Los paneles de discusión de la reunión anual abordan el ministerio post-COVID

AUSTIN-La pandemia de coronavirus ha sido un gran nivelador entre las iglesias SBTC. Los protocolos de mitigación de virus cerraron temporalmente las iglesias. Todas las congregaciones de SBTC, grandes, pequeñas, vacilantes o prósperas, se han visto obligadas a volver a imaginar cómo obedecerán la Gran Comisión.

Una vez que se permitió la apertura de las iglesias de Texas en abril, los miembros gradualmente, algunos con dudas, comenzaron a reunirse en persona para la adoración corporativa y el estudio bíblico. Para noviembre, y todavía en medio de una pandemia, los líderes y pastores de SBTC confesaron sus fallas y luchas durante los meses durante tres paneles de discusión. Ofrecieron aliento y consejos prácticos para iglesias en situación similar que deseaban permanecer fieles al llamado de Dios.

Re-involucrar al corazón

“Cíñete a lo básico”, dijo Gregg Matte, pastor de Houston's First durante el panel de discusión “Re-Involucrar el corazón: Mantenerse enfocado en la Misión — Hechos 1: 8.

Otros panelistas incluyeron a Matt Queen, decano asociado de Southwestern de la Escuela de Evangelismo y Misiones Roy J. Fish; Alex Traverston, misionero de la IMB; y Caleb Turner, pastor asistente de la Iglesia Bautista Amistad Mesquite. Kenneth Priest, director de Estrategias de la Convención de SBTC, moderó.

Aunque los tres paneles abordaron diferentes temas, una advertencia común los entrelazó:  Mantener un momento de silencio, orar y buscar la voluntad de Dios es primordial para todo pastor, especialmente durante la agitación causada por la pandemia.

"Durante este tiempo, use esto para algo positivo", dijo Matte. "Hay muchos cambios positivos que pueden surgir".

Si bien los cierres han reducido las actividades de la iglesia al mínimo, Matte dijo que también le han dado a las iglesias la oportunidad de reevaluar la necesidad de programas que se han acumulado y permanecido como "roca sedimentaria". 

Los cristianos que no estaban compartiendo activamente el evangelio antes de la pandemia probablemente no lo estaban haciendo durante la pandemia, dijo Queen. Pero las nuevas circunstancias ofrecen oportunidades para cambiar hábitos.

Las circunstancias actuales han impulsado a las iglesias a revivir los ministerios que habían dejado de trabajar mucho antes del brote del virus, dijo Queen. Por ejemplo, al abordar las necesidades de la comunidad con despensas de alimentos y ropa, las iglesias demuestran el amor de Cristo y el evangelio.

Priest le preguntó a Turner cómo la Iglesia Bautista Amistad Mesquite había estado compartiendo intencionalmente el evangelio durante la pandemia.

“No lo hemos hecho. No lo hemos hecho. La transparencia, creo, es lo mejor. No hemos hecho un buen trabajo en eso ”, confesó Turner.

Quizás otros pastores también han quitado la vista de lo que es importante, dijo.

“Hemos estado tan [concentrados] en nuestro interior durante este tiempo que hemos olvidado nuestro llamado de Cristo. La comisión de Cristo ”, dijo Turner a los 400 mensajeros. “Pero cuando me vaya de aquí van a cambiar algunas cosas. Le estoy agradecido a Dios por eso ".

Pasando del compromiso del lado del estado, Priest le preguntó a Traverston cómo ha cambiado el ministerio “hasta los confines de la tierra”.

"Definitivamente los planes se fueron por la ventana", dijo Traverston.

La región no revelada donde vive se enfrentó a algunas de las medidas de bloqueo más estrictas del mundo. Para permanecer fiel al llamado a hacer discípulos, Traverston dijo que casi tenía que haber “una comisión forzada de laicos”. 

Y los discípulos laicos comenzaron a llegar a sus vecinos en la ciudad densamente poblada.

“Entonces, hemos visto, casi, un nuevo pequeño ejército de gente común haciendo la voluntad de Dios. Y eso es lo que necesitamos ”, dijo Traverston. "Si no equipamos a los discípulos para hacer discípulos, tenemos una cultura de eso, no tenemos ninguna posibilidad".

Llegando a la próxima generación

Disciplinar a los padres para prepararlos mejor para criar a sus hijos en la fe fue un tema clave durante el panel de discusión, "Cómo llegar a la próxima generación en un mundo posterior a COVID".

Los panelistas incluyeron a Hannah Lee Duffey, ministra de niños de la Iglesia Bautista Hyde Park; Brent Isbill, pastor principal de Epic Life Church; Jessica Kowalski, directora de ministerio universitario de la Iglesia Bautista Great Hills; Jason Mick, ministro de estudiantes de la Iglesia Bautista Prestonwood; Hannah Lee Duffey, ministra de niños de la Iglesia Bautista Hyde Park; y Rylan Scott, pastor de ministerios estudiantiles en Houston Northwest Church.

El moderador del panel, Shane Pruitt, director de la próxima generación de la Junta de Misiones de América del Norte, encuestó recientemente a 2,700 personas y descubrió que el 95 por ciento de los encuestados habían profesado fe en Cristo antes de cumplir 30 años.

Eso demuestra el alcance del desafío de llegar a los 82 millones de estadounidenses en ese grupo de edad más joven, dijo. Los más viejos de esa generación son los millennials a menudo difamados.

Y están teniendo hijos, la Generación Alfa.

“A medida que pasamos por COVID, si no los equipamos para discipular a sus hijos, los arrojamos al fuego”, dijo Duffey.

Al igual que los pastores en el panel de "Re-Compromiso", Duffey dijo que los padres también se benefician al volver a los conceptos básicos de la oración y el estudio de la Biblia.

“Porque, ¿sabes qué ?, si un padre está pasando un tiempo tranquilo y está creciendo con el Señor, no hay forma de que no se derramen en sus hijos”, dijo.

Pero muchos de esos padres no son creyentes, dijo Isbill, quien pastorea en New Braunfels. Los millennials son parte de la generación poscristiana.

“Creo que una forma de llegar a la próxima generación es llegar a mamá y papá. Y la única forma de hacerlo es ser la iglesia, sin esperar que vengan al edificio, sino equipar a su gente para compartir el evangelio en sus hogares y vecindarios, sus escuelas y sus salas de juntas ”.

La generación que viene detrás de los Millennials es la Gen Z.

Scott, que se cuenta a sí mismo entre los Millennials, dijo que su generación fue la última en vivir con el espíritu de “haz lo que digo porque yo lo digo”.

“Simplemente hicimos lo que nuestros padres nos dijeron que hiciéramos”, dijo. “Gen Z, quieren saber la verdad. Quieren saber las respuestas ".

Comprender esa perspectiva ayuda a informar cómo los líderes de la iglesia adaptan sus estudios bíblicos para cada grupo, dijo Scott.

Que iglesia no necesita revitalización?

Los bloqueos por coronavirus asestaron un golpe particularmente duro a las iglesias en el programa de revitalización de SBTC. Los trastornos relacionados con COVID revelaron algunas grietas en sus cimientos de reconstrucción.

La “Iglesia Revitalizada en un Mundo Post-COVID” contó con Mike Landry, consultor de revitalización de iglesias de SBTC; Matt Queen; Randy Spitzer, pastor de la Iglesia Bautista del Caribe; y Andrew Johnson, pastor de la Iglesia Bautista Faith Memorial. Kenneth Priest moderó la discusión.

Los dos pastores en el panel, Spitzer y Johnson, relataron el progreso de años de cambio saludable y crecimiento de sus iglesias. Admitieron que la pandemia reveló algunas deficiencias.

“Se hizo dolorosamente evidente que teníamos una iglesia muy centrada en el escenario”, dijo Johnson sobre su iglesia en el este de Houston. "Cuando no había ningún espectáculo para montar un domingo por la mañana ... la tentación es pasar de una iglesia centrada en el escenario a una iglesia centrada en la pantalla".

La crisis ha desafiado a Faith Memorial a hacer que los servicios de adoración sean más "comunitarios".

"Estamos comprometidos, a medida que avanzamos, que este será un servicio de adoración más participativo", dijo Johnson. “Vamos a tener una mayor integración de los santos independientemente de sus habilidades para hablar. Estamos recuperando ese tiempo de testimonio de la vieja escuela, la gente que lee las Escrituras en voz alta ".

Para la congregación de Corpus Christi de Spitzer, la división generacional se convirtió en un abismo. La generación mayor quería estar en la iglesia. Otros pidieron precaución.

Spitzer dijo que el deseo de adorar y estudiar la Biblia en el edificio de la iglesia reveló el hecho de que las personas no se reúnen fuera de la iglesia durante la semana.

“Es el cristianismo de domingo por la mañana lo que básicamente nos muestra un problema mayor. La gente lo deja atrás el domingo por la mañana, el domingo por la noche ”, dijo Spitzer.

Con planes cuidadosamente elaborados para 2020 “destrozados” por la pandemia, Caleb Turner dijo que las iglesias han aprendido, y todavía están aprendiendo, a confiar en la dirección de Dios.

“A veces, nuestro enfoque debe cambiarse de la idea del trabajo al trabajo real y ser flexibles para satisfacer las necesidades donde sea que estén en lugar de tener que ser siempre rígidos en todo lo que hacemos”, dijo Turner. "Pero ser plenamente consciente de la importancia de permitir que Dios nos guíe y nos guíe por el poder del Espíritu Santo para poder cambiar cuando sea necesario".

Corresponsal de TEXAN
bonnie pritchett
Lo más leído

¿Qué experimenta una familia con necesidades especiales cuando visita su iglesia?

Nota del editor: La Convención de los Bautistas del Sur de Texas ha designado el 14 de julio como Domingo del Ministerio de Discapacidad. Caminamos hasta el área de registro para las clases de niños un domingo en la iglesia que estábamos visitando en...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.