¿Retrocesos? Llámalos preparativos para un regreso

Los miembros de FBC Vidor, Dale Clark, su hijo Gage, DK Marlow y su esposa Tracy, oran en una de las salas del Centro de atención para mujeres. FOTO ENVIADA

Después de temporadas de adversidad, FBC Vidor corta cinta en centro de recuperación para mujeres

T

la historia de la Centro de Atención a la Mujer, un ministerio de Primera Iglesia Bautista de Vidor y su socio sin fines de lucro, Main Street Ministries, es uno de perseverancia y búsqueda fiel.

Cuando se cortó la cinta ceremonial frente al centro el 4 de junio, marcó el último punto en una línea de tiempo que se remonta a más de una década. Esa cronología incluye dos tormentas históricas, una pandemia global y más momentos de Dios de los que uno puede contar.

Pero primero, los detalles: el centro proporcionará un entorno de vida seguro y sobrio que puede albergar de 10 a 12 mujeres a la vez. Esas mujeres pasarán sus días trabajando a través de un programa de recuperación de 12 pasos para ayudar con problemas de abuso de sustancias, recibiendo apoyo, orientación y consejería bíblica y, lo más importante, escuchando el mensaje salvador de Jesucristo.

Durante una ceremonia en la iglesia antes del corte de cinta, el pastor de FBC Vidor, Terry Wright, desafió a su congregación a comprometerse a amar y servir a las mujeres que Dios traerá al centro. “Señor”, oró, “nos comprometemos a tener la compasión que tienes, el amor que tienes y el deseo que tienes de ver vidas cambiadas”.

Hace aproximadamente 13 años, Nathan Lorick, el director de evangelismo de SBTC en ese momento y quien ahora se desempeña como director ejecutivo, invitó a Wright a unirse a un grupo de pastores en un viaje de visión a Florida. El grupo visitó la Primera Iglesia Bautista de Leesburg y su pastor, Charles Roesel, quien dirigió a la iglesia para iniciar una serie de ministerios destinados a satisfacer necesidades prácticas que abrirían puertas para compartir el evangelio en la comunidad. Entre esos ministerios se encontraba un refugio para mujeres financiado parcialmente por una tienda de segunda mano.

La directora del Ministerio de la Mujer de FBC Vidor, Cara Freeman, la directora de programas del CMI, Gena Rogers, y el miembro de FBC Vidor, Danny Peno, se ven cerca de una foto que se le dio como regalo al centro.

Al regresar a casa del viaje, Wright desafió a los líderes de su iglesia y de Main Street Ministries a orar para comenzar un ministerio similar para servir no solo a Vidor, sino también al sureste de Texas y más allá. La iglesia ya poseía un edificio de 12,000 pies cuadrados donado por James Moore, un diácono de la cercana Primera Iglesia Bautista de Groves, quien donó $65,000 adicionales para ayudar a renovar el edificio con fines ministeriales. Poco después, Dios comenzó a proporcionar liderazgo para iniciar un centro para mujeres y se abrió una tienda de segunda mano para ayudar a proporcionar fondos.

Sin embargo, el progreso se detuvo en 2017 con la llegada del huracán Harvey, que inundó más de la mitad de la ciudad de Vidor. En 2019, el trabajo se vio frenado por la tormenta tropical Imelda, y al año siguiente trajo la pandemia de COVID-19 que una vez más obstaculizó los esfuerzos para abrir el centro. Una congelación rara en 2021 hizo que las tuberías reventaran en el edificio que albergaría el centro, lo que llevó a otro proyecto de remodelación. 

Una habitación en el Centro de Atención a la Mujer que brindará un entorno de vida seguro y sobrio que puede albergar de 10 a 12 mujeres a la vez.

“Parecía que había tantas catástrofes, pero Dios es tan bueno en Su tiempo. Él siempre ve el panorama general, y su tiempo es perfecto”.

“Parecía que había tantas catástrofes”, dijo Cara Freeman, directora del ministerio de mujeres de FBC Vidor, “pero Dios es tan bueno en Su tiempo. Él siempre ve el panorama general, y su tiempo es perfecto”.

Lo que parecían retrasos desalentadores en ese momento abrió otras puertas de oportunidades, incluido el tiempo para la contratación de la directora del programa del Centro de atención para mujeres, Gena Rogers. El testimonio personal de Rogers incluye observar cómo los miembros de la familia luchan contra el abuso de sustancias. A ella se le unirán en el centro un par de otros empleados, así como voluntarios de la iglesia que serán llamados a ministrar a las mujeres que vienen al centro.

“Oramos para que Dios use el Centro de Atención a la Mujer para cambiar la vida de las mujeres y sus familias”, dijo Rogers. “Queremos que tengan una relación personal con Dios y le den toda la gloria”.

Editor de Contenido Digital
jayson larson
Tejano bautista del sur
Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.