'Yo no estaba buscando a Dios... ¡Él me estaba buscando a mí!'

Nací en Monterrey, México, y crecí en una familia católica muy nominal. No teníamos una Biblia y nunca había escuchado una presentación clara del evangelio. Mi mamá se fue de Monterrey cuando yo era joven y vino a Dallas para comenzar a trabajar allí en un club nocturno para ganar dinero y enviarlo a casa. Mi papá se quedó con nosotros, mis tres hermanas y yo, en Monterrey, y esperamos alrededor de un año. Entonces mi papá nos dijo que quería que viniéramos a los Estados Unidos con el único propósito de aprender inglés para que pudiéramos ser bilingües y luego regresar a México.

Entonces, en 1985, salimos de Monterrey y vinimos aquí con una visa de turista, que se supone que solo dura seis meses. Extendimos nuestra estadía en el '85 y nos reunimos con mi mamá. Vivíamos en el sur de Dallas. Mi mamá trabajaba en un club nocturno y luego mi papá comenzó a trabajar allí. Empecé ayudando a limpiar la discoteca, y eso era lo que hacíamos los fines de semana para ganar dinero. Y luego mi hermana y yo comenzamos a ir a la escuela y a aprender inglés. De hecho, dejé de hablar español porque recibí mucha discriminación de otros niños hispanos porque no hablaba inglés. Eso me hizo querer dejar de hablar español y evitar a los niños hispanos; Solo hablaría español en casa. 

Nos mudamos a Garland cuando yo tenía 15 años, y un sábado por la mañana, dos estudiantes de Criswell College en Dallas estaban pasando por el vecindario y llamaron a mi puerta. Me preguntaron si moría ese día, ¿dónde pasaría la eternidad? Realmente no sabía cómo responderles. Y luego me compartieron que Dios me amaba y tenía un plan especial para mi vida, y que la vida eterna me fue ofrecida en Cristo. Esa fue la primera vez que escuché la sencillez de las buenas nuevas de Cristo.

No tomé la decisión de seguir a Cristo ese día, pero me invitaron a ir a su iglesia, la Iglesia Bautista Northridge en Richardson. Incluso vinieron a buscarme al día siguiente. Entré en esta iglesia de tamaño mediano, predominantemente anglosajona, pero me sentí como en casa, amado y aceptado. El Dr. John Avant era el pastor allí. No recuerdo nada del sermón, pero cuando me dio la invitación de venir a Cristo, lo hice. Unas semanas más tarde me bauticé en Northridge. 

Cuando me gradué de la escuela secundaria, pensé que Dios me estaba guiando a ir a la escuela de medicina, pero debido a mi estatus migratorio, no pude recibir becas. Sin que yo lo supiera, los diáconos de la Iglesia Bautista de Northridge y el pastor, Manley Beasley Jr., habían hecho arreglos para pagar mi primer semestre en Criswell College. Se reunieron conmigo una noche después del servicio y dijeron que sabían que Dios me había llamado al ministerio. Querían que me preparara y pensaron que Criswell College era el mejor lugar para mí. No tenía idea de lo que era una universidad bíblica. No tenía ni idea de lo que era Criswell. Pero a los 19, ahí es donde comencé mi primer semestre, estudiando teología sistemática con el Dr. John Pretlove.

"Cuando no estaba buscando a Dios en absoluto, Él me estaba buscando a mí y usó a sus siervos para compartir la esperanza de la salvación".

Una vez que comencé a tomar esa clase, me enamoré de las Escrituras y la doctrina y aprendí a interpretarlas correctamente. Terminé en cinco años. Para entonces había completado el proceso de 12 años para obtener la ciudadanía estadounidense y pude pasar un año en el campo misionero, luego regresé y comencé mi maestría en Criswell y trabajé en iglesias locales, iglesias hispanas. Dios me permitió volver a enamorarme del idioma español y de la cultura hispana después de haber estado avergonzado, en realidad, durante muchos años de ser hispano, o específicamente mexicano, debido al dolor que enfrenté cuando era joven.

Una vez que hice eso, el Señor me abrió las puertas para hacer viajes misioneros, asociaciones con iglesias hispanas, Escuelas Bíblicas de Vacaciones, evangelismo, fue simplemente increíble. Fue en un viaje misionero a México que conocí a Wendy, quien se desempeñaba como traductora para otro equipo. El pastor de Wendy en Brownwood era John Avant, el pastor que me bautizó. ¡Wendy y yo nos casamos hace 19 años! 

Después de graduarme de Criswell, serví en una iglesia presbiteriana durante un par de años y luego serví en una iglesia anglicana durante otros dos años. Un amigo mío de Criswell College me animó a realizar estudios de doctorado en Southwestern Seminary. En ese momento, había una beca especial para estudiantes hispanos de doctorado, y ese programa estaba dirigido por el Dr. Mike Gonzales en la Convención de los Bautistas del Sur de Texas (SBTC).

No tenía idea de lo que era el SBTC. Ni siquiera sabía lo que era una convención. Cuando me reuní con el hermano Mike, comenzó a hacerme preguntas sobre mi vida y mi testimonio. Me dio un pequeño proyecto de traducción.
Pensé que todo se estaba haciendo para poder obtener la beca, pero me dijo que había estado buscando un asociado para ayudarlos con los ministerios hispanos en la convención. Eso fue en marzo, y luego en mayo, fui aceptado como asociado de la convención. Han pasado aproximadamente 11 años desde que he estado sirviendo en la SBTC.

Dios también salvó a mi familia durante estos años. Mi madre llegó a la fe en Cristo unos ocho años después que yo, y luego todas mis hermanas también llegaron a Cristo. Todos fueron bautizados en la Iglesia Bautista de Northridge. Mi papá no había creído, pero siempre me presentaba en su trabajo y a sus amigos como “el pastor”. Creo que después de muchos años, aprendió a respetar el llamado que Dios tenía en mi vida. Entonces Dios puso a un pastor en su trabajo, sirviendo como guardia de seguridad, y este pastor compartió el evangelio con él.
Me regocijo de que mi padre entregó su vida a Cristo antes de fallecer.

Me he mantenido al día con aquellos hombres que primero me hablaron de Cristo. Uno es pastor en Mineral Wells y el otro es líder laico en una iglesia presbiteriana en Plano. Tantas personas han sido usadas por Dios para ayudarme. Solo mirando hacia atrás, me doy cuenta de que Dios estaba orquestando todo esto, y es algo muy humillante.

Entonces, ¿cuál es mi historia? Cuando no estaba buscando a Dios en absoluto, Él me estaba buscando a mí y usó a Sus siervos para compartir la esperanza de salvación. Anhelo tener esa misma carga, la misma compasión que esos dos jóvenes me mostraron una vez.

¿Cuál es tu historia?

¿Quiere compartir una historia de lo que Dios está haciendo en su vida o en su iglesia? 

Comparte tu historia aquí

Ministerios Hispanos SBTC
Jesse Contreras
Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.