o al menos la pronunciada caída es histórica. Nunca hemos experimentado esto en nuestros 175 años, ciertamente no nos remontamos a 1900, lo que hice.  

TEXANO: ¿Cómo abordamos estos problemas? 

adams: No es sencillo. Necesitamos una discusión y un debate honestos sobre cuál es la mejor manera de avanzar. Necesitamos mucha transparencia en términos de dónde estamos. ¿Estamos obteniendo nuestro beneficio por el dinero? Y cómo estamos aplicando los dólares. 

Necesitamos mucha más transparencia, diría yo, en los presupuestos y en el desempeño, las métricas de la Gran Comisión. Y luego necesitamos mucho más control local. Cada socio tiene su papel que desempeñar, ya sea un socio nacional, una asociación estatal o una iglesia local. Pero siempre he creído que las personas que deberían tener la voz más fuerte en lo que respecta al desarrollo e implementación de estrategias son los propios implementadores. 

Necesitamos escuchar a la gente en el campo local y aquellos más cercanos al campo local, las asociaciones, las convenciones estatales. Ahí es donde viven. Viven con sus elecciones más que las personas más alejadas de la situación. Entendemos mejor nuestro campo. Conocemos a la gente. Conocemos los problemas. Yo diría que tenemos que cambiar eso de pasar de un enfoque de arriba hacia abajo a un enfoque de abajo hacia arriba en términos de desarrollo e implementación de estrategias. Que es lo que solíamos hacer, por cierto. Solíamos tener más de ese enfoque antes del GCR. 

TEXANO: ¿Cuáles son algunas de las razones por las que cree que está calificado para ser presidente de la SBC?

adams: Crecí en Whitefish, Montana. Me convertí en bautista a través de Baptist Student Union, en Butte, Montana, en Montana Tech. Era ingeniero en la universidad y ya acepté a Jesús, pero realmente no era parte de una iglesia y no entendía el propósito de la iglesia hasta que me involucré con la Unión de Estudiantes Bautistas y me uní a la Iglesia Bautista Floral Park en Butte. Entonces, realmente soy un producto del campo misionero. 

Una de las razones por las que amo a los bautistas del sur es que eran el único grupo en mi campus universitario, el único grupo cristiano, y eso me sorprendió en cuanto a por qué las Asambleas de Dios no estaban allí, los metodistas u otros. 

Y comencé a aprender sobre el Programa Cooperativo y la forma en que los bautistas del sur trabajan juntos para hacer cosas que una iglesia individual no puede hacer. Creo que traigo ese trasfondo. Mi papá tenía un aserradero y lo dejó cuando tenía 52 años. Mi mamá renunció, dirigía un consultorio dental. Y se mudaron a [Asia Central] con la IMB [Junta de Misiones Internacionales], por lo que sirvieron alrededor de 12 años principalmente en esos lugares con la IMB. Entonces, tengo un compromiso misionero muy, muy fuerte, tanto por lo que ha significado para mí personalmente en el noroeste y en Montana, como también en el extranjero. 

Una de las cosas que traigo es que fui pastor. Estuve en la iglesia local durante 22 años, pastor principal durante 19 años, trabajo en la convención estatal ahora durante 15 años. A nivel de la convención estatal, trabajo con la IMB y la NAMB [Junta de Misiones de América del Norte] en Oklahoma y luego, por supuesto, aquí también, realmente aprendí cómo funciona el sistema. No entendía el papel de la asociación como lo hacía hasta que me convertí en un miembro de la convención estatal. Lo mismo con NAMB. No entendí el papel de NAMB hasta que trabajé con NAMB a través de la convención estatal que comenzó en 2005. 

Personalmente, creo que los antecedentes a nivel asociativo, el nivel de la iglesia local, el nivel de la convención estatal es un gran trasfondo para algo como esto, [así como] una pasión por las misiones. En la Convención del Noroeste, establecimos, después de mi llegada, la primera asociación internacional que hemos tenido. Somos la primera convención en proporcionar voluntarios para uno de los grandes retiros de afinidad. Por lo general, es una megaiglesia la que hace eso. Pero en 2016, enviamos a 163 personas de 32 iglesias diferentes a Tailandia para proporcionar voluntarios para el retiro de Asia Oriental. Hicimos lo mismo en 2019. Proporcionamos 113 voluntarios de 23 iglesias para hacer ese retiro. 

TEXANO: Nos reunimos en la misma ciudad, 20 años después de que se adoptara el Baptist Faith & Message 2000. ¿Es la versión actual de BF&M suficiente para los desafíos que enfrenta la convención hoy?

adams: Que yo sepa, lo es. Sin duda, estaría dispuesto a volver a examinarlo para ver si hay áreas que debamos abordar y que no se abordan en el BF&M. Ese no ha sido mi enfoque en este momento. Mi llamado principal es que los bautistas del sur vuelvan a concentrarse en la misión principal. Fuimos fundados para promover la Gran Comisión y siento que no nos hemos centrado realmente en eso. 

Obviamente, necesitamos un documento teológico que proporcione parámetros teológicos que podamos aceptar y que nos permitan trabajar juntos. Y el Baptist Faith & Message ha sido ese documento. Nos ha dado los parámetros dentro de los cuales los Bautistas pueden encontrar la unidad teológica requerida para cumplir la misión de trabajar juntos para cumplir la misión. Pero no conozco personalmente un área en BF&M.

TEXANO: ¿Hay algún tema sobre el que los bautistas del sur deban hablar de una manera más saludable?  

adams: En general, lo que yo diría es que siempre debemos tratar de lidiar con lo que dice la Escritura sobre los problemas. Y creo que a veces nos metemos en problemas cuando nos aventuramos en la teoría social y política y no mantenemos nuestra discusión atada a la enseñanza de las Escrituras. Entonces, una cosa es discutir la interpretación de lo que dice la Biblia. Otra cosa es hablar de cosas extrabíblicas. 

Por ejemplo, cuestiones de justicia. Y sé algunos de los temas de los que los bautistas del sur han estado hablando durante el último año o dos. Lo que diría es que la Biblia habla de justicia. La Biblia define qué es la justicia. La define para extenderse o aplicarse a viudas o huérfanos y pobres, y siempre que anteponemos un adjetivo a la palabra justicia, obtenemos algo menos que justicia bíblica. 

Por ejemplo, el término justicia social. Creo que la Biblia habla de justicia y la justicia ciertamente afecta las relaciones. Afecta a la sociedad. Afecta el tejido social de quienes somos. Pero creo que es mejor cuando podemos hablar sobre qué es la justicia y cómo es la justicia manteniéndola ligada a lo que las Escrituras realmente enseñan. Algunas de las teorías son bastante recientes en su construcción. Y para mí, el gran problema, el problema abrumador que es en gran parte la causa de la mayoría de los problemas que enfrentamos en nuestro país, es la destrucción de la familia. 

TEXANO: ¿Cuáles serán sus criterios rectores cuando haga nombramientos para el Comité de Comités? 

adams: Quiero personas que apoyen fuerte y abrumadoramente el Programa Cooperativo, personas que sean infalibles. Y quiero que provengan de la gran estructura de quiénes somos como bautistas del sur, por lo que la diversidad en términos del tamaño de la iglesia y otras formas de diversidad también, [como] la diversidad lingüística. Tiendo a hablar mucho de idiomas. 

En el noroeste, aproximadamente un tercio de nuestras iglesias adoran en un idioma que no es el inglés. Tenemos muchas iglesias en coreano, ruso y español. Tenemos alrededor de 27 idiomas de adoración diferentes en el noroeste, así que, por cierto, incluso en términos de acceso remoto, tenemos muchas iglesias compuestas por inmigrantes, algunos de los cuales son refugiados, como birmanos y butaneses. 

TEXANO: ¿Cuál es su perspectiva sobre el valor de las iglesias pequeñas en la CBS? 

adams: Esas pequeñas iglesias son la columna vertebral de la convención. Y me refiero a que vengo de una pequeña iglesia en Montana, en Butte. Pastoreé la Iglesia Bautista Fairview en Rhome, Texas, que tenía 10 personas cuando llegué. Estábamos corriendo a mediados de los 30 cuando me fui. Pastoreé la Iglesia Bautista Central en Italia, Texas, que era un poco más grande, pero seguía siendo una iglesia de pueblo pequeño, un pueblo de aproximadamente 1,700 personas. La sal de la tierra tipo gente, gente que creía en la cooperación. 

Cada iglesia que pastoreé ha donado entre el 10 y el 12.5 por ciento a las misiones a través del Programa Cooperativo. La CBS solo tiene alrededor de 170 mega-iglesias, pero probablemente tenemos alrededor de 23-24,000 iglesias que tienen 70 años o menos; probablemente en algún lugar alrededor de 35,000 de nuestras iglesias — no estoy seguro de que el número allí — esté por debajo de las 100. Así que eso es lo que somos. 

Somos una convención de iglesias pequeñas. Sin iglesias pequeñas, no seríamos quienes somos. Necesitamos llegar a las ciudades. Pero los bautistas somos, en general, gente rural de pueblos pequeños y estamos tratando de aprender cómo llegar a las ciudades. No podemos dar la espalda al lugar de donde venimos y a esas iglesias que son quienes somos y apoyan quienes somos. Es parte de mi preocupación. Una de mis plataformas es valorar cada iglesia sin importar su tamaño. 

TEXANO: ¿Hay algo más que quieras agregar?

adams: Cuando hablo con pastores, ya sean SBC o no SBC, en el noroeste, siempre le digo a la gente que la Convención Bautista del Sur es fácil de vender. Es fácil vender quiénes somos. Porque incluso con nuestros problemas, nadie está plantando tantas iglesias como nosotros. Nadie envía, sostiene a tantos misioneros como nosotros. Como grupo de iglesias y personas, queremos hacer lo correcto. Estamos buscando. Creemos en la Gran Comisión. Creemos en la Palabra de Dios. Tenemos tanto a nuestro favor y  podemos lograr más de lo que somos. Pero aún así, cuando miras a tu alrededor, no hay nadie más que esté ni remotamente cerca de donde estamos en términos de enviar misioneros, comenzar iglesias y alcanzar a los perdidos. 

Yo digo, mire, no hay nadie que tenga 3,700 misioneros internacionales totalmente financiados. No hay nadie que esté comenzando 600 iglesias cada año aparte de nosotros. No hay nadie que tenga seis seminarios con alrededor de 18-19,000 estudiantes que estén recibiendo una educación asequible porque se paga en parte a través de CP. Eso es enorme. 

Lo más leído

¿Qué experimenta una familia con necesidades especiales cuando visita su iglesia?

Nota del editor: La Convención de los Bautistas del Sur de Texas ha designado el 14 de julio como Domingo del Ministerio de Discapacidad. Caminamos hasta el área de registro para las clases de niños un domingo en la iglesia que estábamos visitando en...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.