Voluntarios de la nación navajo inspirados para ayudar a las víctimas de Harvey junto con SBTC DR

Puerto Arturo Durante generaciones, los navajos han sido receptores de equipos misioneros voluntarios. Buddy Evans acompañó uno de esos viajes en 1985. Durante dos semanas, su equipo dirigió la Escuela Bíblica Vacacional por las mañanas, las reuniones de avivamiento por las tardes y, en el medio, exploró la región desértica de Nuevo México, un marcado contraste con su hogar en Port Arthur. , Texas.

Evans encontró intrigante la cultura navajo y alentadora la apertura de la gente al evangelio. Casi una generación después, Evans se animó de nuevo cuando el primer equipo de socorro en casos de desastre de la Nación Navajo llegó a su casa devastada por las inundaciones y ofreció ayuda en el nombre de Cristo.

"Me sorprendió lo ansiosos que estaban por venir a ayudarme", me dijo Evans, con la voz entrecortada por un momento. 

Las noticias de familias navajo que vivían en las regiones devastadas por el huracán Harvey preocuparon a los líderes cristianos navajos, incluido el presidente tribal Russell Begaye, un exmisionero de la NAMB y el vicepresidente Jonathan Nez. Pero su incapacidad para responder rápidamente a las necesidades fuera de la reserva demostró una debilidad en las iglesias navajo: siempre habían estado recibiendo misioneros, no enviándolos.

Eso cambió a raíz de la tormenta. Los líderes de la iglesia y el ministerio unieron su experiencia y recursos para reclutar, capacitar y desplegar el primer Equipo de Respuesta Cristiana de la Nación Navajo (NNCRT) el 21 de octubre, solo ocho semanas después de que Harvey llegara al sureste de Texas.

La iglesia y los ministerios paraeclesiásticos dirigidos por los navajos dentro de la reserva han brindado durante décadas apoyo material, incluida la construcción y reparación de viviendas, para los necesitados dentro y fuera de la reserva. Pero el NNCRT es el primero de su tipo y se basa exclusivamente en la comunidad cristiana navajo en toda la reserva para desplegar equipos de respuesta a desastres en cualquier momento.

“Somos la nación tribal más grande de los Estados Unidos. Necesitamos emular el servicio. El mundo lo llama voluntariado. Como creyentes, lo llamamos servicio ".

jonathan nez

"Somos la nación tribal más grande de los Estados Unidos", dijo Nez durante un descanso de los paneles de yeso flotantes en Trinity Church en Port Arthur. “Necesitamos emular el servicio. El mundo lo llama voluntariado. Como creyentes, lo llamamos servicio ".

El primer equipo se desplegó para un viaje de nueve días, limpiando los escombros que quedaron en las casas después de la eliminación inicial del lodo, incluida la casa de Evans, de pisos y paneles de yeso. Pero otra evaluación determinó que el techo también tenía que salir. La NNCRT hizo un trabajo rápido, dijo Evans agradecido.

Lo que inicialmente atrajo a la NNCRT a la región fue una familia navajo que vivía en Port Arthur. Brindar asistencia a su propia gente fue el impulso para el desarrollo de los equipos de respuesta. Pero una vez en la región, Mike Liles, coordinador de ayuda ante desastres de SBTC, facilitó trabajo adicional y organizó su estadía en First Baptist Church, Groves.

Una semana después de regresar a casa del primer viaje misionero, la NNCRT envió a su segundo equipo a Port Arthur el 5 de noviembre para una semana de paneles de yeso colgantes en la destruida Trinity Church. Un equipo de socorro en casos de desastre de la Iglesia Bautista Bellevue cerca de Memphis, Tennessee, también ayudó en la iglesia y la comunidad circundante, habiendo enviado nuevos voluntarios cada semana durante meses.

Cada día de trabajo comenzaba con un devocional matutino, que Nez dirigió el 7 de noviembre. A partir de 1 Corintios 12, recordó al equipo de trabajo de raza mixta que el Cuerpo de Cristo espiritualmente eficaz está compuesto por todo tipo de personas. El mensaje no podría haber sido más conmovedor, dijo Mike Due, pastor de Trinity Church.

Due, que es de raza blanca, pastorea una congregación bilingüe predominantemente hispana. Los equipos de socorro que reparaban su iglesia eran navajos y también los hermanos y hermanas de Tennessee en Cristo voluntarios que eran blancos y negros.

“Lo humillante es que es la gracia de Dios”, dijo Due mientras inspeccionaba las reparaciones que se estaban haciendo en el edificio de su iglesia que había tomado 14 pulgadas de agua y lo mantuvo durante una semana. 

La tripulación navajo multigeneracional llamó la atención de Liles. Está acostumbrado a ver equipos de RD compuestos por adultos de mediana edad o jubilados. Pero el equipo de 12 miembros, formado exclusivamente por hombres, que colgaba paneles de yeso y hacía reparaciones, tenía entre 20 y mediados de los XNUMX hasta la mediana edad.

Fue la generación más joven, conocedora de la tecnología y con un corazón para que su gente conociera a Cristo, la que puso en marcha la NNCRT. Una vez que tuvieron el visto bueno de Begaye, Nez y los líderes ministeriales Seth Stevens, de 25 años, Kyle Curley de 30 y Adam Dehiya de 23, todos asociados con los Ministerios de las Indias Occidentales, crearon la organización sin fines de lucro. Solicitaron donaciones y juntaron los recursos humanos y materiales para lanzar los equipos.

Los miembros de la tripulación tienen la esperanza de que la publicidad en casa sobre la NNCRT abra más oportunidades para compartir el evangelio. John Emerson, un navajo que trabaja con Cornerstone Ministries, un servicio de reparación de viviendas y construcción, sabe que es el “hombre de paz” bíblico al que le puede resultar más fácil escuchar el evangelio entre los navajos que alguien de otra cultura.

"Si voy a ellos y les cuento sobre el evangelio", podrían estar más dispuestos a escuchar, dijo Emerson.

El trato histórico del gobierno de los Estados Unidos a los navajos ha sido, y para algunos sigue siendo, una fuente de tensión. Las injusticias del pasado han dejado profundas cicatrices. Ese es el contexto en el que los cristianos, navajos y no nativos americanos, deben hablar. 

 Nez no descartó esos agravios. Pero él cree que incluso en tiempos difíciles, Dios siempre ha tenido un plan para el pueblo navajo. Y la curación se puede encontrar entre los navajos, que generalmente valoran la resiliencia, y en Cristo, que requiere perdón, dijo.

“Esa es la historia de Cristo: avanzar, perdonar”, dijo. "Eso es más relevante que nunca".  

Corresponsal de TEXAN
bonnie pritchett
Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.