Equipos de capellanía de RD ofrecen 'asesoramiento espiritual' a pedido de FEMA

El daño a Fort Myers Beach fue extenso. Las autoridades cerraron la isla el 24 y 25 de octubre para realizar importantes esfuerzos de limpieza. FOTO DE LOWELL WARREN

FORT MYERS BEACH, Fla.—A una sobreviviente del huracán Ian le resultaba casi insoportable lidiar con las presiones de la tormenta y las tormentas de la vida… hasta que habló con los capellanes de Ayuda en Desastres de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas en Fort Myers Beach.

Fort Myers Beach, una comunidad frente al mar en Estero Island, una franja insular en el Golfo de México a unas 16 millas al sur de la ciudad de Fort Myers, era un próspero lugar de vacaciones antes de que Ian llegara a fines de septiembre.

El sábado 22 de octubre por la mañana, el capellán de SBTC DR Lowell Warren de Mexia, director de misiones de la Asociación Bi-Stone, llegó para servir a los sobrevivientes. Se enteró por el departamento del alguacil del condado que Estero Island estaría cerrada a los forasteros durante dos días, a partir del lunes 24 de octubre, para que pudieran realizarse importantes operaciones de limpieza. Los propietarios de viviendas que eligieron irse el domingo por la noche no podrán cruzar el puente desde el continente para acceder a su propiedad dañada hasta el 26 de octubre.

Por orden de las autoridades locales, estatales y federales, las únicas personas permitidas en la isla durante dos días, además de los residentes que ya están allí, serían contratistas de la ciudad, socorristas, trabajadores de atención médica, trabajadores de recuperación, personal de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias y representantes. de otras agencias de servicios sociales, dijo Warren.

Luego, los funcionarios de FEMA reconocieron las necesidades de los sobrevivientes que incluso los proveedores de servicios sociales más serviciales no podían satisfacer.

Una 'alta demanda' de oración

“Había una gran demanda de oración. La gente preguntaba: '¿Hay alguien aquí que pueda orar conmigo?'” Warren dijo que se enteró por el representante de FEMA, quien le preguntó al capellán si los bautistas del sur establecerían una presencia de consejería espiritual en Fort Myers Beach, tanto durante los dos meses período de restricción de días y después.

Era un trato que ningún capellán podía rechazar.

“Nos pidió que estuviéramos disponibles para brindar orientación espiritual a las personas que luchan por entender cómo es la vida para ellos después de la tormenta. Nos pidió que estuviéramos aquí para orar por aquellos que vienen en busca de oración y aliento”, dijo Warren.

Cinco capellanes de SBTC DR instalaron una mesa con Biblias y tratados en español e inglés y comenzaron a orar y hablar con los sobrevivientes en el sitio de FEMA en Fort Myers Beach el 24 de octubre.

“No están repartiendo tratados ni Biblias, pero los están poniendo a disposición de la gente para que los recoja”, dijo Sue Robinson, voluntaria administrativa de SBTC DR de Huntsville que está en el lugar en McGregor Baptist en Fort Myers.

“Esperamos quedarnos aquí todo el tiempo que sea necesario”, dijo Warren. “La gente es muy receptiva. Los campos están blancos para la cosecha”, agregó, señalando que los capellanes hablaron con 25 personas el 24 de octubre y oraron con 15, entregando Biblias y tratados a todos los que lo solicitaron.

Oraron con los primeros en responder, los sobrevivientes e incluso el personal de la agencia.

También hablaron con Paula (nombre cambiado), quien ingresó a la carpa de FEMA después de hablar con el capellán Colin Hext, un bombero retirado. Otro bombero llevó a Paula a conocer a Hext y le dijo: “Necesito que hables con esta señora”.

En el sitio de FEMA en Fort Myers Beach, los capellanes de SBTC DR oraron con sobrevivientes, como Paula, que sufrieron tras el paso del huracán Ian. FOTO ENVIADA

“[Paula] estaba lista para darse por vencida”, dijo Warren. “Ella incluso había pensado en terminar con su vida. Dijo que se había parado en el balcón de su cuarto piso contemplando el suicidio”. Los capellanes se enteraron de que Paula era creyente. “La vida acababa de caer sobre ella antes de la tormenta”, dijo Warren.

Después de visitar a varios capellanes por un tiempo, Paula recordó el gozo de su salvación.

“Yo comenzaba una Escritura y ella la terminaba”, dijo Warren. “El Señor comenzó a traerlo de vuelta. Todas las cosas que pasaban en su vida ya no las podía manejar. El Espíritu Santo tomó el control. Se fue con un brillo en los ojos y esperanza en el corazón”.

Paula accedió a volver a orar con los capellanes al día siguiente y tantas veces como fuera necesario.

FEMA ha solicitado capellanes en el pasado durante otros desastres, dijo el director de SBTC DR, Scottie Stice.

Pero los capellanes de DR estaban ocupados incluso antes de la solicitud de FEMA. Warren contó que conoció a Pat Marchan, una residente de Fort Myers Beach y cristiana alegre que mostraba con orgullo un libro devocional preservado milagrosamente de su casa inundada. El libro había consolado a Marchan tras la muerte de su hijo seis años antes. Su supervivencia sin ningún daño por agua le recordó que Dios había protegido a su familia aunque todo lo demás fue destruido.

Continúa el trabajo de recuperación

El trabajo de socorro en casos de desastre continúa en Florida mientras los equipos bautistas del sur de todo el país sirven.

Después de preparar más de 73,000 comidas distribuidas por la división de Texas del Ejército de Salvación, la unidad de alimentación masiva SBTC DR que opera desde McGregor Baptist en Fort Myers cesó las operaciones que comenzaron hace casi tres semanas, el 4 de octubre.

“Ayer [Oct. 23], el recuento final de comidas del día fue de 1,950”, dijo Stice.

Una unidad de cocina de respuesta rápida a cargo de Dee y Doug Cates de Pampa está sirviendo a los trabajadores de DR alojados en McGregor Baptist en Fort Myers, al igual que las unidades de ducha y lavandería de Calvary Baptist en Beaumont, Arkansas DR y Florida DR, dijo Robinson.

Unas 100 familias de McGregor Baptist fueron impactadas directamente por Ian, dijo Robinson. “Han perdido casas y techos; algunos han sido desplazados. Aunque es una iglesia grande, 100 familias es un número significativo”. Aun así, “esta iglesia acaba de abrir los brazos a todo el mundo. Ha sido increíble”, agregó.

Los equipos de SBTC DR se han unido a otros equipos de SBDR para ayudar con los esfuerzos masivos de limpieza necesarios después de la tormenta. Los voluntarios se están comprometiendo a períodos de dos semanas.

Entre estos, Mike Phillips dirigió un equipo de recuperación y motosierra SBTC DR de First Baptist Bellville. David Dean continúa dirigiendo un equipo de recuperación de First Baptist Pflugerville, mientras que un equipo de Spring Baptist Church bajo el liderazgo de Bill Zaffos también está trabajando con McGregor, dijo Robinson.

Hasta la fecha, los voluntarios de SBTC DR sirvieron 754 días de voluntariado y contribuyeron con 7,054 horas de servicio, rotando dentro y fuera de Florida, realizando una variedad de tareas, desde alimentar hasta sacar barro, trabajar con motosierras y capellanía, dijo Stice.

Otros equipos estatales de Baptist DR involucrados en Florida han incluido California, Arizona, Nuevo México, Tennessee y Texas Baptist Men, confirmó Stice, y agregó que se esperan equipos adicionales de Hawái, Mississippi y Kansas/Nebraska para la semana del 31 de octubre.

Se pueden hacer donaciones para los esfuerzos de socorro del huracán Ian esta página.

Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.