Después de una caída casi fatal, la esposa del pastor aprovecha cada oportunidad del evangelio

Se suponía que sería un retiro pacífico, un momento para comenzar a buscar el plan de Dios para la próxima etapa de sus vidas.

Después de 50 años de ministerio de tiempo completo (21 de ellos en la Primera Iglesia Bautista en Galena Park), el pastor Marcos Ramos y su esposa, Irma, decidieron que era hora de jubilarse. Así que planearon una escapada a Holly Lake Ranch, ubicado justo al norte de Tyler, en diciembre pasado.

“Aquí está la cabaña”, dijo Marcos mientras estacionaba el auto de la pareja en un espacio de estacionamiento cerca de la Cabaña 51.

Mientras se acomodaban en sus alojamientos, Irma regresó al auto para buscar algo. De regreso a la cabaña, subió el primer escalón y, en un confuso momento de pánico, dejó escapar un grito profundo antes de caer hacia atrás. 

Eso es lo último que recuerda Irma. 

Marcos, al escuchar el llanto de su esposa, salió corriendo y la encontró tirada en el suelo. Estaba inconsciente y ensangrentada, habiendo sufrido un fuerte golpe en la cabeza contra el cemento. 

Irma fue trasladada de urgencia al hospital más cercano en Tyler y admitida en la unidad de cuidados intensivos. El médico de turno se sorprendió de que no hubiera sufrido una fractura de cráneo considerando el fuerte golpe que había recibido en la cabeza.

“El cerebro de su esposa está lleno de sangre”, le dijo el médico a Marcos.

Irma había sufrido una hemorragia cerebral potencialmente mortal que debía ser drenada lo antes posible. No haber podido aliviar la presión sobre su cerebro podría haberla dejado con daño cerebral permanente o incluso haberle causado la muerte.

Tres días después de su accidente, el 12 de diciembre, Irma recuperó el conocimiento. Podía moverse y sonreír, pero no podía hablar ni comunicarse. No sabía dónde estaba ni reconocía a ninguna de las personas que la rodeaban, ni siquiera a su familia. Los médicos temieron que pudiera sufrir una pérdida de memoria a largo plazo y prepararon a la familia para la posibilidad de que nunca volviera a reconocerlos.

Irma Ramos (vista con su esposo, Marcos, en la parte superior derecha) tenía decenas de personas orando por ella, incluidos miembros de su familia, que aparecen en las tres fotografías de la derecha. Dios respondió las oraciones de la familia e Irma ha experimentado una recuperación que con gusto comparte con los demás. FOTOS ENVIADAS

'Dios la va a sanar'

Pero cinco días después del accidente (cinco días bañados en oraciones desesperadas y suplicantes de familiares y amigos que amaban a Irma) algo comenzó a cambiar. Ella comenzó a decir palabras cortas. Reconoció a las personas reunidas a su alrededor, incluidos sus nietos, cuyos nombres recordaba y que se habían unido al coro de oración que la rodeaba. 

Por alentador que fuera esto, los médicos no tenían esperanzas de que Irma pudiera recuperarse por completo. A los miembros de la familia les dijeron que probablemente vería alguna mejora en su condición, pero no estaban seguros de si sufriría algún tipo de parálisis a largo plazo o pérdida de memoria.

“Tengo fe en que mi mamá se recuperará y estará bien”, dijo su hijo, Sammy, en respuesta al pronóstico cauteloso del médico. “Ella va a caminar y podrá hablar porque Dios la va a sanar”.

“Tienes mucha fe”, le dijo el médico a Sammy. "Eso esperamos."

Milagrosamente, apenas dos días después, Irma mejoró lo suficiente como para ser transferida de cuidados intensivos a cuidados intermedios. Comenzó a responder bien a la terapia y a comer sola, sin necesitar más una sonda de alimentación. 

En total, Irma pasó 13 días en el hospital de Tyler. Fueron días de espera e incertidumbre, pero Dios le mostró a la familia que no estaban solos. Los miembros de la familia recuerdan cómo podían sentir Su presencia y ver Su provisión divina a través de las olas de oración y ayuda que les enviaban.

“Ella va a caminar y podrá hablar porque Dios la va a sanar”.

Mientras estuvo hospitalizada, recibió asistencia financiera y ayuda en especie de lugares como la Convención de los Bautistas del Sur de Texas y Lone Star Pastor Care Network. Amigos y conocidos le trajeron suministros, hermanos y hermanas de las iglesias que pastoreaba Marcos hicieron el largo viaje desde Houston para visitarla, y muchos llamaron para informar a la familia que seguían orando. 

Irma mejoró tanto que, justo antes de Navidad, Dios le permitió a ella y a Marcos regresar a Houston para celebrar la festividad en su ciudad. Fue internada en otro hospital donde inició un proceso de rehabilitación de 14 días. En ese momento todavía estaba luchando con sus capacidades cognitivas, pero al llegar a Houston, ocurrió otro milagro. 

Era el 23 de diciembre, su primer día en el hospital de rehabilitación. Mientras Marcos se sentaba en la habitación con su esposa, comenzó a escuchar su voz hablando de manera coherente y clara mientras empezaban a tener su primera conversación en casi un mes.

"¿Dónde estamos?" -Preguntó Irma.

“En el hospital”, respondió Marcos.

"¿Estás enfermo?" Irma respondió, sonando perpleja.

“Tú eres el enfermo”, dijo Marcos.

Luego comenzó a explicar todo lo sucedido. Su viaje de regreso al auto para buscar algo. Su grito. La loca carrera hacia el hospital. Las agotadoras horas de espera, los médicos y enfermeras entrando y saliendo de la habitación, la oración… todo.

Irma no recordaba nada de eso.

Permaneció en el hospital de rehabilitación hasta el 5 de enero, cuando los médicos finalmente le permitieron regresar a casa para continuar su terapia. Habiendo comenzado a recuperar la mayor parte de sus facultades mentales, Irma continuamente compartía el testimonio de lo que Dios había hecho en su vida con todo el personal médico que la atendía. Se sorprendieron al ver cuánto había progresado.

“Quiero enseñarle a la gente lo que he aprendido después de 50 años de ministerio sobre la soberanía de Dios, Su misericordia y testificar de Su grandeza”.

una nueva tarea

“Ahora aprovecho cada oportunidad para compartir mi testimonio”, dijo Irma. “Quiero enseñarle a la gente lo que he aprendido después de 50 años de ministerio sobre la soberanía de Dios, Su misericordia y testificar de Su grandeza”.

Uno de esos casos ocurrió en febrero en el evento Apoderados celebrado junto con la Conferencia anual Empower de la SBTC. Durante el evento, Irma conoció a una mujer que era trabajadora de mantenimiento en la iglesia que albergaba a Apoderados. 

Comenzaron a hablar. Irma explicó lo que estaba pasando en la conferencia. La mujer compartió que, aunque su hijo, un seguidor de Cristo, la había invitado a la iglesia con frecuencia, ella personalmente aún no había tomado la decisión de seguir a Jesús. Aprovechando la oportunidad, Irma compartió el evangelio con la mujer y la invitó a entregar su vida a Jesús en ese mismo momento. Pero la mujer dijo que no estaba preparada.

Al día siguiente, Irma volvió a ver a la mujer. "¿Estás listo?" -Preguntó Irma. Esta vez, la mujer dijo que sí y oró para recibir a Cristo. Luego, Irma la puso en contacto con un pastor para realizar un seguimiento. 

Seis meses después de que se retiraron a los bosques del este de Texas en busca de guía para los próximos pasos de sus vidas, Dios les ha concedido a Irma y Marcos una respuesta. Están iniciando un ministerio hispano en la Iglesia Bautista Clay Road en Houston, ofreciendo clases de inglés como segundo idioma, visitando hogares del área y brindando alcance comunitario a los necesitados. Clay Road recientemente realizó una campaña comunitaria el Domingo de Pascua donde Marcos predicó en inglés y español. Irma está ministrando activamente a las esposas de pastores a través de Lone Star Pastor Care Network que ministró a su familia durante su recuperación. 

“La misericordia y el amor de Dios están siempre con nosotros”, dijo Marcos, “así que cada vez que pases por una prueba, cada vez que pases por sufrimiento, sigue confiando en el Señor y mantén tus ojos en Jesús porque Él hace todas las cosas para bien”.

Corresponsal
Arlene Sanabria
Tejano bautista del sur
Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.