Miembro de la junta explica las propuestas de estatutos

La posición de liderazgo innovador que tiene el SBTC entre las convenciones estatales bautistas del sur es algo que me entusiasma por ser parte de esta confraternidad. El SBTC representa una nueva forma de organizar a los bautistas del sur: más ágil, progresista, confesional y bíblicamente fiel. Durante los últimos seis meses, un grupo designado por su Junta Ejecutiva ha estado desarrollando con espíritu de oración actualizaciones para nuestra Constitución y Reglamentos que nos fortalecerán para mantenernos a la cabeza en el futuro.

Estamos proponiendo una serie de cambios que son importantes desde el punto de vista legal; usted y yo podemos querer decir lo mismo ya sea que usemos la palabra “entidad” o “agencia”, pero esas dos palabras pueden tener diferentes implicaciones legales. Otros cambios simplifican o estandarizan el idioma de estos documentos, solo para que sean más fáciles de leer y comprender. También intentamos que los documentos fueran más prácticos en algunos casos: fijamos la hora y el lugar de nuestras reuniones anuales con más de un año de antelación. Tenemos empleados en la oficina de la convención que conservan nuestras minutas, sin dejar eso para que lo hagan nuestros oficiales electos voluntarios. Los cambios propuestos a nuestra Constitución y Reglamentos se ajustarán a estas prácticas de sentido común. En algunos casos, sin embargo, estamos proponiendo cambios a nuestra Constitución y Reglamentos que realmente cambiarán la práctica de nuestra convención para abordar las necesidades en desarrollo.

Algunos de estos tienen que ver con las calificaciones que debe cumplir una iglesia para afiliarse al SBTC. En la actualidad, nuestros documentos requieren que las iglesias afiliadas contribuyan regularmente a través del Programa Cooperativo. Estamos proponiendo que cambiemos eso. Ninguna convención estatal en la vida bautista del sur está más comprometida con el Programa Cooperativo que el SBTC. Somos la única convención estatal que envía más dólares de CP para causas nacionales e internacionales de los que guardamos para las misiones de CP en Texas. Sin embargo, tenemos algunas iglesias entre nosotros que afirman la BF&M, comparten nuestra visión de la Biblia y dan con sacrificio para las misiones cooperativas bautistas del sur, pero que lo hacen a través de una fórmula diferente a la del Programa Cooperativo.

En un caso como este, la convención enfrenta una elección entre dos tipos de deshonestidad o dos tipos de honestidad. Primero, podríamos mirar hacia otro lado deshonestamente y fingir que no nos damos cuenta de que tenemos iglesias que no están dando a través de CP. En segundo lugar, podríamos redefinir deshonestamente "Programa Cooperativo" para que signifique algo diferente al PC que los bautistas del sur han estado siguiendo desde 1925. Pero estos enfoques deshonestos, aunque pueden ser demasiado comunes en la vida de los bautistas del sur, están por debajo de esta gran convención. Elegimos el camino de la honestidad.

Nuestra tercera opción es ir honestamente a estas iglesias miembros y decirles: “Lamentamos que ya no cumplan con nuestros requisitos para ser miembros. Lo estamos excluyendo del SBTC ". Sin embargo, ese enfoque parece excesivamente severo y también imprudente. No tenemos miedo de definir los límites de nuestra confraternidad de manera apropiada y hacerlos cumplir, pero cuando una congregación miembro simplemente quiere que un porcentaje más alto de sus dones se destine a misiones internacionales, ¿eso se eleva al nivel para que podamos romper la comunión con ellos? Creemos que no.

Por eso, recomendamos que adoptemos la cuarta opción y cambiemos honestamente nuestros criterios de afiliación para exigir que las iglesias cooperen "con el trabajo de la Convención" en lugar de exigir que su cooperación financiera sea "a través del Programa Cooperativo".

Además, proponemos que actualicemos nuestro lenguaje sobre las mujeres en el ministerio pastoral para alinearlo con la redacción de BF&M. El SBTC es anterior al BF&M 2000, al igual que nuestros documentos. Simplemente, aún no hemos actualizado nuestros documentos para reflejar la redacción adoptada por la SBC ese año. Simplemente deseamos alinear nuestros documentos con nuestra declaración de fe, que todas nuestras iglesias ya han afirmado como requisito para la afiliación.

También proponemos un cambio en la forma en que la convención asigna mensajeros a las iglesias SBTC. En la actualidad, asignamos mensajeros a las iglesias en función del número de nombres en la lista de miembros de esa iglesia. Para las iglesias que cambian a una contabilidad más estricta de la membresía de la iglesia, los documentos organizacionales del SBTC pueden penalizarlas con una reducción en los mensajeros asignados. Nos parece injusto pensar que una iglesia que todavía tiene la misma asistencia, da los mismos dones a la convención y realiza los mismos ministerios podría tener una voz más pequeña en las operaciones de la convención simplemente porque llegaron a nuevas convicciones sobre cómo contar. su membresía. Por lo tanto, proponemos que simplemente asignemos 10 mensajeros a cada iglesia participante.

Por último, porque sabemos que a veces todos podemos sentir la tentación de extender nuestra comunión durante el desayuno durante nuestras reuniones anuales y, por lo tanto, no todos llegan a nuestras sesiones del martes por la mañana a tiempo para el mazo de apertura, proponemos que bajemos nuestro quórum a 25 por ciento de nuestros mensajeros registrados para nuestras reuniones. Sería una lástima para nosotros no poder hacer negocios los martes por la mañana, y tememos habernos acercado a ese estado de cosas una o dos veces en los últimos años.

Estos son los cambios más significativos que proponemos. En cada caso, su Junta Ejecutiva ha estado de acuerdo con nosotros en que estos cambios nos convierten en una convención más sólida para satisfacer las necesidades de la Gran Comisión de los próximos años. Traeremos estas propuestas a nuestra reunión anual en Amarillo. Nuestra convención debe aprobarlos durante dos años consecutivos antes de que entren en vigor.

—Bart Barber es pastor de la Primera Iglesia Bautista de Farmersville y se desempeñó como presidente del Comité de Revisión de Estatutos y Reglamentos encargado de redactar cambios en los documentos de gobierno de SBTC.

Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.