Las bendiciones se esconden en nuestros errores

Las bendiciones se esconden en nuestros errores

Quiero hablarles de uno de los peores errores que he cometido.

Cuando respondí a un llamado para servir en el ministerio vocacional, Dios me bendijo con mentores increíbles que, verbalmente y con el ejemplo, me ayudaron a equiparme para servir al reino. Esos hombres me inculcaron el deber inquebrantable de predicar la Palabra infalible de Dios. Me enseñaron a pastorear con sacrificio a las personas que el Señor puso a mi cuidado. Observé y aprendí mientras proyectaban la visión y ejecutaban la estrategia. 

Entonces, cuando el Señor me abrió la puerta para servir como pastor principal de una iglesia después de trabajar como pastor asociado durante varios años, sentí que estaba listo para ministrar desde una base bastante sólida. Pero había un problema. Entretejidos a lo largo de mi sólida base ministerial había pequeñas fracturas causadas por el estrés de algunas mentiras que había comenzado a creer.

La primera mentira fue que servir en el personal de una iglesia me daría más tiempo para estar con el Señor. La segunda mentira tomó una forma similar: cuando Dios me llamó para servir como pastor principal, pensé que no tendría que luchar tanto por mi tiempo con el Señor como lo hice como pastor asociado. Después de todo, mi responsabilidad de estudiar y predicar la Palabra de Dios cada semana requería proximidad bíblica, ¿verdad? La tercera mentira podría haber sido la más dañina de todas porque sonaba tan noble: Renunciar a mi tiempo con el Señor era aceptable siempre y cuando estuviera haciendo algo por la causa del ministerio.

Fue un error devastador para mí creer estas mentiras. En poco tiempo, me encontré ministrando efectivamente a otros mientras simultáneamente me agotaba. Espiritualmente, me estaba quedando vacío.

"Aprendí que cualquier cosa que hagamos a través del llamado del ministerio por la causa del reino debe ser el resultado de un caminar personal e íntimo con Jesús".

Dios redimió esta temporada tan difícil en mi vida enseñándome verdades que no creo que hubiera aprendido de otra manera. Aprendí que cualquier cosa que hagamos a través del llamado del ministerio por la causa del reino debe ser el resultado de un caminar personal e íntimo con Jesús. Enfocar el ministerio de cualquier otra manera es participar en batallas espirituales con nuestras propias fuerzas y, amigos, ningún ser humano puede soportar ese tipo de peso.

Odio cometer errores. Pueden ser dolorosos, frustrantes y vergonzosos. Pero también son regalos. Dios puede redimir cualquier error. Debido a esto, a medida que envejezco, menos quiero escuchar acerca de los éxitos de alguien y más quiero escuchar acerca de los errores que han cometido y cómo el Señor los usó de maneras asombrosamente redentoras. Creo que las mejores historias, las reales, cuentan cómo Dios puede tomar lo que parecen ser los peores errores de nuestras vidas y convertirlos en algo hermoso, algo conmovedor. 

Los errores rara vez son terminales y no son adornos de vergüenza que cuelgan de las ramas de nuestras vidas. 

Son oportunidades para que Dios nos haga crecer y nos enseñe más acerca de nuestra necesidad de Él.
si tan solo los abrazamos por lo que realmente son. 

foto de Jayson Larson
Editor de Contenido Digital
jayson larson
Tejano bautista del sur
Lo más leído

Domingo de Bautismo: Los bautistas del sur 'llenan el tanque' en todo el país, celebrando la nueva vida en Cristo

LEXINGTON, Ga.—Los últimos dos años han sido un torbellino para el pastor Matt Bartlett y la Iglesia Bautista de Lexington. En su punto más bajo reciente, la iglesia de 176 años tenía una asistencia de 39 personas, la mitad de las cuales eran del pastor...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.