¿Cuál es tu historia? No soy un misterio, soy un milagro.

En el otoño de 2022, fui al hospital por algo que pensé que era menor. No tuve síntomas mayores ni nada por el estilo, pero mi esposo Rafael insistió en que fuera a urgencias. Me dijeron que había tenido dos infartos y necesitaba una cirugía a corazón abierto.

Al parecer nací con un defecto en el corazón. Como dije, nunca pensé que fuera algo importante, pero me dijeron que no podía volver a casa hasta que pudiera operarme. Fue un milagro que un cirujano cardíaco con mucha experiencia ordenara una serie de pruebas hasta que entendió lo que estaba pasando con mi corazón. 

Estuve en el hospital del corazón una semana después de haberme sometido a una cirugía a corazón abierto, eso fue el 21 de noviembre. Después de eso,
todo salio mal. Todo. Según los médicos, mi corazón y todos mis órganos, todo, se detuvo durante más de una hora. 

Todos los órganos (riñones, pulmones, hígado) simplemente se detuvieron. Me declararon muerto. Le dijeron a Rafael que no podían hacer nada más y que necesitaba estar preparado. Fue a la funeraria e hizo arreglos porque una vez que desconectaron las máquinas se acabó.

Pero el Señor dijo que no y mi corazón empezó a trabajar. Cuando mi corazón empezó a funcionar, me dieron este medicamento para ayudar a que mi cerebro y todos mis órganos reciban oxígeno. Ese medicamento me quemó las manos y los pies. Al final me amputaron la mano derecha. Me amputaron algunos dedos de la mano izquierda, las puntas de los dedos, y un tercio del pie derecho. También perdí todos los dedos del pie izquierdo, pero estoy vivo.

Luego le dijeron a mi esposo que si no me desconectaba de las máquinas, iba a tener muerte cerebral o daño cerebral por el resto de mi vida porque estuve sin oxígeno por mucho tiempo. Estuve en coma durante más de tres semanas. Cuando me desperté a mediados de diciembre, pensé que era el día siguiente de la cirugía. Estaba alerta y empezaron a hacerme preguntas.

"Sólo el gozo de tener al Señor, y que el Señor me bendiga y me use, eso es más que suficiente para mí".

El médico que me operó del corazón ha sido médico durante más de 50 años. Cuando le pregunté: “Doctor, ¿cuánto tiempo estuvo mi corazón y todo se detuvo?” Simplemente me miró y dijo: "Durante más de una hora". Él dijo: "Eres un misterio para nosotros".

Le dije: "No, no soy un misterio, soy un milagro". Ellos no entienden. Desde el punto de vista médico, es casi imposible. Mi médico de familia me dijo que debería estar agradecido de no estar conectado a una máquina de oxígeno en un asilo de ancianos por el resto de mi vida.

Pero mi cerebro está perfectamente bien y estoy bien excepto donde me quemaron las manos y los pies. Aparte de eso, estoy bien. Mi cerebro está mejor que nunca porque ahora tengo que ser más creativo. Hago crochet, cocino, limpio, lavo la ropa.
Todavía sirvo en mi iglesia, trabajando en la computadora. Quiero decir, es un poco más difícil que antes. Me lleva un poco más de tiempo, pero camino sin bastón, sin andador, y voy bien.

Estoy disfrutando de la vida y estoy sirviendo al Señor. Le estoy contando a otras personas lo que me pasó, lo crean o no. Esa es mi historia.

Desde que me convertí al cristianismo hace 35 años, ha sido mi deseo y mi pasión servir a Dios. He servido en misiones, fui uno de los asistentes en la oficina [en nuestra iglesia anterior]. Quiero decir, lo que sea, lo he hecho todo. Ahora mismo estoy sirviendo en el ministerio de benevolencia distribuyendo alimentos. El boletín lo hago en mi iglesia [First Sunnyvale Español]. Actualmente también estoy trabajando con nuestro comité de misiones. Estoy trabajando con los líderes del grupo celular. Estoy trabajando con el comité de bienvenida. Estoy involucrado en todo lo que puedo ser.

No ha habido un solo día en el que le haya preguntado al Señor: “¿Por qué?” Ahora estoy buscando otras maneras de animar a la gente que ha pasado por algo similar, por amputaciones, gente que se está dando por vencida. Esto es sólo físico. Eso es lo que siempre les digo. Desde el punto de vista espiritual, tu cuerpo es simplemente físico: va a pasar. Sólo el gozo de tener al Señor, y que el Señor me bendiga y me use, eso es más que suficiente para mí.

¿Cuál es tu historia?

¿Quiere compartir una historia de lo que Dios está haciendo en su vida o en su iglesia? 

Comparte tu historia aquí

Lucy Marroquín
(como se le dijo a Gary Ledbetter)
Lo más leído

Domingo de Bautismo: Los bautistas del sur 'llenan el tanque' en todo el país, celebrando la nueva vida en Cristo

LEXINGTON, Ga.—Los últimos dos años han sido un torbellino para el pastor Matt Bartlett y la Iglesia Bautista de Lexington. En su punto más bajo reciente, la iglesia de 176 años tenía una asistencia de 39 personas, la mitad de las cuales eran del pastor...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.