Dios bendiga a América

El Día de la Independencia, ese caos de banderas, fuegos artificiales y sandía, será un poco tentativo este año único. Aquellos que se inquietan al ver una bandera estadounidense en la iglesia o al escuchar el himno nacional cantado una vez al año en la adoración, quizás sean más numerosos e inquietos este año. 

Pero todavía me uno a los que celebran a Estados Unidos. Hay razones para hacerlo. 

Primero, estoy agradecido. Quienes fundaron nuestro país y lo mantuvieron durante días muy difíciles nos han entregado una nación que ha bendecido al mundo. Somos destinatarios de una nación a la que muchos anhelan unirse y solo unas pocas celebridades tontas hablan de irse. Estoy agradecido por la libertad construida en nuestra nación y protegida por sus documentos fundacionales. Nos beneficiamos de esas libertades todos los días. Me beneficio al escribir esta columna. A quien sea que no le guste, no tengo que preocuparme por la opinión de los que están en el poder político. Eso no es cierto en todas partes. 

También admiro a mi país, no porque esté a la altura de sus ideales, sino porque los tiene. Esas elevadas aspiraciones no se olvidan, sino que surgen cada vez que alguien cree que las estamos descuidando en detrimento de nuestra gente. Algunas naciones serían lugares peores si fueran todo lo que desean ser. Estados Unidos se vuelve mejor cuando se acerca más a sus valores expresados. 

Estados Unidos es un lugar de esperanza porque nuestros ideales provienen de una cultura mayoritariamente judeocristiana. Donde repetidamente nos hemos quedado cortos de esos principios, han sido los reformadores con Biblias en sus manos los que han clamado en voz alta por un cambio. Escuche la retórica de abolicionistas y activistas de derechos civiles y escuche las referencias bíblicas. 

Pero el amor por Estados Unidos es como mi fe en Dios. Puedo dar razones racionales para ello que parecen convincentes pero, en última instancia, amo a Estados Unidos (y creo en Dios) porque lo hago. Otros que aman otros lugares de origen no me convencen mientras cantan las alabanzas de sus propios países. Quizás la gente abandona sus hogares por razones racionales, pero no solemos abrazar nuestros hogares por lógica. Tener un lugar al que llamar hogar, un lugar no solo una granja, es un regalo de Dios. 

Piense en Israel, en Jerusalén. Lo he visto y no pelearía contigo por el paisaje. Es un lugar duro, desierto, un lugar de extremos y confusión. Una lectura casual del Salmo 137 me deja preguntándome: "¿Por qué la pasión?" Pero dejar vagar a los niños hebreos durante una generación les hizo desear un hogar propio; cualquier lugar suena mejor que rodear el Sinaí. Y Jerusalén era un lugar más maravilloso que el desierto de Judea. Tal vez sea relativo, pero es mucho más que eso. La Tierra Prometida fue dada como una imagen imperfecta de la Tierra Perfecta por venir. Jerusalén no ha sido una ciudad de paz durante gran parte de su historia, pero en su mejor momento ofrece un vistazo a la ciudad celestial que veremos algún día. En el peor de los casos, nos hace añorar la Nueva Jerusalén y el regreso de su Rey. 

Entonces amo a Estados Unidos porque es mi hogar. Algo tendría que obligarme a irme en lugar de convencerme de quedarme. Reconozco que el significado de Jerusalén es único en el mundo, pero también creo que el regalo de un hogar puede tener un propósito similar en la vida de cualquier persona. He visto el mejor lado de 10 países extranjeros y el peor lado de varios. No quise quedarme en ninguno de ellos, pero encontré gente que estaba feliz en casa. Cuando piensan en el cielo, piensan en un lugar donde estarán perfectamente seguros, perfectamente en reposo y perfectamente "en casa". Anhelan “una ciudad no hecha por manos”, pero el concepto de esa ciudad comienza con el lugar que Dios les dio.

GK Chesterton explora esto muy bien en su ensayo en "Heretics" criticando a Rudyard Kipling. Su argumento es que Kipling, un inglés cosmopolita, amaba Inglaterra por sus cualidades de una manera similar a como ama otros lugares por sus cualidades. Kipling vio Inglaterra de pasada en lugar de verla como la veía el granjero que cavaba su campo de patatas. El granjero veía a Inglaterra como su mundo y el escritor trotamundos la veía como un lugar admirable en el mundo. Kipling era para Chesterton “el mujeriego de las naciones”, un hombre que amaba algo de muchos países con un amor “por causa de” pero que nunca conoció ese primer amor, el amor de “indiferencia”. 

Quizás veas el punto más profundo. Nuestro país está turbulento y preocupante, no importa cómo se compare con otro lugar. Pero es el lugar desde el que veo el mundo entero. Es el lugar que me enseñó a amar un hogar. Y Estados Unidos me enseña, en lo mejor y en lo peor, a anhelar el país perfecto que será mi hogar para siempre.  

Corresponsal
gary ledbetter
Tejano bautista del sur
Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.