El libro narra el noviazgo, la tragedia y la perseverancia de la familia Moisés

GRAND PRAIRIE — Intrigado por la niña de cabello rizado que no podía dejar de sonreír y saltar como Tigger en "Winnie the Pooh", Mark Moses recordó la primera vez que conoció a su futura esposa Jan y la escuchó compartir sobre su llamado a las misiones en una confraternidad de la clase de la Escuela Dominical a través de su iglesia local, Birchman Baptist en Fort Worth. 

Ambos asistían al Southwestern Seminary en la primavera de 1983. Moses, un nativo de Texas con un título de Texas Christian University, y Jan, un nativo de Virginia y graduado de la Universidad de Virginia, compartían un deseo común de servir al Señor a través de las misiones.      

A los 11 años, el ensayo de la escuela primaria de Mark reveló cuán temprano sus pensamientos se volvieron hacia las misiones cuando escribió sobre su deseo de ser un misionero cuando creciera. Pasó un año como misionero voluntario en la isla de Mindanao, en el sur de Filipinas, después de su primer año de seminario, lo que solo confirmó su llamado.

Dios le dio a Jan una visión para el ministerio en el extranjero mientras trabajaba para el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE. UU. En el centro de Georgia después de graduarse de la universidad mientras daba recorridos al público visitante, muchos de los cuales eran internacionales.

Con las misiones como tema de conversación y el carácter piadoso que observaban el uno en el otro, Mark y Jan comenzaron a sentir la capacidad de Dios para usarlos juntos para servirle de manera más eficaz. En el cumpleaños de Jan, el 31 de diciembre de 1983, los dos se casaron y luego fueron nombrados misioneros bautistas del sur en diciembre de 1985, y se mudaron con su hijo David, de 8 meses, a las Filipinas.

“Jan y yo no respondimos de mala gana al llamado de Dios a las misiones. No nos sentimos forzados a hacerlo. Nunca sentimos que fuera un sacrificio. Nos convertimos en misioneros por el gozo que teníamos ante nosotros: el gozo de estar en la primera línea de las misiones y colaborar con Dios mismo para redimir un mundo perdido ”, escribió Mark. 

Durante sus primeros cuatro mandatos, la pareja sirvió en Roxas City e Iloilo en la isla filipina de Panay, y Sara, Hannah, Martha y Jonathan se agregaron a su familia. A pesar del calor y la humedad, las calles ruidosas y abarrotadas y la inconveniencia de perder la electricidad, la familia Moses estaba emocionada de servir donde Dios estaba obrando. La comprensión de la soberanía de Dios les dio paz al criar a su familia en Filipinas y enfrentar las incertidumbres que trae la vida.  

En marzo de 2004, la vida de la familia Moses cambió abruptamente con la noticia de que un lunar de aspecto sospechoso extraído del brazo de Jan era un melanoma maligno. Jan sabía que esto no era una sorpresa para Dios, recordó Mark, y la Palabra de Dios le dio una sensación de calma mientras se aferraba a versículos como el Salmo 31:15: "Mi tiempo está en tus manos".

Mientras Jan viajaba a Houston, donde se sometía a pruebas, escáneres y cirugías, los desafíos que enfrentaba la familia Moses se intensificaron. Una tomografía computarizada reveló un tumor grande en el riñón izquierdo de Mark y a él también le diagnosticaron cáncer. Debido a que el tumor tendría que ser extirpado quirúrgicamente en los Estados Unidos, el resto de la familia Moses en el plazo de una semana tuvo que empacar, despedirse de los amigos y dejar su ministerio en Filipinas sin saber cuándo o si regresarían. 

Cuando Mark y Jan se recuperaron de la cirugía, ambos enfrentaron la realidad de que su cáncer podría regresar. A fines de octubre, después de que los escáneres de Mark y Jan no revelaron evidencia de cáncer, la familia estaba emocionada de recibir la noticia de que tenían autorización para regresar a Filipinas. En diciembre de 2004, la familia estaba unida de nuevo y se estaba instalando en su ministerio en Iloilo. Mark continuó trabajando en un proyecto que comenzó en diciembre de 2001 desarrollando materiales de capacitación en discipulado y evangelización simples y reproducibles en el dialecto local de Ilonggo. El día después de que se completó este proyecto en mayo de 2005, Mark y Jan recibieron la noticia de una tomografía computarizada reciente de que el cáncer de Jan había regresado.  

Durante los siguientes 18 meses, a su regreso a los EE. UU., La salud de Jan reflejó momentos de mejoría y deterioro hasta que murió el 8 de febrero de 2007. En el elogio que pronunció Mark en el funeral de Jan, dijo: “No fue necesario anhelo darme cuenta de que podría haber sido casi cualquier cosa ... pero eligió responder al llamado de Dios para ser misionera ".

En los años que siguieron, Mark regresó como plantador de iglesias en Filipinas desde marzo de 2008 hasta agosto de 2012 con Hannah, Martha y Jonathan, mientras que los otros dos hijos completaron la universidad.

Actualmente en licencia en Grand Prairie, Mark está rodeado por los cinco niños. David trabaja como programador de computadoras en Texas Wesleyan College en Fort Worth. Sara diseña catálogos de Niemen Marcus. En el otoño, Hannah comenzará un programa de maestría en historia pública en la Universidad James Madison en Virginia después de trabajar en el departamento de operaciones de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas. Martha comienza su tercer año de la escuela de enfermería en Liberty University con un plan para realizar misiones médicas al graduarse. Jonathan, también interesado en las computadoras, comenzará su primer semestre en Dallas County Community College.

Y en septiembre, Mark regresará a Filipinas en una nueva capacidad como nidora vacía. 

Mark Moses comparte pensativamente la historia del viaje de su familia al enfrentar el cáncer mientras confiaban sus vidas a Dios en su libro "Una fe poco común". El corazón de Jan se revela en el libro a través de sus anotaciones en el diario, actualizaciones de oración e incluso las palabras que le escribió a cada niño hablando a través de las etapas del proceso de duelo desde una perspectiva bíblica.

El libro de Moisés no solo sirve como un tributo amoroso a la vida de Jan Moses, sino que también sirve de aliento para quienes enfrentan el cáncer o la pérdida de un ser querido y para quienes desean servir a Dios en misiones, y también una inspiración para las madres que deseo criar hijos que amen al Señor. 

Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.