El equipo de ayuda de SBTC ministra a las víctimas del huracán Félix

PUERTO CABEZAS, Nicaragua? Escuchó atentamente, ladeando la cabeza, esperando que los sonidos crearan una imagen mental ya que sus ojos nublados ya no le permitían ver. Ciega durante 14 años, viuda durante cuatro años y cuatro niños que aún dependen de su cuidado colocaron a esta mujer miskita en la parte superior de la lista de aldeanos necesitados del equipo de ayuda ante desastres de SBTC.

Los esfuerzos del equipo en febrero servirán de modelo para los futuros equipos que intentarán construir 75 viviendas para los más necesitados en la región de Puerto Cabezas, Nicaragua, donde el huracán Félix arrasó la sabana de pinos de la región noreste de Centroamérica. país el otoño pasado.

Los voluntarios de asistencia en desastres (DR) de SBTC siguieron las instrucciones de Mike Lene de la Iglesia Bautista Labelle, quien sirvió como constructor principal en el viaje. El misionero Jim Palmer desarrolló los sencillos planos de una casa de madera elevada de 16 por 20 pies y tres habitaciones para reflejar la cultura local.

La mujer ciega siguió escuchando atentamente los ruidosos alrededores mientras trabajaba el equipo de 10 hombres de Texas. Ella había estado sin su casa desde el 4 de septiembre cuando Felix golpeó.

Ella le dijo al líder del equipo a través de un traductor: “El viento arrancó el techo y se llevó todo lo que había en la casa. Llevé a los niños al árbol más cercano y los até al árbol para evitar que el viento se los llevara ”.

Las lonas azules y las pesadas láminas de plástico blanco que cubrían las chozas circundantes con la palabra "USAID" impresa claramente en las diversas chozas improvisadas indicaban que el área había sido visitada por muchos grupos de ayuda humanitaria.

Los proyectos de construcción llamaron la atención de los aldeanos y se ganaron su respeto porque vieron que las casas se estaban construyendo, no para los políticamente conectados, sino para aquellos que realmente eran “los más pequeños”, como los describió un voluntario.

“Preguntamos a los ancianos de la aldea quiénes eran los más necesitados”, explicó Palmer, un misionero de la Junta de Misiones Internacionales de la CBS. “Les dijimos que proporcionaríamos todo el material de construcción y la mano de obra para construir casas para aquellos que no podían trabajar por sí mismos o no tenían medios para ayudarse a sí mismos. Los ancianos realmente eligieron quién recibiría los nuevos hogares ".

La primera vivienda que se completó fue para una viuda con tres hijos. Se mudó a la casa antes de que se completaran las ventanas y puertas. Todo lo que pudo decir fue: "Gracias", repetidamente.

Paul Morrow, voluntario de RD de la Iglesia Lakepointe en Rockwall, dijo: “¡Dios es bueno! Si podemos ayudar a los misioneros y pastores a difundir esa simple verdad, se sientan las bases para el futuro ”.

La extrema pobreza de quienes viven en Santa Marta se convirtió en el punto focal del equipo de SBTC. Frank Bailey, quien a menudo estaba rodeado por los niños nicaragüenses que acudían a él, dijo: "Mientras viva, nunca olvidaré la alegría que puede dar un simple globo". Ron Maxey de la Iglesia Bautista Mobly se hizo eco de sus sentimientos y dijo que estaba en este viaje porque le encantaba ayudar a la gente.

El equipo estaba alojado en tiendas de campaña que tenían goteras cada vez que llovía y goteaba condensación durante las noches frescas. El chillido nocturno de los cerdos, los ladridos de los perros y la música fuerte impidieron que el equipo descansara mucho. Los problemas de agotamiento por calor y diarrea también plagaron a algunos de los miembros, pero el trabajo había cobrado urgencia, especialmente para la mujer ciega. A pesar de las fallas crónicas del equipo, la madera que había sido molida con una motosierra y el calor que agotaba la fuerza, el equipo siguió adelante.

Cuando las fuertes lluvias inundaron el arroyo que separaba el sitio de la casa de la mujer ciega de los constructores que estaban acampados en el patio trasero de la iglesia bautista local, se inició otra casa para una pareja de ancianos que no tenía familia que los ayudara y con problemas de salud. Los días calurosos y soleados que siguieron permitieron que la casa de la mujer ciega se terminara a principios de la semana siguiente. Después de guiarla a través de cada habitación mientras ella palpaba cada pared y ventana, la mujer estalló emocionada en su lengua miskita, "¡Estoy tan feliz, puedo reír!"

Doug Scott, de la Iglesia Bautista Westside en Atlanta, Texas, comentó: “Hemos sido bendecidos con tanto, no es que crea que alguna vez podré pagarle a Dios, pero sería egoísta por mi parte no dedicar mi tiempo a este proyecto. No puedo hablar español ni miskito, pero puedo mirarlos a los ojos y ver la alegría que sienten al ver cómo se construye su mansión ”.

Jack Wilkins, voluntario de la Iglesia Bautista Pine Forest en Onalaska, dijo: "Es bueno ver personalmente lo que están haciendo nuestros misioneros y cuánto respeto tienen los lugareños por ellos".

Paul Easter de la Iglesia Bautista Cason, Cason agregó: “Algunos son llamados a ser pastores, algunos misioneros, pero yo fui llamado a ser un voluntario de misión. Si no puedo pasar dos semanas sin las comodidades del hogar, entonces
puedo compartir mi tiempo con los demás, entonces yo sería el que me las arreglara sin él ".

El equipo incluía a tres pastores que se acomodaron en varias tareas a medida que continuaba el trabajo. Julián Moreno, pastor de Primera Bautista Iglesia en Uvalde, actuó como intérprete de español. El intérprete local hablaba miskito, español e inglés criollo.

El pastor Bill Fondren de la Iglesia Bautista LaBelle en LaBelle le dijo al equipo que “ser un instrumento de Dios que puede tener un impacto radical al hacer lo simple es de lo que se trata el ministerio. Este trabajo es algo que cualquiera puede hacer ".

Cuando se completó la cuarta casa, la viuda que recibió la casa exclamó a sus amigos que estaban presentes: "Miren a todos mis hermanos que han venido a ayudarme cuando no tenía a nadie más".
El equipo cerró la semana completando dos casas más, instalando cableado eléctrico y construyendo una docena de bancos para la iglesia bautista local.

Para obtener más información sobre el Proyecto hasta el menor de estos en Nicaragua, envíe un correo electrónico a Jim Richardson, director de ayuda en casos de desastre de SBTC, a jrichardson@sbtexas.com.

? Larry Shine es el pastor de la Iglesia Bautista Pine Forest en Onalaska y un veterano líder del equipo de ayuda en casos de desastre.

{article_author [1]
Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.