Mes: Marzo de 2023

La alfabetización bíblica y la necesidad de un regreso

Dos jóvenes amigas sentadas en el sofá y discutiendo la Biblia

Hablando a un grupo de jóvenes pastores en una cena celebrada durante la reciente Conferencia de Empoderamiento de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas, el pastor y autor de Colorado, JT English, contó una breve historia sobre servir en una iglesia que tenía como objetivo enseñar a adultos en un nivel de lectura de octavo grado.

La estrategia tenía sentido, considerando que el adulto estadounidense promedio lee en un nivel de octavo grado. Sin embargo …

“Un nivel de lectura de octavo grado es realmente bueno”, dijo English, “pero si todo lo que está enseñando es un nivel de octavo grado, tendrá un nivel de alfabetización [bíblica] de octavo grado en su iglesia 20, 30, 40 años a partir de ahora. Entonces, es realmente importante que [las iglesias] desarrollen una secuencia de educación para ayudar a las personas a pasar de esos entornos más elementales a un entorno más graduado y desafiante”.

Dicho de otra manera, el inglés está desafiando a las iglesias, llenas de miembros que a menudo se sienten repugnantemente ocupados y constantemente faltos de tiempo, a subir, en lugar de bajar, el listón cuando se trata de enseñar teología.

La necesidad de subir el listón es mayor que nunca. English citó hallazgos del año pasado El estado de la teología estudio realizado por Lifeway Research. Si bien estudios como estos brindan con frecuencia muchas revelaciones desalentadoras, no parecen brindar la llamada de atención necesaria para cambiar el rumbo. 

"Una muestra del estudio revela que las cosmovisiones de los evangélicos estadounidenses son cada vez más difíciles de discernir de los adultos estadounidenses no evangélicos".

Una muestra del estudio revela que las cosmovisiones de los evangélicos estadounidenses son cada vez más difíciles de discernir de los adultos estadounidenses no evangélicos. Cuando se les preguntó si Dios cambia y se adapta a diferentes circunstancias, el 51% de los no evangélicos y el 48% de los evangélicos estuvieron de acuerdo. Cuando se les presentó la afirmación: “Todos nacen inocentes a los ojos de Dios”, el 71 % de los no evangélicos y el 65 % de los evangélicos estuvieron de acuerdo.

Y luego estaba esta pepita inquietante: el 56% de los evangélicos estuvo de acuerdo con la declaración: “Dios acepta la adoración de todas las religiones, incluido el cristianismo, el judaísmo y el islam”.

Si bien ofreció una serie de estrategias para elevar el nivel, aquí hay un par de conceptos que mencionó English que pueden valer la pena considerar en su contexto:

Considere círculos concéntricos de discipulado

English señaló que los evangelios muestran a Jesús derramando su vida en miles de personas, pero también en un grupo de 72, un grupo de 12, un grupo de tres e incluso ministrando en situaciones individuales. Es un modelo que se puede replicar en la iglesia moderna, dijo. “Creo que es importante para nosotros pensar en los círculos concéntricos de personas a las que les estamos dando nuestra mejor inversión”, dijo. "[Por ejemplo], ¿quiénes son las... personas en las que realmente estás tratando de volcarte?"

Modelos activos de aprendizaje

Los modelos pasivos de aprendizaje se forman comúnmente cuando un solo orador da una conferencia a un grupo de personas cuyo trabajo es escuchar. Los modelos de aprendizaje activo requieren que el oyente interactúe con la información que se le proporciona. English dijo que los estudios han demostrado que aquellos que se involucran en modelos pasivos de aprendizaje generalmente retienen solo el 5% de la información que se les presenta. Ese número salta al 20 % si el alumno toma notas, pero se dispara al 80 % cuando el alumno habla sobre la información con otra persona. No estaba abogando por eliminar los modelos pasivos de aprendizaje, sino más bien, desafiando a las iglesias a incorporar múltiples modelos de aprendizaje en sus contextos.

¿No sería bueno ver una especie de regreso en una encuesta del “estado de” como esta y ver números que miden la piedad y la pureza doctrinal en aumento? Para llegar allí, vamos a tener que buscar lugares que valgan la pena para invertir nuestro tiempo y recursos e invitar continuamente a los seguidores de Cristo a esforzarse para dar el siguiente paso que Dios les ha puesto delante.

FBC Dean experimentando una inyección de vida a través de algunos cambios estratégicos

'A veces es el

Pequeñas cosas'

La pequeña ciudad de Dean, con una población de apenas 500 habitantes, se encuentra un poco al noroeste de Wichita Falls. Es un lugar donde los vecinos se conocen y se preocupan unos por otros y donde ir a la iglesia es algo bueno.

First Baptist Church of Dean, fundada en 1909 como MableDean Missionary Baptist Church, se encuentra en un tramo largo de la carretera estatal 79 norte, a unas cuatro millas del letrero de los límites de la ciudad. La iglesia ha sido durante mucho tiempo un baluarte de la comunidad, pero con cuatro pastores en la última década, sin mencionar la pandemia, los tiempos han sido desafiantes.

Sin embargo, FBC Dean está en la cúspide de un gran regreso, dijo el pastor Wayne Miller, quien llegó a la iglesia en septiembre de 2022. Miller aceptó el llamado de FBC Dean después de que su nombre siguiera apareciendo mientras la iglesia pasaba por un largo proceso de búsqueda de pastor.

Miller llegó a la iglesia con un currículum inusual. Es un dibujante que ilustró el libro de apologética cristiana. Mantenerse firme y, en otro momento, ayudó a liderar la fusión exitosa de La Junta Baptist y Midway Baptist en GracePointe Church en La Junta.

Miller y su esposa, Betsy, se mudaron a la casa parroquial de FBC Dean después de un puesto interino en Pipeline Church en Hurst. El periódico local, Clay County Leader, lo presentó en la primera plana con el titular: “Pastor de una gran ciudad se va al campo”. En FBC Dean, los Miller encontraron una congregación predominantemente mayor con programas Royal Ambassadors (RA) y Girls in Action (GA) desde hace mucho tiempo dirigidos por un líder experimentado.

También encontraron personas listas para un desafío. Lo que la iglesia ha hecho en solo unos pocos meses podría ser emulado por muchas congregaciones con la esperanza de preservar tradiciones importantes mientras experimentan un rejuvenecimiento. 

“A veces son las cosas pequeñas”, dijo Miller.

Algunas de esas pequeñas cosas están abriendo nuevas puertas para FBC Dean. Incluyen:

Mejora del entorno físico.

Miller dijo que entre las primeras cosas que hizo la iglesia después de su llegada fue subir las persianas de las ventanas para dejar entrar más luz y eliminar los arreglos florales artificiales, adoptando una apariencia más elegante y moderna. “Menos es más” se convirtió en el lema informal de la iglesia.

También se animó a los miembros durante los servicios a subir uno o dos bancos, más cerca del frente del santuario, incluso cuando eso significaba renunciar a sus lugares familiares. Esto fomenta un sentimiento de bienvenida dentro de la congregación.

“Queremos tener una comunidad en nuestra iglesia, pero también nos acercamos a la comunidad para hacerles saber que queremos ser su iglesia”.

Involucrar a la comunidad en general. 

“Queremos tener una comunidad en nuestra iglesia, pero también nos acercamos a la comunidad para hacerles saber que queremos ser su iglesia”, dijo Miller. 

Sobre la base del éxito de sus programas RA y GA, la iglesia continúa enviando una camioneta para recoger a los niños y llevarlos a casa. La mayoría de los niños y adolescentes son de familias fuera de la iglesia. Recientemente, un derby de madera de pino realizado para grupos de RA de FBC Dean y varias otras iglesias creó entusiasmo. Aún más emocionante, un niño recientemente hizo una profesión de fe en la iglesia. 

Las conexiones con Petrolia ISD, que sirve a Dean, se están fortaleciendo. Miller hablará en los servicios de bachillerato de la Escuela Secundaria Petrolia este mayo. La iglesia también ha comenzado a permitir que los grupos comunitarios usen su gimnasio y área de juegos de media cancha. 

Wayne Miller se convirtió en pastor de la Primera Iglesia Bautista de Dean en septiembre de 2022. Foto enviada

Repensando la iglesia con evangelismo intencional. 

“Hemos cambiado el enfoque del crecimiento de la iglesia al crecimiento del reino”, dijo Miller. “No puedes ir a la iglesia. Es imposible. Una iglesia no es un edificio. Una iglesia es gente. Las personas componen la iglesia. Hemos venido a adorar, estudiar, aprender y crecer”.

El evangelismo intencional es parte del enfoque del reino de FBC Dean. Miller dijo que a menudo predica sobre evangelismo y está asesorando a diáconos, líderes y miembros sobre cómo iniciar conversaciones sobre el evangelio. Recomienda un enfoque evangelístico simple de dos preguntas que consiste en preguntar primero: "¿Puedo hacerte una pregunta?" Muy pocos dicen que no. Si la persona está de acuerdo, la segunda pregunta, dijo, debería ser: "Cuando vas a la iglesia, ¿adónde vas?".

Todos responderán eso, dijo Miller. “Te dirán un lugar al que van o te dirán que no van a ningún lado. Pueden decir que no son religiosos”. Independientemente de cómo respondan, la pregunta abre la puerta para una conversación sobre el evangelio, dijo Miller. 

“Si alguien dice: 'Realmente no creo en todo eso de la religión', puedes preguntar: '¿Por qué?' y boom, tienes una conversación”, explicó. “La gente está teniendo éxito. Estamos empezando a ver el desbordamiento”.

Orar y memorizar las Escrituras juntos. 

FBC Dean pasa tiempo en oración, al igual que el pastor. También memorizan las Escrituras juntos. Cada semana, Miller le da a la congregación pasajes bíblicos para que los memoricen, y él también hace el trabajo. 

En un nivel más personal, también se ha alentado a los miembros a hablar y orar por sus vecinos. Los vecinos pueden conocerse en Dean, pero las situaciones cambian y, a veces, puede pasar mucho tiempo entre visitas significativas. Aun así, la gente necesita el estímulo de la oración.

“La pasión [de Miller] y el deseo de la iglesia de alcanzar a su comunidad para Jesús ha permitido que la iglesia prospere”, dijo Anthony Svajda, asociado de ministerios pastorales de SBTC. “Dios está haciendo grandes cosas”.

Nacido bajo la dura cúpula del comunismo, pastor nunca renunció a Jesús en su camino de Cuba

Un largo viaje, pavimentado con pasos de fe

Años después de comprometerse a seguir a Cristo en su niñez, plantar iglesias y fundar institutos bíblicos bajo el duro régimen de Fidel Castro en Cuba, Misael Rodríguez se encontró lavando ollas y sartenes en un restaurante de comida rápida en el área de Dallas sin todavía tener alguna propuesta de regresar a cumplir con el llamado para el cual fue creado. 

En una ocasión comencé a llorar y le dije al Señor: “'Estaré aquí todo el tiempo que tú quieras para mantener a mi familia'”, recuerda Rodríguez que le dijo a Dios un día mientras lavaba los platos en el restaurante, “'pero anhelo servirte en el ministerio'. De repente, todo a mi alrededor quedó en silencio y me invadió una enorme paz. Mientras lloraba, Dios sanó mi alma.”

El Señor no sólo lo sano, también le abrió una puerta.

Al día siguiente, Rodríguez recibió una invitación de Lakepointe Church en Rockwall para ayudar a plantar un campus hispano en Mesquite. En el 2014, alrededor de un año después de ayudar a iniciar el campus de Lakepointe en Mesquite—que había crecido a 85 asistentes regulares—Rodríguez fue llamado a servir como pastor del ministerio hispano para Hillcrest Baptist Church en Cedar Hill, a unas 20 millas. al suroeste de Dallas. 

El camino hasta allí fue fructífero, aunque difícil.

“Cada vez que empezaba el curso escolar, recibió burlas, ataques e intimidación por el mero hecho de ser cristiano.”

'No renuncié a mi fe'

Rodríguez nació y creció en Cuba en la década de 1970, cuando el régimen comunista de Castro era fuerte. Los cristianos eran duramente hostigados, incluidos los niños en las escuelas. 

“Cada vez que empezaba el curso escolar, recibió burlas, ataques e intimidación por el mero hecho de ser cristiano,” cuenta Rodríguez.  

Rodríguez recuerda que cada primer día del año escolar, la directora de la escuela pasaba por cada salón para identificar a los niños religiosos y les pedía que se levantaran para que sus compañeros pudieran mofarse de ellos. “Recuerdo que una vez nos pusieron delante de los 500 alumnos del campus [para que pudieran] abuchear a todos los niños los religiosos”, recuerda, “pero no renuncié a mi fe”.  

Rodríguez, animado por el predicador de una cruzada evangelística, comenzó a seguir a Cristo a los seis años y respondió al llamado al ministerio en el 1980 durante un retiro de preadolescentes. Tras graduarse en una escuela técnica donde aprendió a ser electricista, empezó el seminario teológico y al terminar sus estudios se casó con Mayra Góngora, con quien tiene tres hijos. Una vez terminado el seminario, fue destinado a su primer pastorado en un pequeño pueblo cubano llamado Taguayabón, en la provincia de Villa Clara. Muchas vidas fueron impactadas por el ministerio que Dios puso en sus manos. Se involucró activamente en la evangelización personal y, junto con un grupo de jóvenes pastores, fundó un instituto bíblico que sigue formando líderes laicos en la actualidad. 

Después de seis años en Taguayabón, Rodríguez llevó a su familia y comenzó a servir en la Iglesia Bautista Betania en una ciudad más grande de la provincia de La Habana llamada El Cotorro. Dios les bendijo duplicando el número de miembros de su iglesia, e iniciaron una escuela para formar líderes de alabanza en cooperación con la Convención Bautista de Cuba Occidental y la Junta de Misiones Internacionales (IMB).

Misael Rodríguez y su esposa, Mayra. foto enviada

Su familia hizo una parada más antes de venir a los, siendo llamados a servir como pastor de la Iglesia Bautista Cristo Reina en Alamar, La Habana. La ciudad, construida por Castro para los trabajadores de la región, prohibía la práctica de cualquier religión. Así que los residentes que vivían allí tomaron el transporte público para ir a una iglesia en otra ciudad, pero con el tiempo, dicho transporte dejó de estar disponible. 

En respuesta a esta necesidad, Rodríguez cuenta que su futura suegra y su esposa lograron celebrar un culto familiar en su casa. El culto creció rápidamente y no sólo los vecinos, sino gente de toda la ciudad, consiguieron asistir para adorar a Dios allí. De su iglesia casera nacieron cinco iglesias bautistas, y hoy hay unas 30 iglesias cristianas de diferentes denominaciones en Alamar gracias a la iniciativa de estas mujeres de fe, dijo Rodríguez.  

Mientras pastoreaba en Alamar, Rodríguez recibió en dos ocasiones a grupos misioneros de la Academia Cristiana Prestonwood de Plano. El director de la academia en ese momento y su esposa, ofrecieron hospedarse a la familia de Rodríguez en su casa si alguna vez decidieron emigrar a los EE.UU. Aceptaron la invitación poco después de que la suegra de Rodríguez falleciera, y Rodríguez tomó un puesto para trabajar en el servicio de comida en Prestonwood. 

En los meses que siguieron, comenzó a trabajar en el restaurante de comida rápida donde recibió una paz de Dios que finalmente lo llevó a Hillcrest.

Nirian Cabrera y su esposo, Manuel Pérez, pastor de la Iglesia Bautista Roca Eterna en Casa Blanca, La Habana.

Una iglesia que se siente como en familia.

Hillcrest es una iglesia multicultural que ofrece servicios en tres idiomas: inglés, español y chino. Aunque la verdad de Dios se presenta en tres idiomas, cada grupo tiene las mismas declaraciones de misión y visión: “Amar y servir a Dios, y amar y servir a los demás”. 

El ministerio hispano de Hillcrest se formó después de que un grupo de hermanos hispanos se mudara a la iglesia y preguntara a su pastor, Mike Simmons, si pudiera proporcionarles servicios de traducción, cosa que hizo. Unos meses más tarde, se añadió un culto completo en español y Bruno Molina—que ahora trabaja como asociado de evangelismo entre creencias e idiomas para la Convención de los Bautistas del Sur de Texas—fue llamado a servir como pastor interino. La asistencia al culto en español aumentó a unas 95 personas cuando Molina terminó su interinato, aproximadamente un año después, Rodríguez respondió al llamado para unirse a la iglesia como su próximo pastor.  

Rodríguez describe a los líderes de Hillcrest en español como servidores con “pasión y extraordinario compromiso”. Estos líderes ayudan a establecer el ambiente para que la congregación sea una iglesia acogedora que hace que los asistentes “se sientan como en familia.” La iglesia cuenta con algunas 90 personas los domingos y, durante la semana, las familias se reúnen en hogares ubicados en diversas ciudades de la región para estudiar materiales de discipulado.

Además de ser una congregación creciente y acogedora, Rodríguez dijo que Hillcrest en español es una iglesia en donde la oración es fundamental.

“Hemos visto muchos milagros a través de la oración: personas secuestradas en otros países milagrosamente liberadas, enfermos sanados, medicinas costosas provistas, milagros en la provisión de viviendas y otras necesidades financieras”, dijo. “Todo gracias a la oración ya la generosidad de la iglesia.”

Nacido bajo la dura cúpula del comunismo, el pastor nunca se dio por vencido con Jesús en el camino de Cuba a EE. UU.

Un largo camino pavimentado con pasos de fe

Años después de comprometerse desde niño a seguir a Cristo, plantar iglesias y fundar institutos bíblicos bajo el régimen de mano dura de Fidel Castro en Cuba, Misael Rodríguez se encontró lavando ollas y sartenes en un restaurante de comida rápida en el área de Dallas sin perspectivas de volviendo a la vocación de toda la vida para la que fue creado.

“Empecé a llorar y le dije al Señor, 'Estaré aquí todo el tiempo que Tú quieras que esté aquí para proveer para mi familia'”, recuerda Rodríguez orar un día mientras lavaba los platos, “'pero anhelo servir Tú en el ministerio. De repente, todo a mi alrededor quedó en silencio y una paz se apoderó de mí. Mientras lloraba, Dios sanó mi alma”.

El Señor no solo lo sanó, sino que abrió una puerta.

Al día siguiente, Rodríguez recibió una invitación de la Iglesia Lakepointe en Rockwall para ayudar a plantar un campus hispano en las cercanías de Mesquite. En 2014, aproximadamente un año después de ayudar a iniciar el campus de Mesquite de Lakepointe, que había crecido a 85 asistentes regulares, Rodríguez fue llamado a servir como pastor del ministerio hispano de la Iglesia Bautista Hillcrest en Cedar Hill, a unas 20 millas al suroeste de Dallas. 

El camino a Hillcrest fue fructífero, pero difícil.

“Cada vez que comenzaba el año escolar, recibía burlas, ataques e intimidación solo por ser cristiano”.

'No renuncié a mi fe'

Rodríguez nació y creció en Cuba en la década de 1970, cuando el régimen comunista de Castro era fuerte. Los cristianos fueron fuertemente acosados, incluidos los niños en las escuelas. 

“Cada vez que comenzaba el año escolar, recibía burlas, ataques e intimidación solo por ser cristiano”, dijo Rodríguez.  

Recuerda que el primer día de cada año escolar, el director pasaba por cada salón de clases para identificar a los niños religiosos y pedirles que se pusieran de pie para que sus compañeros pudieran burlarse de ellos. “Recuerdo una vez que nos pusieron frente a 500 estudiantes en el campus [para que pudieran] abuchear a todos los niños religiosos”, dijo, “pero no renuncié a mi fe”.  

Rodríguez, animado por el predicador de una cruzada evangelizadora, comenzó a seguir a Cristo a los seis años y respondió a un llamado al ministerio en 1980 durante un retiro para preadolescentes. Luego de graduarse de una escuela técnica donde aprendió a ser electricista, ingresó al seminario y, al graduarse, se casó con Mayra Góngora, con quien tiene tres hijos. Una vez completado su grado de seminario, fue destinado a su primer pastorado en un pequeño pueblo cubano llamado Taguayabón, en la provincia de Villa Clara. Muchas vidas fueron impactadas por el ministerio que Dios puso en sus manos. Se involucró activamente en el evangelismo personal y, junto con un grupo de pastores jóvenes, fundó un instituto bíblico que continúa capacitando a líderes laicos. 

Después de seis años en Taguayabón, Rodríguez se mudó con su familia y comenzó a servir en la Iglesia Bautista Betania en una ciudad más grande en la provincia de La Habana llamada El Cotorro. Dios los bendijo al duplicar la membresía de su iglesia y comenzaron una escuela para entrenar líderes de adoración en cooperación con la Convención Bautista de Cuba Occidental y la Junta de Misiones Internacionales (IMB).

Misael Rodríguez y su esposa, Mayra. foto enviada

Su familia hizo una escala más antes de venir a los Estados Unidos, cuando fue llamado a servir como pastor de la Iglesia Bautista Cristo Reina en Alamar, La Habana. La ciudad, construida por Castro para los trabajadores de la región, prohibía la práctica de cualquier religión. Entonces, los residentes que vivían allí tomaban el transporte público a una iglesia en otra ciudad, pero eventualmente, ese transporte dejó de estar disponible. 

En respuesta a esta necesidad, Rodríguez dijo que su futura suegra y su esposa comenzaron a realizar un servicio de adoración familiar en su casa. Ese servicio creció rápidamente ya que no solo los vecinos, sino también personas de toda la ciudad comenzaron a asistir. De su iglesia en casa nacieron cinco iglesias bautistas, y hoy en día hay unas 30 iglesias cristianas de diferentes denominaciones en Alamar por iniciativa de estas mujeres de fe, dijo Rodríguez.  

Mientras pastoreaba en Alamar, Rodríguez recibió dos veces a grupos misioneros de la Academia Cristiana Prestonwood en Plano. El director de la academia en ese momento y su esposa se ofrecieron a hospedar a la familia de Rodríguez en su casa si alguna vez decidían emigrar a los EE. UU. Aceptaron la oferta del director poco después de que falleciera la suegra de Rodríguez, y Rodríguez aceptó un puesto en el servicio de alimentos en Prestonwood. 

En los meses que siguieron, finalmente lo guiaron a trabajar en un restaurante de comida rápida donde recibió una paz de Dios que finalmente lo llevó a Hillcrest.

Rodríguez fotografiado con su madre, Nirian Cabrera, y su esposo, Manuel Pérez, pastor de la Iglesia Bautista Eternal Rock en Casa Blanca, La Habana.

Una iglesia que se siente como en familia

Hillcrest es una iglesia multicultural que ofrece servicios en tres idiomas: inglés, español y chino. Aunque la verdad de Dios se presenta en tres idiomas, cada grupo tiene las mismas declaraciones de misión y visión: “Amar y servir a Dios, y amar y servir a los demás”. 

El ministerio hispano de Hillcrest se formó después de que un grupo de hermanos se mudó a la iglesia y le preguntó a su pastor, Mike Simmons, si podía brindarles servicios de traducción, lo cual hizo. Unos meses más tarde, se agregó un servicio de adoración hispano completo y Bruno Molina, quien ahora se desempeña como asociado de evangelismo interreligioso y de idiomas para la Convención de los Bautistas del Sur de Texas, fue llamado para servir como su pastor interino. La asistencia al servicio hispano creció a unas 95 personas cuando Molina completó su interino aproximadamente un año después, cuando Rodríguez respondió al llamado para unirse a la iglesia como su próximo pastor. 

Rodríguez describe a los líderes de Hillcrest en Español como servidores con “pasión y compromiso extraordinario”. Esos líderes ayudan a establecer el tono para que la congregación sea una iglesia acogedora que haga que los recién llegados “se sientan como en familia”. La iglesia tiene un promedio de 90 personas los domingos y, durante la semana, las familias se reúnen en hogares de toda la región para estudiar materiales de discipulado.

Además de ser una congregación creciente y acogedora, Rodríguez dijo que Hillcrest en Español es una iglesia donde la oración es fundamental.

“Hemos visto muchos milagros a través de la oración: personas secuestradas en otros países liberadas milagrosamente, personas enfermas sanadas, medicamentos costosos proporcionados, milagros en la provisión de vivienda y otras necesidades financieras”, dijo. “Todo por la oración y la generosidad de la iglesia”.

Scoop de Lone Star • Abril de 2023

Bowman se despide de la Iglesia Bautista de Hyde Park, Richards interino

AUSTIN-Kie Bowman fue honrado por un cuarto de siglo de fiel servicio a Iglesia Bautista de Hyde Park durante una ceremonia realizada el 19 de marzo. Anunció su intención de retirarse el otoño pasado.

“Me ha encantado cada minuto de este viaje, y todavía me encanta hoy”, dijo Bowman en un comunicado de prensa emitido por la iglesia el otoño pasado. 

Bowman sirvió en Hyde Park durante casi 26 años. Durante ese tiempo, también se desempeñó como presidente de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas (2019-2021). En 2018, predicó el sermón principal en la reunión anual de la Convención Bautista del Sur en Dallas. Bowman es autor de seis libros, entre ellos Ciudad de oración: transforma tu comunidad a través de iglesias que oran, que coescribió con Trey Kent.

La iglesia ha nombrado a Jim Richards, director ejecutivo emérito de SBTC, como su pastor interino. Richards se desempeñó como el primer director ejecutivo de la SBTC cuando se formó la convención en 1998. 

—Personal tejano

quién es el tuyo - avanzando el logotipo del movimiento

En todo el estado '¿Quién es el tuyo?' capacitaciones a realizarse en abril 

La Convención de los Bautistas del Sur de Texas, en asociación con la Junta de Misiones Norteamericanas, organizará en todo el estado ¿Quién es el tuyo? Avanzando en las capacitaciones del Movimiento durante todo el mes de abril. 

Los entrenamientos están programados para el 15 de abril en Lamar Baptist Church en Arlington; el 22 de abril en la Iglesia Bautista Calvary en Beaumont; y el 29 de abril en la Iglesia Bautista Great Hills en Austin. El objetivo de las capacitaciones es ayudar a las iglesias a construir una cultura evangelística. Durante las capacitaciones se proporcionarán recursos útiles para pastores y miembros de la iglesia. La información relacionada también se enviará por correo a todas las iglesias afiliadas.

Para más información, o para registrarse, visite sbtexas.com/advancing.

—Personal tejano

SWBTS celebra el Día del Fundador con Carroll, premios Scarborough

FORT WORTH—Fomentar la Seminario Teológico Bautista del Suroeste comunidad para recuperar las “tres hebras necesarias” de su identidad, incluyendo la fe evangélica, la ganancia de almas en todas las áreas del ministerio y las “formas familiares bautistas”, el Profesor Investigador de Teología Malcolm B. Yarnell III recordó los cimientos de la institución durante su Discurso del Día del Fundador el 9 de marzo.

El servicio de capilla del Día del Fundador, que se conmemora anualmente más cerca del aniversario de la constitución del seminario del 14 de marzo de 1908, fue seguido por un almuerzo en honor a Louie y MeiFeng Lu y David y Marcia McQuitty como ganadores del Premio BH Carroll y el Premio LR Scarborough , respectivamente. Los premios honran anualmente a las personas que han brindado un importante apoyo financiero a Southwestern. 

“Ofrecemos gracias a Dios por cada persona que ha influido en este lugar, que ha invertido en este lugar, que ha dado forma a esta maravillosa institución de la que ahora tenemos el maravilloso privilegio de ser parte en este día”, dijo el presidente interino de SWBTS, David. S. Dockery.

—SWBTS

Los equipos de SBTC DR comparten el evangelio, ayudan a los residentes del área de Austin después de las tormentas de hielo

CONDADO DE TRAVIS—Los voluntarios de ayuda en casos de desastre de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas se desplegaron en el centro de Texas a principios de febrero después de una destructiva tormenta de hielo.

Múltiples equipos de motosierras de SBTC DR entraron y salieron, completando más de 150 trabajos en Pflugerville, Hutto, Round Rock y el noroeste de Austin, dijo Scottie Stice, director de SBTC DR. Equipos de Missouri y Oklahoma ayudaron, incluido el personal de gestión de incidentes de Oklahoma, agregó.

Voluntarios, capellanes y asesores de manejo de incidentes y motosierras también se desplegaron en el centro de Texas, junto con equipos de alimentación y duchas/lavandería para apoyar a los voluntarios. Los equipos de SBTC DR se alojaron primero en First Baptist Pflugerville, luego en Crosswalk Church en Round Rock, antes de mudarse a Anderson Mill Baptist Church la semana del 19 de febrero.

Larry, un veterano de Vietnam que no había comido en dos días después de que una tormenta de hielo azotara el centro de Texas en febrero, aceptó a Cristo como su Salvador gracias a la ayuda de SBTC DR. Larry aparece en la foto con la voluntaria de DR Debby Nichols. foto enviada

Entre los sobrevivientes asistidos por SBTC DR estaba Larry, un anciano veterano de Vietnam cuyo refrigerador se rompió durante la tormenta. La comida proporcionada por los voluntarios de DR fue la primera comida de Larry en dos días, dijo Mike Jansen, líder de gestión de incidentes de SBTC DR. 

Encontrar a Larry fue una cita divina, dijo Debby Nichols, capellán DR de SBTC de DeKalb. Nichols y su compañera capellán/asesora Linda Mitter de Rockwall habían completado sus tareas diarias y estaban conduciendo por los vecindarios de Round Rock para ver si se habían perdido algo.

Un árbol enorme, partido por la mitad, llamó su atención, por lo que condujeron por el callejón sin salida adyacente.

“Ese árbol fue la señal de Dios para nosotros”, dijo Nichols. “Encontramos la casa de Larry, con ramas [colgadores] sobre la puerta principal”. Las señoras llamaron, explicaron quiénes eran y preguntaron si Larry necesitaba ayuda.

“No soy digno”, respondió. Nichols y Mitter se enteraron de que había dejado un trabajo como profesor universitario para cuidar a su esposa, quien luego murió de cáncer. 

Un día después de la interacción, Larry aceptó a Cristo como su Salvador.

—Jane Rogers

Diversos recién llegados son el enfoque de la planta de Tomball, pero el pastor tiene una visión aún más grande

El pastor Steven Staten dijo que no había una iglesia afroamericana en este suburbio de Houston hasta que plantó The Fellowship en Tomball el otoño pasado. Una vez que fue un área predominantemente anglosajona, Tomball, una ciudad de aproximadamente 12,000 residentes, está viendo a más afroamericanos e hispanos mudarse.

Staten, un ministro de tercera generación, estaba pastoreando la Iglesia Bautista Capilla Jenkins en Amarillo cuando Dios comenzó a obrar en su corazón acerca de la naturaleza segregada de su comunidad. Durante ese tiempo, se hizo amigo de un pastor anglosajón. 

“Él y yo comenzamos a hacer cosas en la comunidad para traer armonía a toda el área”, dijo Staten. “Dios siguió impresionándome para que hiciera más, así que él y yo nos reunimos y plantamos una iglesia allí en Amarillo con una intención multicultural”.

La plantación de la iglesia creció, dijo Staten, y después de unos años, “el Señor me envió de regreso a Houston”. 

Fue entrevistado para otro pastorado donde creía que Dios lo estaba enviando, pero no funcionó. “Así que dije, 'Está bien, Dios. Ya estoy de vuelta. ¿Qué sigue?'”. Staten vivía en Cypress y estaba ocupado con el trabajo de capellanía en una organización de cuidados paliativos, pero pronto se mudó a Tomball y sintió que el Señor le hablaba acerca de plantar una iglesia.

“Es muy orientado a la familia, un lugar maravilloso para vivir. Dios realmente ha estado haciendo algunas cosas importantes aquí”.

“Esta área estaba madura para una iglesia afroamericana en su enfoque porque no había ninguna”, dijo. “Así que plantamos La beca en Tomball septiembre pasado, y el Señor nos ha estado bendiciendo”.

La iglesia se inauguró con unas 10 personas, comenzando con amigos y familiares a los que habían comenzado a acercarse, dijo Staten. Ahora tienen de 40 a 50 cada domingo. 

 “Comenzamos a tener reuniones de proyección de visión y a compartir con ellos lo que el Señor estaba poniendo en nuestros corazones que hiciéramos”, dijo Staten. Como resultado, muchos de ellos comenzaron a conectarse y querían ser parte de lo que Dios estaba haciendo.

Una iglesia para todas las personas

Staten describe a Tomball como una pequeña comunidad que está a punto de estallar. Los trabajos en Tomball, dijo, están en su mayoría orientados al servicio, y aquellos que trabajan para las principales industrias viajan diariamente a las cercanías de Cypress o Houston.

“Está muy orientado a la familia, es un lugar maravilloso para vivir”, dijo. “Dios realmente ha estado haciendo algunas cosas importantes aquí”.

Aunque su iglesia es predominantemente afroamericana, Staten dijo que cree que Dios ha ubicado estratégicamente a The Fellowship en Tomball para llegar al mundo. 

“No queremos simplemente llegar a la población afroamericana que está llegando. Queremos ser una iglesia que pueda llegar a todas las personas, atender todas sus necesidades y compartir el evangelio con ellos”, dijo Staten. “Si todos vamos al cielo, no va a ser segregado, por lo que debemos adorar juntos”.

“No queremos simplemente llegar a la población afroamericana que está llegando. Queremos ser una iglesia que pueda llegar a todas las personas, atender todas sus necesidades y compartir el evangelio con ellos”.

Staten dijo que la iglesia, que se reúne en un centro comercial en las afueras de la ciudad, está orando por un espacio de reunión más cercano al corazón de la ciudad para que pueda ser más visible en la comunidad. Conectarse con más personas podría abrir la puerta para que la iglesia satisfaga una de las principales necesidades que tiene la gente: construir relaciones.

“Creo que más que cualquier otra cosa, [queremos tener] un compañerismo genuino donde las personas puedan aprender y crecer en las cosas de Dios porque hay muchas cosas que contradicen lo que dice la Palabra de Dios”, Staten. dicho. “[Las personas] necesitan poder encontrar un lugar donde puedan tener comunión y tener relaciones auténticas con otros cristianos y una relación auténtica con Cristo”.

Aprovecha al máximo cada momento

Hace unos meses, mis hijos acudieron a mí para hacerme preguntas sobre cómo iniciar un negocio. Después de investigar un poco, mi esposa y yo los ayudamos a iniciar un negocio de alquiler de inflables. Si bien su sueño es tener un negocio propio mientras están en la escuela, mi sueño es aprovechar oportunidades como esta para verter en sus vidas. 

A menudo consideramos el discipulado como una reunión formal en la que recorremos las Escrituras de manera sistemática o discutimos un libro que hemos estado leyendo. Me encanta hacer ambas cosas. Sin embargo, para nuestra familia, el discipulado puede ocurrir en cada momento que pasamos juntos. Es por eso que me encanta ayudar tanto a mis hijos a trabajar en sus negocios. Llegamos a tener conversaciones sólidas sobre las Escrituras, la fe, la vida y muchas otras cosas. 

Mientras viajaba con uno de mis hijos el otro día y pensaba en esta forma loca en que Dios está creando un margen para que yo pueda discipularlos, me vinieron a la mente tres pensamientos sobre el discipulado: 

1. Cada momento cuenta.

Cada momento que pasamos con los demás cuenta ahora mismo, pero también para la eternidad. Mis hijos y yo podemos sumergirnos en todo tipo de temas mientras trabajamos juntos en su negocio, pero siempre volvemos a las enseñanzas de Jesús. Estos momentos son preciosos y constantemente me recuerdan que no los recuperaré.

2. Cada palabra importa.

Lo que les digo a mis hijos tiene peso en sus vidas. Dios me ha otorgado la responsabilidad de guiarlos por los caminos de Su justicia. Mientras les hablo a mis hijos, debo hablar las palabras de vida. Debo traerlos constantemente de vuelta a las verdades de la Biblia, enseñándoles que Jesús es el camino, la verdad y la vida. Debo elegir cuidadosamente mis palabras porque finalmente se infiltrarán en la mente y el corazón de mis hijos.

3. Toda interacción requiere intencionalidad.

El discipulado rara vez sucede sin intencionalidad. No simplemente ayudamos a alguien a crecer en su fe. Es un trabajo duro y requiere paciencia. Cuando estoy con mis hijos, debo elegir llevar la conversación a las verdades espirituales. Podríamos hablar de otras cosas, como fútbol o barbacoa. Sin embargo, debido a que cada momento cuenta y cada palabra importa, elijo tomar estos momentos como un regalo de Dios para guiar y discipular a aquellos que Él ha puesto más cerca de mi corazón.

"A medida que avanzas en la vida, oro para que encuentres formas únicas de caminar junto a alguien que Dios ha puesto en tu vida y que necesita ser discipulado".

Amo nuestra iglesia. Me encanta nuestro pequeño grupo. Me encanta guiar a las personas a través de las Escrituras a medida que crecen en su relación con Cristo. Sin embargo, en estos días mi corazón anhela cada momento que paso conduciendo por esas carreteras secundarias entregando inflables con mis hijos. Estos son los momentos de discipulado que más anhelo. Doy gracias a Dios por sus locos sueños e ideas. Doy gracias a Dios que Él ha creado esta temporada única que puedo compartir con mis hijos. Doy gracias a Dios que puedo depositar algo en ellos que ruego dure toda la vida. 

A medida que avanza a lo largo de la vida, oro para que encuentre formas únicas de caminar junto a alguien que Dios ha puesto en su vida y que necesita ser discipulado. ¡Oro para que absorbas cada momento a medida que sucede y confíes en que Dios usará tu vida y tus palabras para tener un impacto en la vida de otra persona para Su gloria! Te amo y me siento honrado de servirte.

5 minutos con Todd Gray

Todd Gray ha servido como pastor de Iglesia Bautista Coggin Avenue de Brownwood desde noviembre de 2021. Gray, capitán de la Fuerza Aérea de EE. UU. antes de ser llamado al ministerio, y su esposa, Tammy, con sus tres hijos: Isaac, 18; Otoño, 16; y Christian, 13, se mudaron a Brownwood hace poco más de un año.

¿Qué es algo que hayas podido celebrar en tu iglesia recientemente? 

TG: Hay tantas cosas que celebrar en Coggin este primer año. Hemos celebrado más de 140 miembros que se unieron en 2022 a medida que las personas salieron de COVID. Hemos visto a mucha gente crecer en su fe. También celebramos yendo a tres servicios. bastante emocionante Lo que también ha sido tan impresionante son los bautismos en la cárcel del condado de Brown. Es un ministerio que hacemos a través de Celebrate Recovery, dirigido por Bill Allen. Tenemos 10 hombres y mujeres que van allí cada semana para compartir el evangelio. Hubo 46 bautismos en 2022. Estamos a punto de bautizar uno en la iglesia, pero la mayoría de los bautismos han sido en la cárcel.

¿Cuáles han sido algunos de los mayores desafíos en su ministerio últimamente? 

TG: Una transición es un desafío. Este significó llevar a mi hijo, que estaba jugando su último año en fútbol, ​​a otra escuela. Está jugando a un nivel muy alto y hacer ese cambio es un desafío, pero lo hizo con gracia. Ha sobresalido. Llevar a mi familia a otro lugar siempre es un reto, aunque se convierte en una bendición. Ahora nos preguntamos por qué estábamos tan preocupados por eso. 

[Nota del editor: su hijo, Isaac, firmó una carta de intención con la Universidad de Harding el día de esta entrevista].

¿Qué lección ha aprendido hasta este punto de su ministerio que sabe que nunca olvidará? 

TG: Balance. Solo creo que es el equilibrio. Presionando hacia tus pasiones pero teniendo equilibrio en tu vida. Lo aprendí temprano. Siempre he puesto a mi familia primero. Siempre he sido sincero con las iglesias acerca de mis prioridades con respecto a mi esposa y mi familia. Trato de dejar claro que la iglesia me contrató y que mi familia son miembros regulares. Es una lección que aprendí temprano de muchos mentores.

¿Qué es lo que quieres que Dios haga específicamente en tu iglesia?

TG: Que veríamos a Dios hacer un movimiento de tal manera que no podríamos recibir crédito por ello. Un renacimiento. Algún rejuvenecimiento del alma que, cuando miremos hacia atrás, diremos que tuvo que ser Dios. La intervención humana y la invención no pudieron hacerlo. 

¿Cómo pueden orar por ti las otras iglesias de la SBTC? 

TG: Una cosa es la efectividad con estos pastores jóvenes a los que estoy asesorando. Honestamente, me están enseñando más de lo que yo les estoy enseñando en este momento. El objetivo es tener amistades ministeriales de por vida, salud espiritual y longevidad en el ministerio. Me alienta el futuro de la SBTC con pastores jóvenes como estos. Para Coggin, [oren] para que sigamos siendo un faro espiritual para Cristo en el condado de Brown.

¿Cuál es tu historia? ¡Con Dios, todo va a estar bien!

Tenía cuatro años cuando Jesús me salvó. Nuestra iglesia, la Iglesia Bautista Misionera de St. John en Bakersfield, California, era una versión más grande de mi iglesia actual [Iglesia Creekstone en North Richland Hills]. Tyree Toliver fue nuestro pastor. Recorrí el pasillo un día y le dije que quería conocer a Jesús durante un llamado al altar, y sabía lo que eso significaba. Recuerdo haber subido las escaleras del frente y recuerdo haber sido bautizado. Mi familia estaba muy involucrada en la iglesia: mi papá era diácono y mi mamá estaba en el ministerio de mujeres. Ellos me ayudaron a venir al Señor. 

Crecí y formé una familia, y nos mudamos a DFW hace unos 11 años. Ahora tengo dos hijas adultas y nuestro hogar es multigeneracional: mis hijas, yo, mi mamá y mi papá, y mi abuela. Mi esposo actualmente vive en otro país, pero estamos bien, cuidándonos unos a otros como deben hacer las familias. 

Actualmente soy profesor en Arlington. Enseño inglés a estudiantes de 9º a 12º grado. Desde que comencé a enseñar, obtuve dos maestrías. Cuando me levanté una mañana sobre la hora en que estaba terminando mi segundo máster… algo no andaba bien. Mi oreja estaba un poco entumecida y mi cara era rara, y bajaba por el lado derecho de mi cuerpo hasta la rodilla.

“Había tenido un dolor que ahora supe que era por el tumor que presionaba los nervios. ... Pudieron extirpar el tumor. No queda nada en mi cerebro, en mi columna vertebral, nada allí”.

Yo estaba como, "Hmm, eso no está bien". Llamé a mi mamá para preguntarle sobre eso. Me dijo que llamara al 911, pero le pedí a mi papá que me llevara al hospital. … Resulta que estaba teniendo un pequeño derrame cerebral. Mientras hacían las resonancias magnéticas y las tomografías computarizadas y esas cosas, vieron que tenía un tumor en la base de mi cerebro y me dijeron que el tumor estaba presionando mi médula espinal, donde la médula se conecta a mi cerebro. Había estado teniendo un dolor que ahora supe que era debido al tumor que presionaba los nervios. Había estado yendo a fisioterapia durante años para controlar ese dolor. 

Pudieron extirpar el tumor. No queda nada en mi cerebro, en mi columna vertebral, nada allí. Era maligno, pero ahora no hay cáncer en mi cuerpo.

Realmente amo a nuestra iglesia. Era bastante nuevo en Creekstone [cuando esto sucedió], pero los abrazos que recibo y el amor genuino, y la realidad de todos vigilándome y preguntando cómo me siento ha significado mucho. mi párroco [Sucursal Kason] vino y me dijo que todos estaban orando por mí. Me trajo este libro devocional muy bonito. Necesitaba eso porque... el devocional me hablaba cada día que estaba en el hospital. Las palabras para cada día eran muy específicas y muy necesarias. Simplemente rezamos para que ese dolor desaparezca. Aunque daba un poco de miedo, realmente no estaba preocupada.

De hecho, terminé mi maestría en el hospital. Casi había terminado y no veía esperar otro semestre. Todavía me estoy recuperando, haciendo fisioterapia para restaurar el movimiento a medida que los nervios se despiertan. He sido capaz de volver a ser yo mismo. Estoy de vuelta en el trabajo y empezando a hacer ejercicio de nuevo. Todavía no he empezado a bailar, pero voy a volver a hacerlo. Dios es bueno.

Mientras me recupero de esto, y de una lesión anterior en el tendón de Aquiles, le pido a Dios discernimiento, sabiduría, paz, solo recordatorios para acostarme a tiempo y descansar lo suficiente. A veces me cuesta dormir. He encontrado que el Salmo 4:8 es de ayuda: “En paz me acostaré y dormiré; porque solo tú, oh SEÑOR, me haces habitar seguro.” Es lo que hago cuando estoy ansioso en medio de la noche. Más que nada, le pido al Señor que me ayude a sanar. Le pido al Señor que me ayude a sanar por dentro y por fuera. He pasado por muchas cosas, no solo con estas cirugías, sino con otras cosas en mi vida. 

Entonces, ¿cuál es mi historia? Si bien he pasado por crisis grandes y pequeñas en los últimos años, y a veces me pongo ansioso, con Dios, siento que no es gran cosa. Va a estar bien.

“Si bien he pasado por crisis grandes y pequeñas en los últimos años, y a veces me pongo ansiosa, con Dios, siento que no es gran cosa. Va a estar bien."

¿Cuál es tu historia?

¿Quiere compartir una historia de lo que Dios está haciendo en su vida o en su iglesia? 

Comparte tu historia aquí

SWBTS organiza la conferencia inaugural de la Iglesia de envío del Centro Mundial de Misiones

FORT WORTH—Ian Buntain, director del Centro Mundial de Misiones y profesor asociado de misiones en el Seminario Teológico Bautista del Suroeste (SWBTS, por sus siglas en inglés), dijo que la idea detrás de la Conferencia inaugural de la Iglesia que envía fue provocada por una conversación que tuvo con su nieto.

Durante una discusión sobre Romanos 10:14-15, que dice, en parte, “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Cómo van a creer en Aquel a quien no han oído?” el nieto hizo una pregunta simple pero convincente: ¿Por qué no todos conocen a Jesús?

Esa pregunta y esos versículos sirvieron de inspiración para la conferencia, que se llevó a cabo el 16 de marzo en el Riley Center del seminario.

“El propósito de esta conferencia es ser un poco subversivo, un poco perturbador, para revertir el flujo actual de la cultura de la iglesia y recordarnos nuevamente que comenzamos como pueblo de Dios, como bautistas del sur, con el fin de enviar misioneros. ”, dijo Buntain, un ex misionero en Asia que organizó la conferencia y sirvió como orador principal. “Quiero ofrecer esta conferencia para animar a los creyentes a convertirse en misioneros de tiempo completo y ofrecer recursos a los interesados ​​en las misiones”.

Stu Cocanougher, quien se desempeña como pastor de estrategia compartida en la Iglesia Bautista Southcliff en Fort Worth, habló en la conferencia y dijo que la mayoría de los cristianos estadounidenses no participan regularmente en el ministerio transcultural, aunque todos los cristianos están llamados a participar en tales esfuerzos. “Como cristianos, amamos las misiones globales, pero no las practicamos”, dijo. “Somos grandes admiradores de los misioneros, pero pensamos que nunca podremos serlo.

“Por cada bautista del sur que va a las naciones como [misionero], 3,879 eligen quedarse. Ir y enviar está en la naturaleza misma de Dios”, agregó Cocanougher. Además de hablar, enseñó un taller llamado “Dirigir a su iglesia para crear ministerios transculturales efectivos” y les dio a los participantes numerosas ideas sobre cómo ministrar a sus comunidades a través de su iglesia.

Barry Calhoun, estratega de movilización de la iglesia para la Junta de Misiones Internacionales (IMB, por sus siglas en inglés) y director de misiones de North Garland Baptist Fellowship en Garland, habló sobre el tema “Crear una cultura misionera dentro de la iglesia”. Dijo que su deseo es ayudar a las iglesias a priorizar las misiones “porque las misiones son parte del tejido de la iglesia, no solo una actividad de la iglesia”.

April Ott, quien ha estado sirviendo en la IMB durante los últimos 17 años, enseñó sobre el tema “Liderando su iglesia en misiones a corto plazo”. Uno de los asistentes al taller le dijo que su iglesia era “una iglesia que va, pero no una iglesia que envía”. En respuesta, Ott dijo: “Las misiones a corto plazo llevan a las personas a convertirse en misioneros de tiempo completo, porque pueden ver la necesidad de primera mano. Necesitamos ayudar a aquellos que van a misiones de corto plazo a descubrir su llamado a la obra misional de tiempo completo”.

Bruno Molina, asociado de lenguaje y evangelización interreligiosa de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas y director ejecutivo de la Red Nacional Bautista Hispana, impartió un taller sobre “Compartir a Cristo entre culturas y religiones”.

“Mi enfoque es permitir que las iglesias desarrollen conocimiento y discernimiento interreligioso transcultural, para poder compartir el evangelio de manera efectiva”, dijo. Molina, de ascendencia hispana, conoce de primera mano la importancia del evangelismo y la diversidad intercultural.