Drogas y asesinatos acechan en el campo misional de la pareja

NOTA DEL EDITOR: La Semana de Oración anual por las Misiones Norteamericanas en las iglesias Bautistas del Sur será del 6 al 13 de marzo junto con la Ofrenda de Pascua de Annie Armstrong 2011, con una meta de $ 70 millones para ayudar a pagar los salarios y el apoyo ministerial de más de 5,000 misioneros que sirven en América del Norte bajo la Junta de Misiones de América del Norte de la CBS. Para obtener más información, visite www.anniearmstrong.com. LAREDO, Texas (BP) - Entre los cientos de lugares donde los misioneros plantadores de iglesias de la Junta de Misiones Norteamericanas trabajan y ministran en los Estados Unidos y Canadá, ninguno es más peligroso que Laredo en el sur de Texas. , donde viven y sirven Chuy y María Ávila. Laredo, con una población de 300,000 habitantes en la ciudad propiamente dicha, se encuentra en la orilla norte del Río Grande, justo al otro lado del río de Nuevo Laredo en México. El área metropolitana de Laredo-Nuevo Laredo tiene una población combinada de más de 700,000 ciudadanos estadounidenses y mexicanos. Es un centro de asesinatos a sangre fría, drogas y caos. Nuevo Laredo a Laredo es una vía para un mercado de drogas estimado en $ 20 mil millones operado por cárteles de la droga entre México y Estados Unidos. Con las drogas vienen la violencia desenfrenada y el derramamiento de sangre. Un tiroteo local reciente entre agentes de la Policía Federal Mexicana y miembros del cártel de la droga dejó una docena de muertos y más de 20 heridos. Es una rutina para los ciudadanos de Laredo escuchar el eco de los disparos a través del Río Bravo desde el lado de la frontera de Nuevo Laredo. Chuy, de 48 años, y María, patrocinada conjuntamente por la NAMB y la Convención de los Bautistas del Sur de Texas, son dos de los más de 5,000 misioneros en el Estados Unidos, Canadá y sus territorios apoyados por la Ofrenda de Pascua de Annie Armstrong para las misiones de América del Norte. ”Laredo es un lugar peligroso para ministrar”, dijo Ávila. “Necesito las oraciones y el apoyo de mis hermanos y hermanas cristianos”. Nacido en una familia católica en Juárez, México, Ávila tenía solo 5 años cuando un misionero llegó a la ciudad para realizar un avivamiento de carpas ”. Así fue como llegó el Evangelio a nuestra familia. Mi mamá se salvó, mi padre se salvó y yo fui salvo cuando tenía 21 años. Al año siguiente, fui llamado al ministerio ”, dijo Ávila. Hace solo 18 meses, los Avila estaban trabajando y viviendo en Tennessee, donde pasó 11 años como estratega de inicio de iglesias hispanas. “No sabía nada sobre Laredo en ese momento”, dijo. “Estaba orando por un nuevo desafío y una nueva visión, y el Señor puso Laredo en mi mente y en mi corazón”. Después de visitar, los Avilas se enamoraron de la ciudad fronteriza del sur de Texas. En Laredo, la estrategia de Ávila ha sido ir a los vecindarios - él los llama "colonias" - donde no hay trabajo evangelístico existente en el lugar y donde siente la necesidad de hacerlo. comenzar algo nuevo, como una iglesia bautista. Comienza con fiestas de barrio y escuelas bíblicas de vacaciones, y cada familia de Laredo que asiste a una fiesta de barrio recibe una Biblia gratis. Ávila ha formado asociaciones con pastores y laicos locales y ha establecido una casa misional, una casa completamente equipada para albergar hasta 30 personas. gente. A medida que la gente pasa una semana allí, Ávila los acoge, les enseña y los discipula. La casa misional también funciona como iglesia los domingos. ”Solo hay 53 iglesias evangélicas en Laredo”, dijo Ávila. “Para llegar a solo el 25 por ciento de la población de 300,000, Laredo necesita 278 nuevas iglesias. Ahora tenemos solo 14 iglesias bautistas, con un promedio de 50 personas cada una. Necesitamos comenzar 50 iglesias adicionales durante los próximos cinco años solo para mantenernos al día con el crecimiento de la población de Laredo ”. Aparte del peligro, dijo Ávila, Laredo es un lugar desafiante para ministrar”. La edad promedio de la población es de sólo 30 a 35 años ”, dijo. “Y no solo la gente es joven, del 80 al 90 por ciento habla español y el 70 por ciento son bilingües. Entonces Laredo es una ciudad que ofrece diferentes tipos de situaciones que otras ciudades. ”La visión de Ávila es impactar a Laredo con el Evangelio una familia a la vez, por lo que se enfoca en alcanzar a familias enteras para Cristo. Según Ávila, los bautistas han estado en Laredo durante 135 años, pero esos esfuerzos solo han producido 14 iglesias bautistas . Con su meta de 10 nuevas iglesias al año, para un total de 50 nuevas iglesias en cinco años, Ávila habrá comenzado más iglesias en cinco años que los bautistas anteriores que comenzaron en Laredo en los últimos 135 ”. iglesias, iglesias tradicionales, iglesias de vaqueros, iglesias de camioneros y más iglesias de habla hispana e inglesa ”, dijo. Ávila ve su papel como un catalizador que traza un mapa de la ciudad, trata de encontrar dónde se necesita una nueva iglesia y determina qué tipo de iglesia plantar ”. Debido a la edad promedio de la población, es posible que necesitemos una iglesia contemporánea. En un área de nidos vacíos, podríamos necesitar una iglesia tradicional. Para los vaqueros de Texas, necesitaríamos una iglesia de vaqueros.

{article_author [1]
Lo más leído

'¿Cuándo podré regresar a Uganda?': Misionero de la IMB comparte su viaje contra el cáncer

Rebekah Lockhart condujo entre frondosos y vibrantes plátanos de camino al aeropuerto de Uganda. Al pasar junto a ellos, se preguntó si algún día volvería a verlos. ¿Era esta la última vez que ella…?

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.