Nacido bajo la dura cúpula del comunismo, el pastor nunca se dio por vencido con Jesús en el camino de Cuba a EE. UU.

misael rodriguez
Un largo camino pavimentado con pasos de fe

Años después de comprometerse desde niño a seguir a Cristo, plantar iglesias y fundar institutos bíblicos bajo el régimen de mano dura de Fidel Castro en Cuba, Misael Rodríguez se encontró lavando ollas y sartenes en un restaurante de comida rápida en el área de Dallas sin perspectivas de volviendo a la vocación de toda la vida para la que fue creado.

“Empecé a llorar y le dije al Señor, 'Estaré aquí todo el tiempo que Tú quieras que esté aquí para proveer para mi familia'”, recuerda Rodríguez orar un día mientras lavaba los platos, “'pero anhelo servir Tú en el ministerio. De repente, todo a mi alrededor quedó en silencio y una paz se apoderó de mí. Mientras lloraba, Dios sanó mi alma”.

El Señor no solo lo sanó, sino que abrió una puerta.

Al día siguiente, Rodríguez recibió una invitación de la Iglesia Lakepointe en Rockwall para ayudar a plantar un campus hispano en las cercanías de Mesquite. En 2014, aproximadamente un año después de ayudar a iniciar el campus de Mesquite de Lakepointe, que había crecido a 85 asistentes regulares, Rodríguez fue llamado a servir como pastor del ministerio hispano de la Iglesia Bautista Hillcrest en Cedar Hill, a unas 20 millas al suroeste de Dallas. 

El camino a Hillcrest fue fructífero, pero difícil.

“Cada vez que comenzaba el año escolar, recibía burlas, ataques e intimidación solo por ser cristiano”.

'No renuncié a mi fe'

Rodríguez nació y creció en Cuba en la década de 1970, cuando el régimen comunista de Castro era fuerte. Los cristianos fueron fuertemente acosados, incluidos los niños en las escuelas. 

“Cada vez que comenzaba el año escolar, recibía burlas, ataques e intimidación solo por ser cristiano”, dijo Rodríguez.  

Recuerda que el primer día de cada año escolar, el director pasaba por cada salón de clases para identificar a los niños religiosos y pedirles que se pusieran de pie para que sus compañeros pudieran burlarse de ellos. “Recuerdo una vez que nos pusieron frente a 500 estudiantes en el campus [para que pudieran] abuchear a todos los niños religiosos”, dijo, “pero no renuncié a mi fe”.  

Rodríguez, animado por el predicador de una cruzada evangelizadora, comenzó a seguir a Cristo a los seis años y respondió a un llamado al ministerio en 1980 durante un retiro para preadolescentes. Luego de graduarse de una escuela técnica donde aprendió a ser electricista, ingresó al seminario y, al graduarse, se casó con Mayra Góngora, con quien tiene tres hijos. Una vez completado su grado de seminario, fue destinado a su primer pastorado en un pequeño pueblo cubano llamado Taguayabón, en la provincia de Villa Clara. Muchas vidas fueron impactadas por el ministerio que Dios puso en sus manos. Se involucró activamente en el evangelismo personal y, junto con un grupo de pastores jóvenes, fundó un instituto bíblico que continúa capacitando a líderes laicos. 

Después de seis años en Taguayabón, Rodríguez se mudó con su familia y comenzó a servir en la Iglesia Bautista Betania en una ciudad más grande en la provincia de La Habana llamada El Cotorro. Dios los bendijo al duplicar la membresía de su iglesia y comenzaron una escuela para entrenar líderes de adoración en cooperación con la Convención Bautista de Cuba Occidental y la Junta de Misiones Internacionales (IMB).

Misael Rodríguez y su esposa, Mayra. foto enviada

Su familia hizo una escala más antes de venir a los Estados Unidos, cuando fue llamado a servir como pastor de la Iglesia Bautista Cristo Reina en Alamar, La Habana. La ciudad, construida por Castro para los trabajadores de la región, prohibía la práctica de cualquier religión. Entonces, los residentes que vivían allí tomaban el transporte público a una iglesia en otra ciudad, pero eventualmente, ese transporte dejó de estar disponible. 

En respuesta a esta necesidad, Rodríguez dijo que su futura suegra y su esposa comenzaron a realizar un servicio de adoración familiar en su casa. Ese servicio creció rápidamente ya que no solo los vecinos, sino también personas de toda la ciudad comenzaron a asistir. De su iglesia en casa nacieron cinco iglesias bautistas, y hoy en día hay unas 30 iglesias cristianas de diferentes denominaciones en Alamar por iniciativa de estas mujeres de fe, dijo Rodríguez.  

Mientras pastoreaba en Alamar, Rodríguez recibió dos veces a grupos misioneros de la Academia Cristiana Prestonwood en Plano. El director de la academia en ese momento y su esposa se ofrecieron a hospedar a la familia de Rodríguez en su casa si alguna vez decidían emigrar a los EE. UU. Aceptaron la oferta del director poco después de que falleciera la suegra de Rodríguez, y Rodríguez aceptó un puesto en el servicio de alimentos en Prestonwood. 

En los meses que siguieron, finalmente lo guiaron a trabajar en un restaurante de comida rápida donde recibió una paz de Dios que finalmente lo llevó a Hillcrest.

Rodríguez fotografiado con su madre, Nirian Cabrera, y su esposo, Manuel Pérez, pastor de la Iglesia Bautista Eternal Rock en Casa Blanca, La Habana.

Una iglesia que se siente como en familia

Hillcrest es una iglesia multicultural que ofrece servicios en tres idiomas: inglés, español y chino. Aunque la verdad de Dios se presenta en tres idiomas, cada grupo tiene las mismas declaraciones de misión y visión: “Amar y servir a Dios, y amar y servir a los demás”. 

El ministerio hispano de Hillcrest se formó después de que un grupo de hermanos se mudó a la iglesia y le preguntó a su pastor, Mike Simmons, si podía brindarles servicios de traducción, lo cual hizo. Unos meses más tarde, se agregó un servicio de adoración hispano completo y Bruno Molina, quien ahora se desempeña como asociado de evangelismo interreligioso y de idiomas para la Convención de los Bautistas del Sur de Texas, fue llamado para servir como su pastor interino. La asistencia al servicio hispano creció a unas 95 personas cuando Molina completó su interino aproximadamente un año después, cuando Rodríguez respondió al llamado para unirse a la iglesia como su próximo pastor. 

Rodríguez describe a los líderes de Hillcrest en Español como servidores con “pasión y compromiso extraordinario”. Esos líderes ayudan a establecer el tono para que la congregación sea una iglesia acogedora que haga que los recién llegados “se sientan como en familia”. La iglesia tiene un promedio de 90 personas los domingos y, durante la semana, las familias se reúnen en hogares de toda la región para estudiar materiales de discipulado.

Además de ser una congregación creciente y acogedora, Rodríguez dijo que Hillcrest en Español es una iglesia donde la oración es fundamental.

“Hemos visto muchos milagros a través de la oración: personas secuestradas en otros países liberadas milagrosamente, personas enfermas sanadas, medicamentos costosos proporcionados, milagros en la provisión de vivienda y otras necesidades financieras”, dijo. “Todo por la oración y la generosidad de la iglesia”.

Corresponsal
Arlene Sanabria
Tejano bautista del sur
Lo más leído

George Liele: un pionero del evangelio que ayudó a miles de personas a venir a Cristo

Una de las figuras más importantes en la historia de las misiones cristianas es un esclavo liberado de Georgia llamado George Liele. Aunque William Carey puede ser llamado el padre del movimiento misionero moderno, George Liele...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.