¿El SBC necesita un nuevo nombre?

Cuando el presidente de la Convención Bautista del Sur, Jack Graham, propuso estudiar un nuevo nombre para la CBS, puso una discusión paralela a largo plazo sobre la mesa para la acción. Ya es hora de investigar esto. Si podemos suponer que “Sur” es la palabra problemática en nuestro nombre y que no consideraremos dejar de “Bautista”, considere algunas necesidades que un nuevo nombre podría abordar.

CONFUSIÓN

Ésta es la razón más común que se da para cambiar de nombre. Durante los primeros 70 años de vida de nuestra convención, los bautistas del sur fueron una denominación mayoritariamente regional. Tuvimos muchos misioneros en el extranjero, pero era más probable que nuestros misioneros fueran novedosos por su nacionalidad e identidad bautista que por su nombre regional. A medida que los bautistas del sur trabajaban más extensamente en el norte de los Estados Unidos, comenzamos a enfrentar estereotipos y perplejidad relacionados con la presencia de los bautistas del “sur” fuera del sur. En todo el Medio Oeste, es más común que la “Primera Iglesia Bautista” sea Bautista Estadounidense o incluso Bautista de Libre Albedrío. En algunos pueblos allá arriba, incluso tenemos una Iglesia Bautista “Primera del Sur” para aclarar el asunto.

Durante años esto funcionó debido a la enorme migración hacia el norte de los bautistas del sur a mediados del siglo XX. Los inmigrantes de Kentucky, Carolina del Norte, Tennessee y Oklahoma no solo sentaron las bases para el trabajo de los bautistas del sur del medio oeste, sino que sus hijos aún dominan las iglesias bautistas del sur en esa región. Para ellos, “sureño” es un término que aclara más que confunde. Esta claridad, sin embargo, no se extiende a las iglesias que están llegando a los nativos de Hoosiers, Buckeyes o Huskers. En parte, de aquí es de donde proviene el llamado al cambio.

Quizás surja una confusión adicional con nuestra herencia "sureña". La esclavitud fue un tema importante en la formación de nuestra denominación. Si bien el racismo de esa época no es aceptado por los bautistas del sur y aunque ahora somos una confraternidad de iglesias muy diversa, “Southern” es, para algunos, un recordatorio de los aspectos negativos de nuestra herencia que con razón podríamos dejar atrás.

NUESTRA MISIÓN

Un segundo tema que mencionó el Dr. Graham tiene que ver con el alcance de nuestro ministerio. No somos regionales o incluso nacionales en nuestro alcance, estamos en todo el mundo. La identificación con una región de 18 estados de los EE. UU. (Nuestro enfoque hasta aproximadamente 1917 incluía el sur, Missouri, Nuevo México e Illinois, un total de 18 estados) implica algo más limitado que nuestro trabajo de la Gran Comisión.

Un nombre que deje atrás nuestra identidad distintivamente “sureña” podría liberarnos de la necesidad de explicar el significado de nuestro nombre a las generaciones venideras ya nuevos lugares y grupos. Podría acortar el tiempo que se nos considera forasteros en Iowa, Washington o Nueva York.

Por otro lado, esto es mucho más grande que una campaña de relaciones públicas. Causará un grado de confusión que debe compensarse con ventajas significativas. Aquí hay un par de obstáculos que debemos considerar.

COSTOS FINANCIEROS

Considere cuántas veces aparecen las palabras “Bautista del Sur” en documentos de la iglesia, literatura, artículos promocionales e incluso carteles de la iglesia. Las asociaciones y convenciones estatales también se enfrentarían a un costoso lavado de cara como resultado de un cambio de nombre. A nivel nacional, el costo sería alto y el proceso complicado. Nuestra propia convención estatal podría enfrentar un cambio de nombre, una reforma completa de relaciones públicas y una revisión constitucional.

EXPLICANDO QUIENES SOMOS

Si bien esperamos que el resultado neto de cualquier cambio sea una comunicación más clara de nuestro ministerio, el resultado a corto plazo podría ser menos positivo. Toda la atención que los bautistas del sur han recibido desde 1979 nos ha brindado la oportunidad de explicar nuestro nombre, herencia, misión y gobierno a una audiencia general. Es complicado para nosotros y más que misterioso para los forasteros, pero nos hemos explicado en los periódicos, en los programas de entrevistas, en una veintena de libros y en las noticias nocturnas con frecuencia durante los últimos veinte años. También hemos tenido cierto éxito. Ahora nos enfrentaríamos a explicar que tenemos un nuevo nombre, pero que somos la misma gente. Separarnos de los errores del pasado podría verse socavado por la necesidad de establecer la continuidad de nuestra identidad.

FRICCIÓN

Si bien no debemos dudar en expresar nuestras convicciones a cualquier audiencia que esté escuchando, no debemos buscar la controversia de manera impulsiva. Algunas de nuestras iglesias no estarán de acuerdo en que “del Sur” es un impedimento para nuestra misión o nuestra buena reputación. Su punto también será razonablemente discutible. Nuestro alto perfil nacional significa que cualquier desacuerdo se hará público más allá de nuestra pequeña confraternidad. Nuevamente, debemos tener algunas razones sólidas en nuestra cabeza y convicciones en nuestro corazón antes de seguir este camino.

Algo de esto no es una revelación para nadie con sentido común. Al mismo tiempo, la oposición y la promoción comenzarán a construirse antes de que comience cualquier investigación o deliberación cuidadosa. Nuestra consideración de este asunto debe comenzar con la comprensión de los posibles beneficios y costos.

Y un pensamiento final que podría mitigar algunos de los costos que enfrentaríamos como resultado de un cambio tan extenso. ¿Qué pasa si cambiamos algo más que nuestra cara? Parte de la artificialidad de un estiramiento facial de relaciones públicas se produce cuando el cambio es solo superficial. Si tratamos de explicarle a la gente que somos de la misma denominación con una nueva etiqueta, deberíamos esperar cierto nivel de cinismo justo. Sin embargo, podríamos cambiar nuestra identificación de maneras que aclaren nuestra misión y justifiquen el lavado de cara.

Lo que tengo en mente es que nos convirtamos en un cuerpo confesional (aunque me gusta la idea, no es original para mí). Hace más de 10 años cambiamos los requisitos para participar en la CBS al agregar la estipulación de que las iglesias no deben respaldar el comportamiento homosexual de ninguna manera. Privó de sus derechos a un pequeño puñado de iglesias, y consideramos que vale la pena debido a nuestras convicciones bíblicas. Si ampliamos nuestros requisitos constitucionales de participación para incluir elementos cruciales de nuestra confesión de fe, podríamos mejorar la fuerza de nuestro trabajo cooperativo, así como nuestra reputación.

Enfréntelo, el compañerismo flexible formado en 1845 se ha vuelto mucho más flexible de lo que alguna vez pretendíamos. Muchos han notado que la CBS a veces se encuentra más de acuerdo con los no bautistas que con los bautistas moderados. Si definimos el parentesco en términos de fe y práctica, este suele ser el caso. No era el caso hace 100 años. Las cosas han cambiado mucho desde que describimos por primera vez la naturaleza de nuestra asociación como iglesias bautistas del sur. Una identidad más confesional para la SBC podría representar mejor la realidad.

Corresponsal
gary ledbetter
Tejano bautista del sur
Lo más leído

La película de Jesús íntegramente en lengua de signos es una primicia histórica para la comunidad sorda

COUNCIL BLUFFS, Iowa (BP)—Cuando Joseph Josselyn de “Jesus: A Deaf Missions Film” perdió la audición cuando era un niño pequeño, la vida se volvió “un poco dolorosa a veces” a medida que crecía, aceptaba a Jesús y adoraba a Dios en la audiencia...

Manténgase informado sobre las noticias que importan más.

Manténgase conectado a noticias de calidad que afectan la vida de los bautistas del sur en Texas y en todo el mundo. Reciba noticias de Texas directamente en su hogar y dispositivo digital.