Misioneros de Texas para musulmanes pasan del miedo a la amistad

Como misioneros del Cuerpo de Servicio de la Misión de SBTC, un equipo de marido y mujer llamado Carl y Kerry (los apellidos se ocultan por razones de seguridad) recuerdan su temor inicial de trabajar con musulmanes en el norte de Texas.


“Cuando llegamos por primera vez a Dallas, les teníamos miedo”, recuerda Carl, un ex ministro de música. Sin embargo, el miedo a trabajar con una cultura desconocida pronto se disipó.


“Nuestra visión de los musulmanes ha cambiado enormemente”, dijo Carl. “Consideramos que son las personas más agradables y hospitalarias que jamás haya conocido. Son algunos de nuestros mejores amigos ".


Estos nuevos amigos musulmanes son personas y familias de refugiados internacionales que huyen de su país debido a conflictos como la guerra, la persecución y la limpieza étnica. Desplazados de su tierra natal y, a menudo, con la ayuda del Departamento de Estado, los refugiados a Estados Unidos llegan con pocas o ninguna posesión personal.


Deben hacer la transición a una nueva forma de vida rápidamente, obligados a aprender un nuevo idioma y conseguir un trabajo pocos meses después de su llegada. Deben aprender a usar el transporte público y comprar alimentos, así como adaptarse a las diferencias culturales.


“Gran parte de nuestro ministerio se centra en satisfacer esas necesidades”, dijo Kerry. “Y mientras satisfacemos esas necesidades, desarrollamos relaciones con ellos. Están muy abiertos porque alguien está ahí para ayudarlos y amarlos ".


La pareja imparte clases de inglés, proporciona transporte y ayuda a los refugiados a encontrar empleo.


A medida que se desarrollan las amistades, Carl y Kerry convierten las conversaciones en asuntos espirituales.


“La clave no es tratar de decirles lo que necesitan escuchar, sino hacer preguntas sobre lo que creen y simplemente ser amigos”, dijo Carl.


“Al hacer preguntas, muchas de ellas se abren. Quieren hablar sobre su fe y algunos de ellos hacen preguntas sobre nuestra fe. Descubrimos que están muy abiertos a discutirlo ".


Carl y Kerry evangelizan a través de historias bíblicas cronológicas, grupos de estudio bíblico en complejos de apartamentos y proyecciones de “Película de Jesús” para grupos en sus idiomas nativos.


“Cuando ven a Jesús y quién era y lo que hizo, realmente los impacta”, dijo Kerry.


Si bien la mayoría de los refugiados musulmanes están abiertos a aprender sobre Jesús, la persecución social y cultural dentro de la comunidad musulmana a menudo los disuade de comprometerse con Cristo.
Algunos rezan para recibir a Cristo, pero rechazan el testimonio público del bautismo por temor al acoso de sus familiares y amigos musulmanes.


Compartir el evangelio con los musulmanes generalmente no produce resultados inmediatos, pero esto no desanima a la pareja. “Se necesita mucho tiempo”, dijo Kerry. “Pero cuanto más trabajamos con los musulmanes, más me doy cuenta de que se trata de Dios y el Espíritu Santo en acción. Somos simplemente mensajeros, y Dios hace el trabajo espiritual ”.


Carl y Kerry también hablan con iglesias y grupos sobre cómo pueden ministrar a los refugiados. Animan a las iglesias a adoptar familias de refugiados y capacitan a los cristianos sobre cómo dar clases de inglés.


Para aquellos preocupados por su capacidad para enseñar inglés, Kerry ofrece tranquilidad.


“No se trata de inglés. Se trata de relaciones. Usamos el inglés para construir un puente en sus corazones para que a través de esas relaciones, podamos compartir a Jesús con ellos ".


La pareja cree que todos los cristianos pueden ministrar a los musulmanes, ya sean vecinos, compañeros de trabajo o refugiados internacionales. Junto con la oración, recomiendan desarrollar amistades, hacer preguntas genuinas y señalarles a Jesús.


Carl espera que los cristianos experimenten la misma transición del miedo a la amistad cuando comiencen a ministrar a los musulmanes.


"La gente solo necesita darse cuenta de que todo lo que tiene que hacer es ser un amigo, hacer muchas preguntas, mostrar mucho amor y puede tener un ministerio para una familia musulmana".

{article_author [1]
Lo más leído

La iglesia del este de Texas ve 'pequeñas cosas que tienen grandes efectos' a través del ministerio estudiantil

MARSHALL—Para muchos, el ministerio juvenil tiene una textura distintiva: grande y ruidosa. Pero para John Bailey, pastor estudiantil de la Iglesia Bautista Immanuel en Marshall, señalar a Cristo a la próxima generación se trata tanto de cosas simples como...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.