Esperanza para los refugiados en Uganda

El ministerio de curación de traumas utiliza la narración de historias para compartir la verdad bíblica.

Los sursudaneses que viven en el asentamiento de refugiados del campamento de rinocerontes en Uganda saben que Deborah * es una forastera. Pueden verlo en su piel. Ella es liberiana, con la piel más clara que la de ellos, un hecho que no fue borrado por los años que vivió en Sudán del Sur casada con un hombre de Sudán del Sur.


Pero las cicatrices de su corazón son las mismas que las de ellos; ellos también pueden ver eso.

“Ella realmente es como uno de ellos”, dijo Rebecca Shapley, quien junto con su esposo, Tyson, sirve como misionero de la Junta de Misiones Internacionales cerca del campamento.

Deborah huyó allí, al igual que los otros refugiados. En el campamento de Rhino, más de 120,000 personas conviven con las cicatrices que trajeron consigo. El campo se abrió en 1980, pero se expandió cuando la Segunda Guerra Civil Sudanesa comenzó unos años más tarde y se prolongó durante más de dos décadas.

Y mientras Tyson trabajaba con socios ministeriales para proporcionar viviendas y pozos y satisfacer otras necesidades físicas allí, una necesidad singular seguía subiendo una y otra vez: la atención de traumas.

Los Shapleys, cuya iglesia remitente es Harmony Baptist en Weatherford, han escuchado historias de víctimas en masa. Algunos de los refugiados son de lugares donde los grupos rebeldes entraron y abrieron fuego.

“También hemos escuchado historias de personas específicas que fueron atacadas por sus creencias”, dijo Tyson. “Se incendian sus casas. Sus cosas se incendian. Tendrán hermanos que serán asesinados o secuestrados, mujeres violadas, niños secuestrados para convertirse en niños soldados. Si puede nombrarlo, probablemente le haya pasado a este grupo de personas ".

Y dondequiera que fueran los Shapleys, escucharon y vieron la necesidad de que alguien viniera junto a los refugiados y los ayudara a atravesarlo. Entonces, cuando la pareja consiguió un recurso llamado New Hope, dijeron que lo vieron como un cambio de juego.

El modelo New Hope es un plan de estudios para grupos pequeños de siete semanas que enseña una historia al grupo cada semana de manera que se pueda transmitir oralmente. Cada historia se enfoca en alguien de la Biblia que enfrentó un trauma y cómo Dios interactuó con ellos a través de esa tragedia.

Por ejemplo, la historia comienza con José, un hombre que tenía el favor de Dios y su padre, pero luego sus hermanos lo vendieron como esclavo, dijo Rebecca.

“A través de cada paso en la vida de José se ve dificultad tras dificultad, pero la Biblia nos dice cómo Dios tuvo favor en José y estuvo con él todo el tiempo”, dijo. "Al igual que con José, vemos cómo Dios está usando su sufrimiento para la salvación de muchos".

Ella dijo que les da esperanza escuchar que la Biblia habla mucho sobre el sufrimiento y que nadie es inmune a él. En el grupo, memorizan una verdad clave de la historia de José en Génesis 50: "Lo que quisiste hacer para mal, Dios lo hizo para bien, no solo para mí, sino para la salvación de muchos".

“New Hope usa lentamente las siete historias para explicarles cómo Dios es bueno, cómo es redentor y cómo permite que sucedan las cosas, pero al final él obtiene la gloria”, dijo Rebecca.

Cuando un grupo de curación de traumas comienza a reunirse, las personas que vienen tienen un exterior duro, dijo Rebecca. Lo han aprendido para la supervivencia del día a día. Pero a medida que avanzan a través de las historias bíblicas y las actividades de sanación, los muros comienzan a derrumbarse y comparten sus historias y se sinceran sobre su dolor.

“Son gente tan fuerte y estoica”, dijo. “Pero eventualmente las Escrituras ablandan tu corazón y el Espíritu Santo te habla y te permite contar tu historia, y ahí es cuando surgen las emociones”.

Rebecca dijo que su corazón está en que sus socios nacionales que viven en los campamentos estén equipados para que puedan compartir las historias en su propio idioma y cultura de una manera que los Shapley no pueden.

Ahí es donde entra Deborah.

La viuda de 61 años es una “mujer poderosa de Dios” y siente que Dios la tiene en el campamento por una razón, dijo Rebecca. Deborah ahora está tomando el plan de estudios oral de New Hope y lo está reproduciendo en todo el campamento.

“Vive como refugiada en los campamentos y es una de las personas más evangelizadoras con las que he tenido el honor de estar”, dijo Rebecca. “La aman y la respetan por su edad, así que ella puede ministrar de muchas maneras con las mujeres”.

Eso es especialmente importante en este momento, mientras que los Shapleys no pueden ingresar al campamento; durante los últimos meses, el uso de transporte público y vehículos personales se ha restringido debido a COVID-19.

"Hemos usado el tiempo que pasamos lejos de nuestros amigos y socios ministeriales para orar más específicamente por sus caminatas con el Señor, por su obediencia para amar y compartir el evangelio con quienes los rodean y por el gozo continuo en medio del sufrimiento", dijo Rebecca. . “Confiamos en que así como el Señor ha hablado a nuestros corazones durante este tiempo de incertidumbre y aislamiento, también está hablando a los corazones de los refugiados. Estamos emocionados por el día en que se nos permita tener compañerismo una vez más con nuestros amigos y escuchar todo lo que el Señor ha estado haciendo ”.

También tienen un nuevo conjunto de historias bíblicas de New Hope adaptadas a la incertidumbre de la pandemia que podrán usar una vez que se les permita viajar nuevamente.

Mientras tanto, los Shapley confían en que el Evangelio continúa saliendo de la forma en que lo vieron salir antes, con personas que caminan durante horas por los campamentos compartiendo las historias bíblicas que habían escuchado, historias que les habían traído sanidad y una nueva esperanza. el Evangelio.

“No es nada que hagamos; no somos consejeros profesionales capacitados ”, dijo Rebecca. “Es básicamente un amor por el Señor y un amor por los perdidos. Usted toma las Escrituras y sirve como la voz de la Palabra de Dios, y el Espíritu Santo hace el resto ". 

* Nombre cambiado

Nota del editor: esta es una característica de dos partes publicada en la edición impresa de julio. La historia de la contraparte se puede encontrar here.

Corresponsal de TEXAN
gracia thornton
Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.